web analytics

Lacitos a mí

Modelto Diada 2018. Atentos al chollo: “solo” 15€.

Cui prodest scelus, is fecit, sentencia Medea (según veo googleando) a veces resumida un tanto erróneamente como Quid prodest? Literalmente, “a quien aprovecha el crimen es el que lo ha cometido”. Todo lo que se necesita saber de política se contiene en esta frase.

¿A quién interesa toda esta polémica de los lazos amarillos? El principal beneficiario, el asesino que diría Medea, es Torra y el independentismo. Acercándose el 11S, precisan factores de movilización de masas para los desfiles patrióticos a 7€ la camiseta (15€ si se opta por el kit con mochila y abanico, el que se vende en el Bon Preu). La camiseta luce el perfil de la montaña mágica, el Pedraforca (aunque también tiene el perfil de una doble mierda del Whatsapp, las cosa como sean). La propaganda dice que es de color coral (la camiseta), en recuerdo de las bridas que “amordazaron las urnas”. Vaya, que son de color rojo. Como siempre, los desfiles no son un mero ir y pasear, no. Hay que hacer gimnasia. Este año hay que formar la ola por la República. Tomar la Diagonal y a una hora concreta (las 17:14) ir levantando gradualmente una banderola y generando un inmenso efecto ola (¿recuerdan eso tan bonito que hacen en Corea del Norte para el cumpleaños del jefe? Pues parecido).

No tengo la menor duda de que saldrá bien. Ya está TV3 (con el dinero de todos) desde hace semanas estudiando planos y contraplanos, y minutando escenas con voluntarios. No es muy ni legal ni profesionalmente serio, viniendo de una tele pagada con el dinero de todos, pero hay que asegurar que a la hora prevista la ola republicana luzca perfecta y los voluntarios puedan ver el efecto final primorosamente editado. Primosoro de primo: Hay que movilizar como sea y necesitamos que estos candorosos  procesionantes paguen sus 7€ por barba (15€ si es producto oficial)  y vuelvan contentos y felices a sus pueblos. Por eso en agosto surge siempre una serpiente de verano tipo los lazos amarillos. Manipulada de principio a fin, claro.

En el extremo opuesto, otro que se beneficia, otro asesino que diría Medea, es Rivera. También él y los medios nacionalistas españoles sacan tajada del enfrentamiento por los lazos amarillos. Derivando a la calle la tensión política convierten el problema de los lazos en factor movilizador de votos para discutir al PP su liderazgo en la defensa de la unidad de España.

Todo nacionalismo vive de la crispación social. Cuanto peor, mejor. Se nos presenta siempre como víctima, pero en el fondo es el agresor. Siembras vientos, cosechas tempestades. Ese es el plan.

Un juez puso un huevo y Puigdemont lo encubó. La culebra amarilla empezó a serpentear hace seis meses. En demanda de libertad para los Jordis, en el trullo por la cara desde octubre, se anudó el lazo amarillo como señal de solidaridad con los presos (y luego, por extensión, con los consellers encarcelados, encausados o fugados, que son arena de otro costal). De inmediato, o lucías un lacito amarillo o no eras “de los nuestros”. Especialmente en los feudos rurales de ERC o en estos pueblos de la segunda corona metropolitana, de clase media y media alta, catalanoparlante, donde a la que te despistas la megafonía municipal te insta a no desfallecer en la causa. Un amable profesor mío del bachillerato se compró la bufanda amarilla más grande que pudo, y con su gran sonrisa de buena persona, de tío guay, la estuvo colgando en las redes hasta gastar los “me gustas”.  Miles de tíos hicieron lo mismo (en el fondo, hay un gran narcisismo en el procés, mirad que guay que soy, mirad que a patriota nadie me gana, mirad que bufanda más gorda he comprado en el chino, tan grande como mi compromiso).

En Lérida el alcalde es socialista. Se puso serio y mandó a los basureros a retirar los lazos amarillos que CDRs y demás anudaban en la calle. Vilaweb, el Nacional, digitales subvencionados al 110% lo tildaron de facha de la semana durante meses. ¿Cómo se podía ser tan fascista y obrar, de modo tan partidista? ¿Acaso al alcalde Ángel Ros le molesta la libertad de expresión?

Aquí hay un debate muy interesante, la calle es neutra y el gestor de la calle es el Ayuntamiento, el que quiera usarla con fines privados, que pague. Ros obró modélicamente. Pero en el pueblo de al lado, en Alpicat, donde está el geriátrico de mi padre, el ayuntamiento opinaba lo contrario. Toleró la acumulación de centenares, miles de lazos amarillos (algo así hacía Jesús Gil en su Marbella). ¡Es la libertad de expresión!

Y entonces pasó que, primero espontáneamente, luego más organizados, algunos unionistas, “fascistas” para Vilaweb, grupos paramilitares para el Nacional ed altri… se lo montaban para retirar unos pocos cientos de lazos. Hubo alguna que otra torta. Más bien pecheras y cruce de insultos cuando el señor independentista se plantaba delante del unionista en defensa del lacito amenazado por un cúter. Grabándose ambos con en el móvil.

Patético pero con potencial. Llevar a la calle el conflicto. Canela en rama. Así que la prensa independentista (en su totalidad, en rigor, propaganda sectaria comparable a Baluarte Digital o Caso Aislado, solo que subvencionada de cabo a rabo por la Generalitat) se pasó junio y julio denunciando ataques fascistas. Se pidió incluso una ley contra el fascismo.

(Curiosamente, en Cataluña, se considera ataque fascista pintar la sede Omnium Cultural. En cambio, no es un ataque fascista sino libertad de expresión pintarrajear la sede del PP o boicotear a Iceta y Arrimadas. En realidad hasta es un “ataque fascista” limpiar esas pintadas de las sedes del PP, porque llevan ya tantos años que cabe considerarlas como “patrimonio histórico” de interés cultural).

En España hay neonazis, es verdad. Hay neonazis unionistas, y hay neonazis separatistas. Eso también es verdad. Pero enfocando la lupa sobre los neonazis unionistas se extendía la etiqueta “fascista” al conjunto de disidentes, y forzando un poco la semántica, a toda España en general.

Un ejemplo. Los CDR ponen mucho énfasis en evitar fotos que contradigan la naturaleza esencialmente pacífica de su movilización. Lazos sí, tortas no. Pero a veces alguien se calienta y alguien termina con la nariz hinchada. No hay muchos casos claros (nada lo es en este percal) pero hasta julio el balance de narices hinchadas parecía estar del lado del independentismo. En julio empiezan a surgir informaciones contrastadas de que el monopolio se ha roto. “Fachas” hay en todos lados.

Unionista enmascarado retira lazos amarillos.

Así que cuando la versión oficial se tambalea la prensa afín, y esta vez con TV3 al frente,  se vuelca primero en la negación de la agresión. Eso dura un par de días, con lo que pronto hay que tirar de la siguiente fase:  trivializar la agresión. Fue poca cosa, pudo ser peor. La víctima exagera (en realidad le dieron una colleja, que no está bien, las cosas como sean, pero ella misma se hurgó en la nariz hasta hacerse sangre para tomarse un selfie) . La desacreditamos con memes, nos reímos de ella. Se abre un telediario aduciendo, “el ataque no tuvo nada que ver con la independencia, fue solo una cuestión de discrepancias medioambientales, así lo asegura el agresor”. De verdad, he visto gente mentalmente sana abonando esta cadena de patrañas. Y cuando les dices, tío, no ves que es una patraña, te dicen, Luis: “tú estás siendo manipulado”.

Barcelona, septiembre 2017. FOTO J. Herrero.

Porque claro, la manipulación es contagiosa y desde el otro lado, desde medios unionistas, también se manipula. ¿Acaso no se hizo algo parecido con algunos heridos del 1-0? Que si no eran tantas,  que si exageraron… ¿Abrió telediarios Antena 3 cuando un unionista rompió la nariz a un indepe que no le dejaba cortar el lazito? Nunca jamás. La misma Antena 3, no cualquier digital de tres al cuarto, informaba el otro día que  el supuesto agresor había confesado ante el juez que “perdió la cabeza al ver que arrancaban sus lacitos y agredió a la mujer”. Según El País, en cambio, el supuesto agresor no dijo nada y se acogió a su derecho a no declarar.

Sí. La manipulación se expande en los dos campos del terreno de juego y en vísperas del 11S más. Pero aquí viene lo bueno. Lo burdo de la propaganda ha llegado a tal nivel que resulta incuestionable. Y entre periodistas, cuando descaras a uno por mentir tan flagrantemente, te conceden que “es para compensar”. Unos y otros justifican la manipulación como “defensa” frente a la manipulación del otro. Lo cual profesionalmente equivale a decir: “vendo mierda pero mi mierda es más mierda que la otra, dónde va a parar”.

No tiene nada de extraño. Todo nacionalismo es una enorme mentira, un invento cutre, no hay un átomo de verdad en él ni ninguno es mejor o peor.  Recelen de aquel que se apodera de la bandera y todo irá mejor. Piénsenlo cuando les saquen 7 euros para el próximo desfile o vengan a venderles un cúter.

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

3 Comentarios

  1. Así es y así lo cuenta. Gracias. Mientras tanto, por decir algo, si antes fueron los desahucios a mogollón (aún hay), ahora son los alquileres sangrantes… de eso, no decimos nada, ni se preocupan nuestra caterva de políticos.
    Sólo de lacitos, de muertos bien muertos y, de paso, de la rentabilidad de la nómina para su pensión futura que será la máxima (eso, lo primero que hacen). O cortamos, pero ya, o sigamos votando y haciendo la ola.

    Editar respuesta
  2. …. primer párrafo, y no sigo leyendo… Si comparas lo que hacen los coreanos del norte oprimidos por un loco y alienados por una doctrina política donde se meten a los opositores en la cárcel o se les elimina directamente, con lo que se viene observando año tras años en Cataluña, donde la gente sale a manifestarse libremente, pacíficamente por su independencia , nos guste o nos, es que estas distorsionando la realidad.

    Por cierto, aquí los únicos que están en la cárcel injustamente son unos presos políticos catalanes ( estemos muy de acuerdo, poco o nada) que están sin juzgar mientras Rodrigo Rato , un estafador con sentencia esta en libertad.

    Un poco de rigor no nos vendría mal. digo

    Editar respuesta
  3. Qué bonita la segunda foto, ese portón con el letrero de “Venta de maderas” “Especialidad en parquets, plastificados y aglomerados” en un perfecto español como corresponde a la ciudad ESPAÑOLA de Barcelona. Precioso.

    Rufián vete a hacer compañía a los Jordis que se te ve muy preocupado por ellos. Y al Rodrigo y al Atilano también te los puedes llevar a ver a los Jordis (y si quieres los dejas con ellos allí, juntitos todos.)

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *