web analytics

La Boca del Asno (postales y leyenda) -1-

La Boca del Asno (postales y leyenda) -1-.

Una noticia de este digital, publicada el 7 de agosto, suscitó algunos comentarios sobre la reseña de la misma. Trataba sobre la normativa a aplicar en una zona concreta del río Eresma: la Boca del asno.
Espacio natural protegido con restricciones de uso desde hace unos años, principalmente en época veraniega (Ver Nota 1).

Cartel de entrada a la Boca del asno en la carretera CL-601.

Nota 1: Las noticias sobre la zona de la Boca del Asno son habituales.

‘Boca del Asno’ al amanecer, al fondo ‘Cerro Pelado’.

De muchas de ellas se ha hecho eco este digital, dejamos el enlace a algunas:

En 2017, se hablaba de la limitación del aforo en el recinto acondicionado para pasar el día.

En 2018, encontramos otra noticia sobre el aparcamiento en arcenes y obstrucción de entrada a vías forestales, en esta zona y en la de Los Asientos.

Febrero de 2019 trae una buena noticia: La empresa de autobuses ‘Linecar’ abre una ruta desde Segovia y La Granja al puerto de Navacerrada, con parada en la Boca del Asno.

Este mismo año, en mayo, un titular llama la atención, en 2018 la Boca del Asno recibió 160.852 visitas. La sola división entre los días del año nos da una media de 440

Historias de la Boca del Asno y el río.

Río Valsaín.

Pasado un mes de las últimas noticias y con las aguas en su cauce, aprovechamos la ocasión para contar algunas ‘historias’ sobre este privilegiado tramo del río Valsaín, torrente fluvial que se desplaza por el valle que le da nombre.

Estamos en el inicio de la andadura del que será río Eresma. Corriente que, tras reunir las aguas de distintos afluentes en forma de ríos, arroyos, regatos y torrenteras, depositará el líquido elemento en el río Adaja, quien finalmente tributará al padre Duero.

El estudio ‘Histórico-Silvícola del Monte de Valsaín’, de Carlos M. Manuel Valdés, es un referente notable para obtener datos de este singular espacio, único en el mundo: los Pinares de Valsaín, pieza esencial de la Sierra de Guadarrama.

Con su lectura y una rápida revisión de prensa de épocas pasadas, nos daremos un paseo por ‘nuestra’ Boca del Asno.

Desde tiempo inmemorial los pinares de Valsaín han contribuido al beneficio de los naturales de la zona, bien como proveedores de productos básicos, como madera y leñas o por los favores de sus frutos silvestres y pastos para la ganadería.

Boca del Asno, J. Laurent, ca. 1860. Archivo IPCE.

Por su parte los parajes del pinar más cercanos al río y a la carretera del puerto de Navacerrada, se han utilizado para relajados paseos y, por supuesto de asueto y ejercicio de la caza y la pesca de los habitantes de los palacios reales; primero los Trastámara y los Austrias por Valsaín y, más tarde, los Borbones del Real Sitio de San Ildefonso.

Un espacio, la Boca del Asno, que a partir del siglo XIX comienza a ser frecuentado por privilegiados grupos de personas de la corte granjeña.

Pinturas y grabados concernientes a la zona o los primeros fotógrafos que visitan la provincia, a mediados de siglo, se hacen eco de este espacio.
Lo que da pie a pensar que empieza a ser lugar conocido y codiciado por la colonia de veraneantes, sus visitantes esporádicos y por viajeros e ‘incipientes turistas’.

Uno de los más acreditados y respetados fotógrafos de la época, Jean Laurent, nos dejó, hacia 1860, algunas placas del lugar.

Uso recreativo.

Por el estudio, antes indicado, podemos deducir el incipiente uso recreativo indicado. Pero también por las noticias y ecos de sociedad de los periódicos de la época.

‘Restaurant Boca del Asno’, Valsaín 1935.

Entre 1852 y 1857, dicho estudio recoge una serie de interesantes datos. Peticiones de un vecino de Zamarramala para la construcción de una barraca, en el lugar de Navalmaello, cerca de la Boca del Asno e inmediato a la carretera de Navacerrada, con la finalidad de guarecer los ganados que hacían servicio de las diligencias.
Pero a continuación, podemos leer sobre las discrepancias de otro vecino que pide al Gobierno Civil que se anule la orden de concesión barraca, curiosamente atendiendo a razones de la belleza del lugar [Boca del Asno], donde acude en verano mucha gente.

Indica Valdés que otro uso atípico del monte (al menos hace un siglo) es el relacionado con la solicitud de un terreno (en la pradera de la Boca del Asno) efectuada en mayo de 1882 por un particular para establecer allí un chozo-cantina. Se iniciaba así lo que es hoy uno de los usos más importantes de Valsaín: el recreativo.

En mayo de 1899 se abrió expediente sobre el arriendo de un terreno de 40-50 m2 en la Fuente del Estudiante o Las Peñitas, para construir un kiosco de madera para despacho durante el verano de fiambres, chocolates y refrescos. Se originó a raíz de la solicitud de un vecino de Segovia. El terreno fue concedido, conservándose prórrogas al menos hasta 1902.

Ofrecemos una imagen del ‘Restaurant’ que en 1935 podían gozar los visitantes de la Boca del Asno.

Las excursiones.

Como hemos comentado, desde las décadas finales del siglo XIX, encontramos referencias de visitas a la zona. Dada la proliferación de crónicas, era un sitio concurrido y querido por la colonia de veraneantes.

16 de julio de 1891: Se proyecta en La Granja una expedición campestre organizada por S.A. la Infanta Doña Isabel.

La popular Infanta IsabelLa Chata’, era una apasionada de los paseos serranos y gustaba de organizar salidas a distintos puntos del Guadarrama.
Giras campestres, a veces multitudinarias:

[…] para mañana ha organizado la Infanta Isabel una excursión a la sierra para la cual existe mucha animación en la colonia veraniega.
El almuerzo tendrá lugar en el pintoresco sitio conocido por la Boca del Asno. Parece que llegan a trescientas las invitaciones hechas […].

Inmediaciones de la Boca del Asno, 1919.

En 1895, referente a otra excursión, se hace eco un periódico local de un‘suelto’ que escribe el festivo escritor Pepe Rodao (uno de los personajes de nuestra entrada en este Blog dedicada a la excursión a la Peña del Oso, en 1885):

De una carta que fechada en La Granja, publica en La Época nuestro querido compañero Pepe Rodao, copiamos el siguiente párrafo: Se proyecta una excursión al sitio denominado Boca del asno.
Esta excursión según frase ingeniosa de una de las más distinguidas damas de la colonia, será de las menos alegres y más silenciosas, porque no habrá seguramente excursionista alguno que en la Boca del asno se atreva a decir: Esta boca es mía.

La Época, periódico conservador vespertino publicado en Madrid desde 1849 a 1936.

Del año 1919, detallamos una noticia breve:

Excursión a la Boca del Asno. Anteayer salieron en excursión a la Boca del Asno, los señores de Coello, Mallada, Campogiro y Salar. Después de comer y bailar a los acordes de una orquesta, formada de guitarras y bandurrias, regresaron a La Granja, a las nueve de la noche.

Por su interés montañero, nos hacemos eco de una excursión organizada en 1917 por los ‘Exploradores’.
Detallamos, para posibles interesados en seguir ‘rutas históricas’, los topónimos de paso de la expedición.
Seguro que se puede disfrutar del estudio del recorrido que no será difícil de seguir:

Valsaín – Boca del Asno – caño Seco –fuente de la Rendija – arroyo de las Lombrices y del Cancho – pradera de Vaqueriza – arroyo Peña la Cabra e Inieste – río Funcional (a la derecha) – cruce arroyo Infierno – refugio Club Alpino – puerto de los Cotos – lagunilla los Pájaros – laguna Grande.

Centro Segoviano de Madrid, ‘El Día de los Bosques’, 1935.

Como hemos podido comprobar, por la imagen que hemos incluimos tomada en 1935, se podía disfrutar de un ‘Restaurant’ con la denominación de nuestro encantador espacio: ‘Boca del Asno’.
A él llegó ese mismo año, como prueba la reproducción de una hoja de prensa que incluimos en esta entrada, la excursión turística que, como cada año, organizaba el Centro Segoviano de Madrid a la provincia.

Su recorrido se interna en Segovia por el Alto del León y tras visitar los bosques y palacios de Riofrío y La Granja, donde corren’ las fuentes en su honor, tienen parada en la Boca del Asno. Posteriormente retornaran por el puerto de Navacerrada a la capital de España.

A la gira, bajo la denominación de ‘El Día de los Bosques’, ‘concurrieron numerosísimos excursionistas’, según la nota del pie de foto, acudieron en 59 autobuses.

Un paseo por las Pesquería reales: de Valsaín al puente de la Cantina, pasando por la Boca del Asno.

Este paseo pertenece al recorrido contra corriente del río Eresma, publicado hace unos años, en busca de sus fuentes.

Comenzaba el relato indicando que la mejor forma de seguir remontando el río Eresma, en busca de sus “fuentes” [desde Segovia el relato había llegado a Valsaín], es el denominado camino de las Pesquerías Reales, que mandó realizar Carlos III entre 1767 y 1769.

Para este tramo del recorrido tomaremos como punto de referencia el recoleto parque situado a la entrada de la iglesia de la Pradera de Navalhorno.

Plano recorrido y Pradera de Navalhorno, Valsaín.

Siguiendo la calle lateral a la misma encontraremos una pértiga, que una vez salvada, nos conduce, en escasos diez minutos, al puente de los Canales, que algunas personas denominan “romano”.

Puente de ‘Los Canales’, Valsaín.

En realidad, fue construido para conducir las aguas a la ‘Casa del Bosque’, antiguo palacio de los Austrias españoles.

Busquen la leyenda del venado blanco del Bosque, no tenemos espacio, pero damos pistas.

Es este punto tributa sus aguas en el Eresma el arroyo Peñalara que nace en los neveros de la Majada Hambrienta en las laderas del coloso del Guadarrama que le da nombre.

Zona recreativa de ‘Los Asientos’, bosque de Valsaín.

Hasta aquí, hemos circulado, aguas arriba, por la mano orográfica derecha del río. Hemos de cruzar y tomar nuestra derecha. Pronto daremos vista a la zona recreativa de Los Asientos.

Más tarde el Puente Navalacarreta que ha sido rehabilitado recientemente. El camino está en un estado de conservación envidiable.

Puente de Navalacarrera y Boca del Asno, bosque de Valsaín.

Pasamos por la Peña de la Barca donde podemos observar una corona real grabada en la roca.
Más tarde alcanzamos la Boca del Asno. Antaño lugar de encuentro de la realeza y acompañantes, hoy, ganada por el pueblo para su solaz y esparcimiento -eso sí, controlado-. La antigua casa forestal es hoy Centro de Interpretación (Ver Nota 2).

Foto 10 

Nota 2: Boca del Asno (Centro de Visitantes Valle de Valsaín).

Centro de Visitantes de la ‘Boca del Asno’ integrado en la espacio natural.

El Centro, como indica su folleto de difusión, gira en torno a la riqueza de este espacio natural (actualmente no sabemos sus horarios de apertura).

La belleza de sus paisajes, la diversidad de su flora que sirve de refugio para multitud de especies animales (algunas en peligro de extinción); a sus aguas cristalinas.

Da cuenta también de la extraordinaria calidad de la madera de sus centenarios pinos y su bien planificada gestión.

La visita bien merece la pena y nos ayudará a apreciar, aún más si cabe, el entorno en el que nos encontramos

Nosotros continuamos, siempre a la orilla del río, imbuidos por la inmensidad de los pinares de Valsaín.

A partir de aquí la vegetación se hace más espesa. Verdadero paraíso para los amantes de la botánica y la fauna: acebos, líquenes, helechos, musgos, variedad de setas… desde los deliciosos y populares níscalos hasta los valorados boletus o apreciadas y estimadas por los gastrónomos lepiotas, el “apagador castellano”.

Puente de los Vadillos, bosque de Valsaín (Segovia).

Quizá topemos con algún corzo, las orejudas ardillas o con la preciosa mariposa Graellsia Isabellae Gräels, reina del Guadarrama…

La geología del lugar es muy interesante. Para su estudio disponemos en Red del libro ‘Las raíces del Paisaje‘ de Díez A. y Martín-Duque J.F. o la pequeña guía de ‘Piedras de la Sierra de Guadarrama‘ de Sacristán N., Díez A. y Carrera A.

Una vez en el Puente Vadillos donde aúnan aguas los arroyos de la Camorca (Pamplinas), el Minguete, el Telégrafo y el Paular, podemos optar por hacer una escapada ascendiendo por el arroyo Minguete hasta la Poza de Venus (o Baño) o seguir ruta hasta el Puente de la Cantina, junto a la Fuente de la Canaleja cerca de la ubicación de la antigua Venta de los Mosquitos.

Poza o ‘Baño de Venus’, bosque y pinares de Valsaín (Segovia).

Estamos en las Siete Revueltas, inicio de la ‘subida’, dura ascensión (pregunten a los amantes de la bici) al Puerto de Navacerrada.

Continúa (y 2): La Leyenda de la ‘Boca del Asno’ y las primeras tarjetas postales ilustradas de este privilegiado espacio natural.

 

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

6 Comments

  1. Gracias a usted por leernos. Saludos, JP

    Post a Reply
  2. Hola Juan Pedro.

    Buen artículo.

    Pero hay una cosa que no me cuadra: la fuente del Estudiante y Las Peñitas, hasta donde yo conozco están (estaban en el caso de la fuente) en La Granja, un poco por encima de la actual depuradora de La Granja. No acabo de ver la relación que guardan con la Boca del Asno (a no ser que allí se repitan esos topónimos, cosa que dudo.) No sé si podrás aclarar esta cuestión.

    Un saludo. Y enhorabuena por tu trabajo.

    Post a Reply
    • José, aunque revisaré, ahora no puedo aclarar el asunto. Eso sí, puede consultar el magnífico trabajo de Valdés, sobre la historia silvicola de los Montes de Valsaín (donde indico que tome estos datos), si no estoy equivocado también se puede acceder a él en Red, en la Web del CENEAM. Un cordial saludo JP

      Post a Reply
      • José, como continuación a mi respuesta anterior (la hice a vuela pluma, sin consultar datos).
        Le puedo indicar que revisados mis apuntes, el texto es tal como lo reflejo. Pertenece al epígrafe ‘El comienzo del uso recreativo’ del estudio comentado anteriormente.
        Y, repasada la entrada en la parte que resalto como ‘Uso recreativo’, podrá comprobar que son textos en párrafos separados (la nota de 1882 y la de 1889); el segundo, además, resaltado.
        Así lo hice por no concordar los topónimos.
        Pueden ser, perfectamente, dos concesiones distintas, apuntadas por el autor como noticias del incipiente uso recreativo de La Granja-Valsaín.
        Una vez más gracias por el apunte y un cordial saludo, JP

        Post a Reply
  3. Gracias por la respuesta.

    He estado hablando con abuelos de La Granja y me han confirmado que el topónimo Las Peñitas se aplicaba a dos sitios, uno cerca de la Segunda Plazuela (entre la depuradora y las parcelas de Navalaloa, cerca de la fuente del Estudiante.) Se las conoce con el nombre de Peñitas de Segovia.

    Además están las Peñitas de Madrid enfrente de la fuente del Cochero.

    Relativamente cerca de Las Peñitas de Segovia, hace ya muchos años, bajaban a vender caramelos y supongo que refrescos gente de La Granja (en concreto bajaban a la fuente de Luna, por debajo de La Ponderosa y al Trampolín en El Eresma.

    No obstante consultaré el documento que mencionas. Gracias por los datos.

    Un saludo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *