web analytics

La Guardia Civil denuncia a cuatro motoristas en las Paneras

Fuente: Subdelegación del Gobierno.

Agentes del SEPRONA de la Comandancia de Guardia Civil de Segovia, han realizado durante la Semana Santa varios operativos encaminados a controlar los vehículos a motor que circulaban por el área recreativa de “Las Paneras”, situada en el municipio de El Espinar, en la zona periférica de protección del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Los agentes han formulado cuatro denuncias por circular con motos de campo a través de caminos y sendas situadas dentro de la citada área recreativa.

La Guardia Civil de Segovia, seguirá desarrollando estos dispositivos en todas las zonas y áreas recreativas de la provincia, con el fin de proteger el medio ambiente y dar seguridad a las personas que salen a disfrutar de la naturaleza. Cabe recordar que la legislación actual prohíbe la circulación de motocicletas por sendas o caminos campo a través.

Se daba la circunstancia, que durante los fines de semana y festivos, había gran cantidad de motos de campo circulando por zonas y lugares no autorizados, provocando daños en el espacio protegido, así como poniendo en peligro a las personas que aprovechan esos parajes para realizar senderismo o pasar el día en el campo.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

4 Comments

  1. Si sólo fuera en Las Paneras. Lástima de falta de efectivos. Se podrían dar un paseo, por poner un ejemplo de otros, por los altos del Parral y la zona de San Vicente La Lastrilla, tienen las sendas abrasadas…

    Responder
  2. Un poco de mano dura con estos gamberros sin escrúpulos nos beneficiaría a todos los que paseamos por la sierra. Ya que no tienen educación ni inteligencia habrá que darles un lección.

    Responder
  3. Hace 20 años había muchas mas motos por la montaña que hoy y no ocurría nada malo. No había problemas con los ganaderos, que podían atender su ganado sin problemas, la explotación maderera funcionaba perfectamente sin problemas con nadie, la montaña estaba limpia sin latas tiradas o restos de los envoltorios de los bocadillos y la gente que subía todos los domingos a la sierra no tenia problemas con nadie. Entonces en la montaña había cabida para todo el mundo, aunque lo cierto es que por aquellos entonces, no se veían demasiados senderistas ni ciclistas por la montaña. En pleno 2017, hemos llegado a esto….

    Responder
  4. Veo que el tontunismo lo invade todo. Voy en moto de campo desde hace más de 45 años. Desde hace pocos años ha llegado una nueva especie al monte el intolerante, un recién llegado, un tipo o tipa que estaba encerrado en su casa, su deporte rey era el sillón Bol, o el sujeta botellines, pero que gracias al cambio climático le ha dado un aire y coño, que ha descubierto el campo, y que cuando ha iniciado sus paseos mañaneros se ha cruzado a gente que va en moto que le cabrea mucho, muchísimo (envidia decía mi padre) y de paso denuncia todo lo que a el le molesta, a los de la moto, a los de la bici, al del perro, etc. Con lo felices que éramos cuando estos tipos y tipas solo veían los documentales de la 2. Luego si esto lo aliñas un poco o mucho del populísmo medio ambiental que nos tienen montado los políticos, señales, rutas, caminitos y de paso nos convierten la sierra de enfrente en un parque nacional jurásico pues el lío en el monte te lo ponen en bandeja.
    Voy en moto a pesar del gobierno y respeto la naturaleza y al resto de usuarios.
    En el campo cabemos todos menos los intolerantes.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *