web analytics

La plantilla del Naturpellet denuncia dos meses de pagos pendientes por parte del club

A través de un comunicado, la plantilla del Naturpellet Futsal Segovia, único equipo deportivo de la provincia totalmente profesional, ha hecho pública la situación de descomposición que atraviesa el histórico club segoviano. Los jugadores denuncian que desde el inicio de la temporada el club está teniendo importantes irregularidades y retrasos en los pagos de las mensualidades de todos los jugadores, “llegándose a acumular en algunos momentos de la temporada casi dos meses y medio“, como sucedió la pasada semana. “A día de hoy el club nos debe a cada uno de nosotros dos meses de pagos, por lo que la situación es muy difícil de llevar”, explican.

Sin abrigos, sin medias, sin preparador físico

Al incumplimiento de los pagos se suma “el dejar a deber el dinero acordado para cenas y comidas; falta de indumentaria para viajar como abrigos, o para jugar con medias de juego que, en algunos casos, hemos comprado nosotros mismos”. A este ambiente enrarecido hay que añadir la incertidumbre con las ausencias del preparador físico y del fisioterapeuta, circunstancias del todo impropias en un club de la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala.

“A pesar de todos estos impedimentos, y a pesar de que la temporada no está saliendo como todos queríamos y de que asumimos nuestra parte de responsabilidad, queremos transmitir que todos los jugadores nos vamos a seguir dejando todo en la pista, como hasta ahora. Tanto en los entrenamientos como en los partidos. Somos jugadores profesionales de fútbol sala y por tanto nosotros… vamos a seguir dándolo todo por esta camiseta y hasta el final de temporada… Pelearemos hasta el final de la temporada por mantener a este club donde debe estar, en la 1ª División de la LNFS”, declaran los jugadores.

Matizaciones de la directiva

También a través de un comunicado posterior, la directiva ha reconocido los problemas en el pago de los jugadores “debido a que no se han ingresado a tiempo las cantidades pactadas con los patrocinadores”. Igualmente sale al paso de algunas afirmaciones como el adeudo de comidas y cenas o la ausencia de preparador físico.

“Entendemos el enfado y la mala situación por la que están pasando los jugadores, pero el Club se ha visto perjudicado por la falta y el retraso de sus recursos, así como de compromisos de patrocinadores que en el ultimo momento han decidido no colaborar. Aún a sabiendas de que varios jugadores, según informe de los técnicos, no han cumplido con sus obligaciones respecto a los entrenamientos, el club entiende y no nos vemos con la legitimidad que le faculta para abrir expediente por esa falta de disciplina”, explican en el comunicado.

Dimisión en diferido, aires de descomposición

Álvaro Fernández.

Pinta fatal. A falta de cinco jornadas del final de la temporada regular, el club ocupa plaza de descenso, y aunque hay posibilidades de salvación y, precisamente, el pasado fin de semana el equipo Garcimartín cosechaba su primera victoria en casa (de las tres conseguidas en lo que va de liga), peor que la situación deportiva es la caótica situación institucional. De hecho, en su comunicado los jugadores informan que la directiva dirigida por Álvaro Fernández “ha cortado el contacto con nosotros”.

El pasado 5 de diciembre y en una sorprendente decisión, la directiva al completo anunciaba su “dimisión en diferido”: dimitían pero no se desvinculaban de la gestión hasta final de temporada “para no dejar al club tirado”, al tiempo que abrían la puerta para dejar la dirección del club  “a cualquiera que lo quiera intentar”. Alegaban los directivos -que realizan su labor voluntariamente sin compensación económica- críticas de la afición ante la mala situación deportiva, así como comentarios vertidos en las redes que ponían en duda su “modélica gestión económica“. Al respecto, Fernández explicaba que “a fecha de hoy el club tiene el 90% del presupuesto cubierto”. Poco después, y “por razones personales”, dejaba el club Quique Soto, segundo entrenador.

Sin embargo, los 290.000€ de presupuesto que maneja el club es con mucha distancia el menor de la categoría, cuentas a todas luces insuficiente para afrontar una categoría con las exigencias de la división de honor del fútbol sala. El desánimo de la afición ante la situación deportiva -en buena medida el club depende de la renovación de abonos- ha empeorado más si cabe la turbulenta situación, que tiene atrapados en una muy difícil coyuntura a los 13 jugadores del primer equipo y sus familias.

“Queremos agradecer el apoyo, asesoramiento, la compañía y la comprensión de la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala, quienes desde el primer momento han estado a nuestro lado preocupándose por nuestra situación y transmitiéndonos tranquilidad, información y la seguridad necesaria para continuar”, concluyen los jugadores, que en adelante, rechazan hacer más declaraciones a los medios sobre su situación limitándose sus comentarios “a lo estrictamente deportivo”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *