web analytics

La aprobación del Peahis se convierte en un debate sobre el pacto de Gobierno

El pleno del Ayuntamiento ha dado este 6 de septiembre aprobación definitiva al Plan Especial de las Áreas Históricas (Peahis), un documento en cuya tramitación se han invertido casi doce años y que es la llave urbanística de toda la ciudad histórica, donde se espera como agua de mayo su entrada en vigor por su capacidad de desarrollo urbano, económico y poblacional. De hecho, la concejala de Urbanismo subrayó que “este documento es la base del urbanismo que es lo que hace el desarrollo de la ciudad”.

Pero hasta ahí llegó la discusión sobre el texto. El debate, para el que se habían fijado tiempos extendidos “dada la importancia del asunto” que ninguno de los portavoces consumió, se convirtió en un examen a la salud de la coalición de Gobierno formada por PSOE e IU a partir del voto en contra del documento por parte de los ediles del equipo de Ángel Galindo, “en coherencia” con la postura que el grupo ha mantenido en los últimos años, disconforme, por ejemplo, en que se mantenga abierta la posibilidad de construir un aparcamiento en el paseo de los Tilos.

El cruce de acusaciones, un ajuste de cuentas aplazado desde julio, puso en cuestión la viabilidad de la coalición de Gobierno, el ajustado recuento de votos que favoreció al PSOE en las últimas elecciones, las disensiones internas de Ciudadanos  y hasta el pacto que mantuvieron hace 20 años PP y CDS en el mismo Ayuntamiento que sacó a colación la alcaldesa, Clara Luquero, para rematar la discusión cuando esta ya estaba totalmente alejada de la trascendencia urbanística del asunto que se trataba.

Abrió fuego la portavoz de Ciudadanos, Noemí Otero, —autodeclarada “profana” en asuntos de Urbanismo y por ello agradecida por las explicaciones sobre el Peahis que ha recibido de la concejala Martín— para apuntar directamente que esta votación es “la demostración de que no hay gobierno”, que posteriormente apuntaló reprochando al PSOE la elección de socios por considerar incoherente una unión con un partido “que no comparte su proyecto de ciudad”. “¿Qué hacen juntos?” llegó a preguntar.

Más elaborada y contundente fue la intervención del popular, Pablo Pérez, que en sus escasas referencias al Peahis negó a los socialistas cualquier mérito sobre el documento aludiendo a su larguísima tramitación, tiempo en el que la ciudad “se ha llenado de solares vacíos, se han dificultado los negocios, se ha complicado el tráfico y se ha producido una sangría poblacional por falta de normas que dejaran construir”. De hecho, Pérez exigió a los socialistas que “pidan disculpas” por el retraso acumulado.

A partir de ahí, ataques a la línea de flotación de la coalición: “La alcaldesa dice que el pacto es para asuntos globales e importantes para la ciudad. ¿Cuántos asuntos en este mandato serán tan importantes como el Peahis en el que sus socios votan en contra?”, inquiría el popular antes de rematar “su pacto es un brindis al sol. Todo vale por una paga” y recordó que el texto “interesa más a la oposición, que aportará 12 votos a favor, que al Gobierno, que lo apoyará con 10”.

«Haber pactado tu»

Clara Martín trataba en vano de reconducir el debate hablando de las bondades del Peahis, aunque sirvió de poco ya que el portavoz de IU, Ángel Galindo, usó su turno para defenderse de las acusaciones de la oposición. “Somos una coalición de dos partidos distintos. Puede haber discrepancias”, proclamaba insistentemente antes de devolver la pelota a la portavoz de Ciudadanos: “Tiene usted este tema poco trabajado”, reprochó a la portavoz naranja antes de golpearla con los problemas de disensiones que sufren los naranjas: “De división puede aportar muchos conocimientos a este pleno la señora Otero”, ironizó.

Con la misma ironía despachó al popular Pérez. “Si es tan responsable debería haberse postulado después de las elecciones para que el PP fuera el socio del PSOE en el Gobierno”, dijo desatando los comentarios airados en la bancada popular.

En este rifirrafe, el portavoz de Podemos, Guillermo San Juan, quiso nadar y guardar la ropa alejándose de la discusión sobre los pactos de Gobierno —su formación apoyó la investidura de Luquero— y advirtiendo que “lo importante es cómo se desarrolle el Peahis”, aspecto en el que aseguró que “estaremos muy atentos”.

La última palabra fue para Clara Luquero, que aparte de remontarse 20 años en el tiempo para recordar los desastrosos resultados del pacto que entonces establecieron PP y CDS, dedicó su tiempo a los “créditos” de agradecimiento: “Al equipo redactor, a los técnicos, a la anterior Corporación, a los grupos que respaldan el documento, a el exedil Alfonso Reguera, a su sucesora, Clauida de Santos, a la sucesora de esta, Clara Martín, a los colegios profesionales…” Una larguísima lista antes del “The End” marcado por el recuento de los votos: PSOE, PP y CS a favor; abstención de Podemos; IU en contra. El Peahis entrará en vigor en las próximas semanas.

 

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

2 Comments

  1. Uno puede ser profano en una materia, pero que te lo ‘explique’ el concejal del área es para nota. ¿No tienen personal en su candidatura o en su partido C’s para estudiar el Plan y que la asesoren sin tener que acudir al ‘zorro’? No es una imagen muy sugestiva para volver a votarles.

    Post a Reply
  2. Hace falta tener jeta, para que la concejala de Urbanismo subraye que……… “este documento es la base del urbanismo que es lo que hace el desarrollo de la ciudad».
    O sea, que lo que «hace el desarrollo de la Ciudad» tardas 12 años en terminarlo.
    Señora, las cosas que «hacen el desarrollo de la Ciudad» se hacen «a toda hostia», porque si tardas 12 años, estamos 12 años sin «el desarrollo de la Ciudad».
    Socialismo en estado puro.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *