web analytics

La bonita (y a menudo falsa) historia de la “vuelta al pueblo”

codinseLa prensa les suele llamar “neo-rurales”, “los nuevos colonos”. Familias que por la crisis cambiaron el asfalto de la ciudad por alguna aldea castellana, donde un bonancible alcalde al frente de unos candorosos vecinos les facilitó casa, empleo, un futuro en el que empezar de cero.

La realidad dista de ser así. Los periodistas somos hacedores de tópicos, de estereotipos. Nada más sencillo que encapsular una historia en unos parámetros que funcionan y “soltarla” a la opinión pública. En Campo de San Pedro  tiene su sede Codinse, el grupo de acción local para el desarrollo rural del Nordeste de Segovia. Y en Codinse está radicada la presidencia y la sede de la fundación Abraza la Tierra, cuyo objetivo es luchar contra la despoblación facilitando la incorporación al medio rural de “nuevos vecinos” procedentes, las más de las veces, de la ciudad. Abraza la Tierra surge en 2004 del proyecto común de 18 grupos de acción local, pertenecientes a las Comunidades Autónomas de Aragón, Castilla y León, Madrid y Cantabria, con el objetivo de incentivar esta “vuelta al pueblo”.

En plena crisis, en el periodo 2007-2014, Abraza la Tierra ha atendido más de 11.722 peticiones que se han sustancializado en 1.255 “nuevos vecinos”. En Segovia, solo la zona del Nordeste a través de Codinse presta el servicio. Han sido más de 1.500 las peticiones atendidas y un centenar de familias instaladas, sobre 167 “nuevos segovianos”, algo más, incluyendo los proyectos surgidos en 2015.

Se diría que el perfil típico es de una familia desesperada, golpeada por los desahucios y el paro, que buscan lo que sea. Casos como el del ya popular Rafael de Castiltierra, (Fresno de Cantespino), protagonista de varios reportajes de “regreso al pueblo”. Pues no. Error. En general, “En un 90% son gente con estudios superiores, arquitectos, periodistas, informáticos. La práctica totalidad españoles. Tienen muy claro cuál va a ser su futuro profesional. A menudo trabajan desde casa y estar cerca de la A-1, a una hora de Madrid, pero en la tranquilidad del campo es el factor determinante”, explica Eva González, de Codinse. Es más, la mayoría ya tienen una experiencia en los pueblos a donde van, los conocen. Se han adaptado gradualmente.

La falacia de los casos desesperados

¿Dónde están, pues, los casos desesperados. “Recibimos muchas llamadas así. Gente con muchos problemas a la que los medios han vendido que en zonas como las nuestras pueden encontrar una solución mágica a sus problemas”, explican en Codinse. “Pero aquí también notamos la crisis, los trabajos que hay son de poco dinero y también tenemos paro, y lo que nosotros pretendemos concienciarles de que tienen que venir con un futuro profesional. Les explicamos lo que hay y lo normal es que no vuelvan a llamar”.

“Lo que hay es” una modesta bolsa de trabajo. Básicamente empleos relacionados con el sector hostelero, a tiempo parcial o de una duración estacional, con sueldos de 600€ y sin seguridad de colocación. Las casas tampoco son gratis. Normalmente son viviendas en muy buen estado y grandes. Tienen un alquiler barato (entre 200 y 300€) pero entrar en el programa pasa por pagar todos los meses. Total, entre que las perspectivas laborales no son nada boyantes, los gastos de implantación, y que vivir en zonas administrativamente consideradas como desiertos demográficos no es un ningún chollo, el buscador de “milagros” no lo tiene nada fácil.

“Nuestra idea, lo que más se ajusta a nuestro programa, son los emprendedores, gente que tiene un proyecto laboral claro, que se puede desarrollar en el entorno rural, ahí si que podemos ayudar, pero milagros no hacemos”, concluyen en Codinse.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *