web analytics

La Catedral restaura su órgano y la capilla de los Cabrera

El trabajo de restauración de la Catedral a cargo del cabildo sigue a toda mecha. El 30 de noviembre la Catedral presentará la restaurada capilla de los Cabrera en tanto el 28 de noviembre la comisión de patrimonio de la Junta daba luz verde a la restauración del órgano del lado del Evangelio de la sede segoviana.

La actuación proyectada en el órgano afecta tanto al instrumento como al mueble que lo aloja y persigue recuperar el estilo y sonido original del instrumento. Para ello se van a eliminar elementos y reformas o añadidos que hipotequen la integridad del instrumento, se van a recuperar los elementos originales que se conserven almacenados y se va a llevar a cabo una restauración estructural y ornamental del conjunto.

En el mueble, se propone una intervención similar al tratamiento que se realiza en la mazonería de los retablos y que incluye la limpieza, consolidación, asentado de policromías, tratamiento del etiquetado en papel manuscrito, tratamiento de los elementos metálicos vistos, reintegración volumétrica y encolado de las piezas recuperadas e inestables y reintegración de lagunas.

Igualmente la Comisión de Patrimonio ha autorizado la restauración de dos obras de arte de sendas iglesias de la capital. El primero de ellos es la pintura ‘Nuestra Señora de la Fuencisla’ de la ermita del Cristo del Mercado. La segunda pieza a restaurar es la talla de madera policromada que representa al Cristo Crucificado, de la iglesia de San Millán. El Cristo gótico-románico se encuentra en el ábside principal del templo, tras el altar, y el proyecto para su restauración consolidará su estructura, reintegrará lagunas y volúmenes, además de consolidar también su policromía.

Recuperar la policromía

Por otro lado, y de vuelta a la Catedral, el día 30 el obispo César Franco presentará la restaurada capilla de los Cabrera de la Catedral. Ejemplo del gótico flamígero, y diseñada por el maestro Juan Guas entre 1480 y 1490, la capilla está franqueada por pilastras con doseles y ménsulas, hoy vacías. Su parte más visible es el doble arco que se abre al claustro (procedentes ambos, capillo y claustro de la vieja catedral demolida en 1525). La capilla está decorada en sus arquivoltas con motivos florales policromados. El conjunto está cerrado por una reja de hierro forjado y en su interior se custodia un Cristo Crucificado que habían sufrido un profundo deterioro debido al paso del tiempo.

El coste total, sufragado íntegramente por el Cabildo, ha ascendido a 48.206,40€, destinados a subsanar los daños que afectaban a la conservación de la policromía, consolidar estratos y restituir la imagen dañada, siempre con el empleo de materiales estables, reversibles y homogéneos a los originales.

 

Autor: Cultura

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *