web analytics

La alcaldesa asume que el CAT seguirá sin proyecto este año

El Cat seguirá sin proyecto definido y sin terminar las obras interiores también este año.

En pequeñas píldoras y como el que no quiere la cosa. Si la semana pasada ya asumía definitivamente que no será la Universidad Rey Juan Carlos la que llene el edificio del Cat, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero ha reconocido este 18 de mayo por primera vez abiertamente que la obras interiores del polémico inmueble no se licitarán este año ante la ausencia de un proyecto definido de uso, otro compromiso repetido hasta la saciedad por el Gobierno local que no se cumplirá en este ejercicio y que retrasa de nuevo la utilización del Cat, la inversión más cara ejecutada por el Consistorio en décadas.

Ese compromiso preveía que en estos meses se encontraría un inquilino para el inmueble y, de acuerdo con sus necesidades de uso, se realizaría el acondicionamiento de los espacios interiores con una partida de 350.000 euros que aparecía reflejada en el presupuesto de este año y que finalmente no se usará para este fin a la espera de ocupantes.

Opciones de inversión.

Así las cosas, la regidora prefirió vestir el fiasco como la “buena noticia” de que el Ayuntamiento podrá disponer de esa partida para ejecutar otras actuaciones que, aunque son muchas en una ciudad con la inversión limitada por las deudas, centró concretamente en el arreglo de la cuesta de San Juan o la plaza de la Artillería, unas obras que enmarcó en el ámbito de las necesidades “evidentes”, en referencia al calamitoso estado del firme en esas vías.

El firme de la plaza Oriental se encuentra sumamente degradado.

Curiosamente, esa fue exactamente la propuesta de Centrados en Segovia (UPyD) cuando se debatían los presupuestos y su portavoz, Cosme Aranguren, supeditó su voto a favor a la desaparición de la partida para el Cat y la reparación de San Juan y,o, la plaza Oriental, recibiendo por ello durísimas críticas de los socialistas y también de Ciudadanos, empeñados en sostener las condiciones que imponía la portavoz naranja, María José García para permitir con su abstención la aprobación de las cuentas del año.

Y es que Luquero no tendrá fácil defender su nueva tesis. Además de que las actuaciones en el entorno del Acueducto requieren una inversión mucho mayor de los 350.000 euros disponibles y es fácil oponerse a realizar un parcheado barato que reproduzca los problemas en poco tiempo —quizá la avenida de la Constitución es el mejor ejemplo— el Gobierno local tendrá que sortear el compromiso que tiene adquirido con Ciudadanos a través del acuerdo de aprobación de los presupuestos para que esa partida se destine a las obras que pidan directamente los ciudadanos y también la moción del PP aprobada en pleno por unanimidad, también con los votos del PSOE, en la que se fijaba que en cuanto hubiera una partida disponible y suficiente se destinaria a reparar el eje de Daoíz.

Luquero ve sencillo satisfacer a Ciudadanos en sus peticiones de presupuestos participativos aplicando su particular visión de la consulta directa: “Implicaremos a los ciudadanos a través de [la concejalía de] Participación, pero las necesidades yo creo que son de sentido común, son evidentes”, apuntó segura de que los colectivos a los que se consulte coincidirán con sus criterios y a ningún ciudadano se le ocurrirá plantear otro tipo de propuestas, por ejemplo para los barrios.

Respecto a la moción que daba prioridad a la reparación de Daoiz, la alcaldesa lo tiene aún más claro con un argumento ya utilizado: “Las mociones son una manifestación de voluntad política y se ejecutarán cuando se pueda”, repitió antes de matizar que “Queremos hacer eso [la obra de Daoiz] pero hay otras necesidades”.

Pese al improvisado dibujo que parece dejar claras sus intenciones de actuar sobre los puntos más transitados de la ciudad, la regidora socialista acabó insinuando que la decisión definitiva está por llegar y que tratará de consensuarla con el resto de los grupos municipales. “hay varias necesidades y no va una antes que otra. Habrá que verlo entre todos”, finalizó.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

2 Comments

  1. El CAT es un buque a la deriva que hundirá la carrera política de Clara Luquero y también la de su concejala de cultura Marifé Santiago, quien mucho prometer antes de meter (cabeza) y después de haber metido, nada de lo prometido. Debería renovarla antes de que se hundan las dos juntas.

    Responder
  2. Que pocas luces tiene la concejal de Ciudadanos en apoyar al Psoe en el tema del Cat. Albert Rivera me gusta mucho, pero a la de aquí no la trago. Cada vez que habla me pone nerviosa. Me arrepiento de mi voto.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *