web analytics

La provincia suaviza mínimamente la pérdida de población

Es el indefectible resultado de ponderar envejecimiento y falta de poderío económico (o laboral, para ser más precisos): despoblación. Imaginen que en 2017 la provincia perdió un pueblo tal que Ayllón, Trescasas el anterior, y así desde 2009. Acumulando, son 9.715 vecinos menos. En 2017 la cuenta arroja 1.468 vecinos menos. Tampoco salen las cuentas en la capital, Segovia, donde haciendo el mismo símil se ha esfumado medio barrio de Nueva Segovia; casi 5.000 capitalinos menos desde que se inició el ciclo de declive demográfico. En 2017 Segovia perdió 501 vecinos, una tercera parte del total provincial.

Ciertamente el declive de la capital es matizable, por cuanto lo que hay es una transferencia hacia el alfoz, y especialmente de población en edad de criar. Palazuelos, con 122 vecinos más y creciendo al 2%, ya le pisa los talones al Real Sitio (37 menos), La Lastrilla (83 más, también por encima del 2%)  ha superado a Cantalejo (-49), y San Cristóbal (+37) deja atrás a Nava de la Asunción (-35) y Carbonero (-6).  En las cercanías de la capital suman además Espirdo (+59) y Hontanares (+41).

Dejando de lado el efecto de la capital, que sigue perdiendo población a un ritmo galopante de casi el 1% anual, y si lo prefieren ver por el lado menos malo, en 2017 la provincia ha suavizado mínimamente la pérdida poblacional: del calamitoso 1,23% que perdió en 2016, al desastroso 0,94% del 2017.

Sin embargo, esta tendencia hacia la estabilización es una realidad en Cuéllar, que gana 23 vecinos, en tanto Cantalejo, Nava y Carbonero han suavizado notablemente la pérdida de vecinos respecto a la tendencia anterior. Pierde El Espinar, pero ya no a cientos, como en años pasados; este año “solo” se han ido 57 vecinos.

Sin embargo, no hay que hacerse ilusiones, de 209 núcleos considerados, 154 pierden población, solo 40 la ganan. En otros quince empiezan el año los mismos que terminaron: Aldeonte, Bercial, Caballar, Cabañas, Fuente el Olmo de Íscar, Fuentepiñel, Hontalbilla, Martín Muñoz de la Dehesa, Membibre de la Hoz, Navares de las Cuevas, Ortigosa del Monte (clavados en 552), Riofrío de Riaza, Tabanera La Luenga, Valleruela de Pedraza y Villaverde de Íscar (615), estos se quedan como estaban.

Los más pequeños, a peor. Entre Ventosilla y Tejadilla quedan 20; 16 en Perosillo; en Pajarejos solo resiste 13 de 19 que había al empezar el año.

Primer segoviano del año

En fin, hoy 2 de enero a las 14 horas ha nacido el primer niño del año, Mateo, de padres españoles vecinos, cómo no, en Palazuelos de Eresma. Bienvenido chaval, que sepas que haces falta.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *