web analytics

La plataforma de Carmena

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ya ha iniciado su campaña electoral para renovar la Alcaldía. Hace unos días, a través de Facebook, presentó desde su cocina la plataforma electoral ‘Más Madrid’, con la que tiene intención de presentarse y preservar en su puesto de concejal a sus amigos de confianza, los que le han acompañado en este tiempo al frente de la gestión del Ayuntamiento.  De esta forma, evade los criterios de selección que pudiera imponer Podemos. La plataforma no es más que un “chiringuito de poder” para eludir el control y evaluación que pueda efectuar el partido sobre el grupo municipal, tanto en proceso de selección como en la gestión, si llegasen a gobernar. Una forma de eliminar los contrapesos y otorgarse asimismo un poder absoluto en caso de ganar. Una práctica, por cierto, muy extendida en los países centroamericanos, mediante la cual se está erosionando la democracia representativa y fomentando los caudillismos y la corrupción.

La bondad de la “democracia representativa” es la concreción y diferenciación de papeles sin solapamiento entre las instituciones y los partidos. Los partidos contribuyen a la participación y a la formación de la voluntad popular mediante la presentación de listas a los diferentes procesos electorales, siguiendo las pautas democráticas que recoge el marco constitucional. Una vez elegidos los concejales, la institución y el equipo de Gobierno municipal tiene autonomía e independencia para aplicar sus políticas y desplegar su gestión. El partido puede evaluar y controlar la gestión de su grupo municipal con el ánimo e intención de sugerir la corrección de sus actuaciones, si advirtiesen deficiencias, pero nunca con carácter imperativo. Los contrapesos son siempre necesarios en las instituciones para evitar desviaciones de poder y corregir desequilibrios. De ahí la importancia de la oposición, con o sin mayoría absoluta de Gobierno, y de los partidos evaluando la gestión y la labor de oposición de sus grupos en el ámbito interno, pero respetando siempre la independencia del grupo municipal y el equipo de Gobierno.

Carmena busca un nuevo estatus eliminando cualquier tipo evaluación y control. Quiere tener un poder omnímodo no sólo en el Ayuntamiento, sino evitar la “mosca cojonera” que puede representar la crítica y evaluación continua de su gestión y la de su equipo municipal por el partido. Bien es cierto que, en algunas ocasiones, en la acción política el partido no entiende su papel y quiere asumir una labor directa en la gestión. Craso error que se acaba pagando. Pero hay otros muchos alcaldes, como Carmena, que nunca entienden el importante papel que puede efectuar el partido para evaluar e informar su gestión. Una vez que alcanzan la Alcaldía se creen dioses y sólo se deben a su vocación ególatra y a la pandilla de aduladores, a los que intentan perpetuar como sea porque, ante todo, les hacen la vida más cómoda. Una cuestión que va asociada estrechamente al talante democrático y a su propia visión y proyecto de Gobierno.

Carmena también nos ha sorprendido con su entrevista al diario ‘El País’. En ella hace gala de la  más pura ortodoxia populista con un amplio abanico de contradicciones e incoherencias. Se refiere a la política y a los políticos en tercera persona. No sé ve como política, lo que no la impide afirmar que “los discursos de los políticos son infantiles”. Para defender la integración en su candidatura de su actual equipo dice que “prefiere a las personas que estén en la vida civil, no tanto en los aparatos del partido”, lo que resulta difícil de entender analizando el currículum de cada uno de ellos. Llama también la atención que, habiendo presentado y patrimonializado la plataforma, al mismo tiempo afirma, “me he alejado de la creación de la plataforma”, no sin antes recordar que “la idea es hacer una plataforma lo más amplia posible”, en la que los participantes aportarán entre dos o cuatro euros. Y todo ello con una premisa previa, si no gana las elecciones no estará en la oposición. Sorprendente. En especial para los que por una cuestión de dignidad personal y política, pero también de respeto a sus vecinos, la hayan votado o no, quien pierde las elecciones se queda dando la cara y defendiendo el proyecto e ideales por los que se presentó. Yo, que soy político, así lo hice cuando perdí unas elecciones municipales por apenas 30 votos.

En definitiva, malos tiempos para la consistencia democrática y, por ende, para la representación de los ciudadanos y la gestión de sus intereses. Hace unos días el decano de los parlamentarios guatemaltecos nos comentaba que la aparición de las plataformas políticas en su país para aupar a diferentes políticos al poder ha terminado con la democracia representativa y la defensa del interés general. “Cada uno va a lo suyo y ésta es la causa del deterioro político y social de mi país. Ahora vale todo. Echamos de menos la articulación de la participación y de la acción política a través de partidos fuertes y con trabajo en equipo”, decía. Evitemos que pase esto en nuestro país.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

9 Comentario

  1. Hombre, Sr. Gordo, como se suele decir, “las quejas ahora, al maestro armero”.
    Digo esto, porque parece que se le ha olvidado que Carmena es Alcaldesa por obra y gracia de su partido, el Psoe, o la Psoe.
    Pero no se preocupe Usted, Sr. Gordo, que por mucho que se queje de los Carmenitas y perroflautas, tenga en cuenta que ya son “uña y carne”, ……. y lo sabe.
    Ganaría Usted muchos puntos (aunque ya no le haga falta), si nos presenta el escrito que Usted envió a su propio partido hace cuatro años, quejándose de lo que se queja ahora.

    Post a Reply
  2. A esta personaja la pudieros vds. Pero no tenga temor, con las que está preparando… con su escoba eléctrica en mayo saldrá volando.

    Post a Reply
    • en mayo se perpetúa, al tiempo.

      Post a Reply
  3. A buenas horas mangas verdes.
    Nos toma por idiotas?

    Post a Reply
  4. Señor Gordo, señor Gordo, se va usted superando, y ya es difícil. Me gusta leerle porque me da una sensación entre la carcajada y la vergüenza ajena. Le ha faltado decir que no conocen a Carmena y que no saben nada de ella, cuando el PSOE, su partido (otro chiringuito de poder) le dio la alcaldía a esta señora populista y la está apoyando en todas las tropelías que está cometiendo. Tiene más de media docena de concejales imputados y el PSOE no ha dicho nada. El PP le ofreció a su partido de usted, el PSOE, la alcaldía para que no saliera Carmena y el PSOE no quiso la alcaldía de Madrid. ¿Y ahora viene con estas cinco meses antes de las elecciones? Si es tan mala dejen de apoyarla y pónganse ustedes estos meses, podrían haberlo hecho hace mucho tiempo. Que es populista lo sabían desde el principio, Carmena tiene una amplia trayectoria de apoyo al Grapo y demás. Al margen de lo que pienso de ella y de su destructiva gestión para Madrid, junto con el PSOE, los ciudadanos tenemos derecho a organizarnos como nos apetezca y no necesariamente depender de los chiringuitos de los partidos y de los contrapesos de los partidos, esos que callan la corrupción cuando les toca. ¿Contrapeso? Por ejemplo en Andalucía, ¿no? Los ciudadanos somos libres de votar a quienes queramos, estén en un partido, en una plataforma o en el circo Price. Y si Carmena ha cogido peso suficiente como para renegar de la totalitaria Podemos es gracias a que el PSOE la ha encumbrado relegando al señor Carmona, del PSOE, que podría haber sido alcalde. De la señora Causapié prefiero ni hablar. ¿Se cree que porque estemos en Segovia somos tontos y no nos enteramos de nada? Debe de tener usted en su casa una increíble cantidad de chaquetas,¡qué talento!

    Post a Reply
  5. Señor Gordo, ya no sabe que hacer para llamar la atención. Nos toma por tontos a los españoles de bien. El problema del chiringuito es de su partido que se le va llendo. Tiene usted una cara de cemento armado.
    Carmena está en el Ayuntamiento porque su partido quiso pactar con un partido populista, así que gracias a ustedes está Madrid como está.
    También pactan con tal de llegar al poder con asesinos y demás, ya que es la única forma que tenía el impresentable de Sánchez de llegar a gobernar
    Señor Juan Luis háganos un favor a los segovianos, una provincia tan rica culturalmente, no merece que nos te represente un tipo como usted.

    Post a Reply
  6. Sr Gordo, cuando en su incoherente artículo define a la Sra Carmena como ególatra, de verdad que no ha pensado ni por un momento en su jefe de filas?. A nadie se le escapa que el actual presidente del gobierno por asalto, es un ejemplo vivo de egolatría.

    Post a Reply
  7. Como dice el refrán “cuando el diablo se aburre, con el rabo mata moscas”. Si se aburre en el Congreso, debería prestar atención a la pésima gestión de la alcaldesa de Segovia. Se daría cuenta de que Manuela Carmena sabe gestionar mejor una ciudad que Clara Luquero que en 3 años de alcaldesa y 13 de concejala, no se ha hecho nada por la ciudadanía. Bueno, a sus amigos les ha encontrado puesto de trabajo como a la concejala de cultura Marifé Santiago y a su sirviente Municio.
    Por cierto: el sueldo público de Juan Luis Gordo es de 7.000 euros!!!!!! (fuentes oficiales http://www.congreso.es).

    Post a Reply
  8. Me sumo a los comentarios de los anteriores intervinientes, creo que definen muy bien a usted Sr. Gordo y a lo que ha llegado a ser: uno más de esos políticos hipócritas que se creen por encima del bien y del mal, con arrogada legitimidad para impartir Justicia Política y repartir carnets de demócrata por doquier. Hoy toca la ínclita Carmena, ayer fue Rajoy… mañana Abascal.
    Si usted tuviese un poquito de vergüenza, seguiría los pasos de su “amigo” Arahuetes (por cierto, con artículo de opinión este fin de semana en El Día de Segovia, apelando a la modestia de los políticos… alucinante viniendo de él), dimitiría como diputado y volvería a su puesto de alto funcionario. Pero ambos sabemos que no lo va a hacer… el escaño de Secretario tira mucho, mucho… y usted lo merece, por supuesto 😉

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *