web analytics

La policía busca nuevas víctimas del violador Pedro Gallego

Acceso a la prisión de Perogordo, donde ya se encuentra Pedro Luis Gallego.

El juez del juzgado número 5, Jesús Martínez Puras, ha decretado esta mañana del 16 de junio el ingreso en prisión, `provisional, comunicada y sin fianza de Pedro Luis Gallego, el violador que fue detenido este miércoles en su domicilio de Segovia acusado de dos violaciones consumadas y dos intentos más a mujeres que secuestraba en el entorno del hospital madrileño de la Paz y que luego llevaba a su piso segoviano para consumar las agresiones sexuales.

Pedro Luis Gallego (Archivo).

El detenido ha pasado por el juzgado de la capital por haberse producido su detención aquí para prestar declaración ante el juez que ha decretado su ingreso en la cárcel de Perogordo. Tras esta actuación se espera que el juzgado segoviano se inhiba a favor del de plaza de Castilla, en Madrid donde se siguen los casos de violación. El juez le ha imputado dos delitos continuados de violación, dos de detención ilegal, dos de lesiones y tres delitos de robo con violencia e intimidación.

No obstante, las investigaciones en torno a la actividad de este violador reincidente “no han acabado” de acuerdo con el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso Fernández, que ha explicado que se están repasando los expedientes de ataques sexuales ocurridos en los últimos meses en otras provincias cercanas a Segovia por si pudieran conectarse con Gallego bajo la hipótesis de que si se desplazaba 80 kilómetros a Madrid para secuestrar a sus víctimas, bien podía haber hecho lo mismo en otras provincias. En este sentido, la policía ha hecho también un llamamiento a las posibles víctimas de agresión, bien en el entorno de la Paz, bien en otras provincias, que no hubieran denunciado para que lo hagan ahora.

El comisario calificó al detenido como “un violador en serie” que conoce bien las técnicas policiales y forenses y que utilizaba su “experiencia” para eliminar cualquier rastro que pudiera incriminarle. En algunos casos llegó a lavar minuciosamente a sus víctimas tras las agresiones.

Un policía, en el portal de la vivienda, con el chaleco distintivo en la mano, durante el registro.

Pedro Luis Gallego, de 59 años y exconvicto por dos asesinatos y 18 violaciones, se desplazaba a Madrid para atacar por la espalda a sus víctimas armado con una pistola obligándolas a meterse en un coche, donde las maniataba y cubría los ojos con un antifaz antes de desplazarse a Segovia para violarlas. Posteriormente las devolvía al lugar donde las había secuestrado. Precisamente, la aparición de su coche en un vídeo de vigilancia puso en la pista de su rastro a la policía. El vehículo era un Toyota Auris de color blanco que estaba aparcado en la calle Goya , en el barrio del Cristo del Mercado.

Gallego fue condenado a 273 años de prisiónpor el asesinato de la joven burgalesa Marta Obregón en 1992 y la muerte de Leticia Lebrato, de 17 años, en 1992, además de 18 agresiones sexuales y violaciones. A los 19 años, cometió su primera agresión y su primer ingreso en la cárcel fue en 1979 encadenando condenas por abusos en 1981 y 1982. Tras violar a una mujer belga durante un permiso carcelario se aconsejó su internamiento inmediato en un hospital psiquiátrico penitenciario y en 1990 ingresó en el Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla. En 2012 la Sala de los Penal del Tribunal Supremo acordó mantenerlo encarcelado hasta el año 2022 gracias a la doctrina Parot que tumbó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) propiciando su liberación, en 2013.

Interés de la prensa nacional y debate.

La detención de Pedro Luis Gallego ha atraído a Segovia la atención de todos los medios de comunicación nacionales, cuyos equipos han ocupado el entorno del número 16 de la calle Dámaso Alonso, habitualmente mucho menos agitada, en busca de los testimonios de los vecinos y habituales de la zona entre los que se mezclan los sentimientos de sorpresa e indignación tras conocer la presencia de tamaño depredador en su vecindario, sumándose así al debate nacional suscitado sobre el tratamiento que se debe de dar a este tipo de delincuentes, aparentemente de imposible reeducación.

En esos debates surgen todo tipo de opiniones, desde la prisión perpetua hasta la castración química por ley pasando por otras mucho más drásticas (y viscerales), u otras como la solicitud obligada de un certificado de Penales a cualquier persona que quiera alquilar una vivienda que pusieron sobre la mesa los vecinos del bloque en el que vivía el detenido en una improvisada reunión celebrada el jueves, aún con el susto en el cuerpo.

Ese debate y la propia detención del “violador del ascensor” reconvertido en el “violador de la Paz” están ocupando las portadas de los diarios nacionales y de telediarios y programas de las distintas cadenas televisivas.

Un grupo de personas ante el portal 16 de Dámaso Alonso.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. Ojalá que no vuelva a salir en libertad y que le violen a él en la cárcel Ojalá que no vuelva a salir en libertad y que le violen a él en la cárcel

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *