web analytics

La Cámara ofrece la Casa del Sello como sede de Cultura de la Diputación

La Cámara de Segovia ofrecerá su sede, la Casa del Sello, como oficinas para los servicios de Cultura y Turismo de la Diputación de Segovia. El BOP de 29 de marzo publica el pliego para la contratación en régimen de alquiler de espacio de oficinas en los que ubicar los servicios de Cultura y Turismo de la corporación provincial, actualmente repartidos entre el palacio Uceda Peralta de la calle San Agustín y las oficinas del Teatro Juan Bravo. El concurso de adjudicación se aprobó en el último pleno de la Diputación con los votos a favor del PP y la abstención del resto de la oposición.

El presidente de la Cámara, Pedro Palomo, confirmaba el interés de la entidad en concurrir al pliego, si bien destacaba que “hay otras alternativas en estudio y tendremos que ver las condiciones”. En la Diputación es “vox populi” que la Casa del Sello es el edificio que más se ajusta a las condiciones del contrato de alquiler. De hecho hay pocos edificios en un radio de 600 metros de la Diputación (condición de partida para adjudicar el contrato) que cumplan con el resto de requisitos.

Por ejemplo, se exige que el edificio que acoja Cultura y otros servicios disponga de más de 900 metros útiles, valorándose especialmente que tenga entre 900 y 1100m2; la Casa del Sello, con planta baja y tres plantas, supera escasamente los mil . Otro requisito, que tenga una disponibilidad de uso inmediato, con reformas que no superen el mes; actualmente, con cinco trabajadores, a la Cámara no le supone el menor problema dejar libre el edificio de un día para otro. Que sea plenamente accesible; lo está. Que el planeamiento urbanístico permita el uso terciario de oficinas en el inmueble; también.

Otras ventajas de la Cámara son espacios adaptables, mobiliario preexistente, y cercanía a la Diputación, todos ellos criterios que aportan puntos añadidos según las indicaciones del pliego.

Los empresarios, caseros de la Diputación

Vicam, en Palazuelos de Eresma. Arriba, la Casa del Sello, en la calle San Francisco.

En 2003, y siendo el hoy diputado del PP Jesús Postigo, presidente de la entidad empresarial, la Cámara de Segovia inauguraba su nueva sede, ubicada en un emblemático espacio de la calle San Francisco, integralmente rehabilitado tras años de abandono como espacio de oficinas y con amplios salones para eventos y exposiciones. Eran buenos tiempos para la Cámara, que podía pagar los créditos contraídos sin mayores problemas gracias al “impuesto cameral”, un pequeño tributo que se aplicaba a la totalidad de autonómos y empresas de Segovia. También, y con ayuda de fondos europeos, la Cámara construyó un vivero de empresas en terrenos de Segovia 21el Vicam– sociedad en la que aún hoy dispone de un pequeño paquete accionarial. Sin embargo en 2010 el Gobierno suprimió esta fuente de financiación y dejó en el limbo las atribuciones de las Cámaras, que se vieron obligadas a iniciar una travesía en el desierto.

Ya en ese momento la Diputación salió al quite de una delicada situación económica de la Cámara liberándola de los gastos del Vicam y alquilándole el inmueble de Palazuelos de Eresma, primero una planta y luego el edificio entero, donde hoy se ubican los servicios de Promoción Económica en coexistencia con una decena de empresas. Este contrato finaliza en 2018.

En 2015 Pedro Palomo anunciaba su intención de alquilar la Casa del Sello, sin que hasta la fecha hayan salido inquilinos. Ese año también la Junta aprobaba un nuevo reglamento que financia estrictamente las actividades oficiales de la Cámara (básicamente relacionadas con la obligación legal de elaborar censos y prestar soporte en fomento del Comercio Exterior). “Esta financiación nos permitiría mantener la actual plantilla pero ciertamente el mantenimiento de la Casa del Sello sigue siendo un problema”, explican fuentes de la Cámara, que reconocen abiertamente que “ubicarnos en otras oficinas sería el menor de nuestros problemas”.

Saturación de espacio

Por su parte, la Diputación no oculta desde hace ya unos años su voluntad de ganar espacio. Sus servicios centrales padecen de saturación. En 2016 falló una primera operación para comprar el Palacio de la Floresta, donde Francisco Vázquez pretendía crear una “casa de la provincia”, un espacio que aglutinara los servicios de Cultura, los de Turismo y también Promoción Económica, y que dispusiera, además, de zonas expositivas y para la celebración de eventos. Todo indica que la Casa del Sello, llamada así por ubicar en tiempos el sitio donde se marcaba con sellos de plomo la procedencia de la lana segoviana, podría desempeñar ese papel.

El contrato es para un mínimo de cinco años y comporta un alquiler máximo de 5,3€ por metro cuadrado. Es decir, algo más de 5.000€ al mes como máximo.

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

2 Comments

  1. Aparte de buenos sueldos, mira que necesitan espacio los políticos para colocar a ‘sus funcionarios de partido’. He conocido, y conozco alguno, que con una mesita y un teléfono preparaban o preparan desde festivales internacionales a ‘corralillos’ 😉

    Responder
  2. Jajajaj…..muy bueno Populi Bárbaro…..La verdad es que con buenas ideas, ganas de hacer las cosas bien y sí…una mesa y un móvil, algunos son capaces de hacer mucho. En fin..seguiremos viendo como inauguran edificios llenos de “amigos” y vacíos de contenido. Aunque casi prefiero ver a los políticos ocupados de sarao en sarao, que verlos metiéndose a empresarios, que las experiencias que hemos visto recientemente son bastante desoladoras.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *