web analytics

IU desvela otro caso de infracción urbanística prescrito

Un nuevo expediente por infracción urbanística en San Marcos que acabó caducando sin sanción y sin corrección de las construcciones ilegales levantadas en una finca cercana al río Eresma ha sido puesto en evidencia por el portavoz de IU, Ángel Galindo, que ha cargado contra el Gobierno municipal, al que acusa de practicar el “urbanismo a la carta” y de mantener actitudes “caciquiles” en su gestión por las que reclama responsabilidades políticas al concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera y a la propia alcaldesa, Clara Luquero, al tiempo que insinuó la posibilidad de solicitar que la Fiscalía investigue los hechos.

Las edificaciones irregulares que han quedado sin sanción por caducidad , en San Marcos.

El caso denunciado por IU para una finca ubicada en el número 1 de la calle José María Heredero, donde se levantaron dos construcciones de forma irregular con prestaciones muy superiores a las permitidas inicialmente, para una leñera y una caseta de herramientas, está lleno de similitudes con el que se conoció recientemente cerca del Parral que afectaba al exconcejal socialista, Juan Cruz Aragoneses, quien se libró de la sanción derivada de las obras irregulares que realizó en una finca de su propiedad porque el Ayuntamiento le comunicó la sanción cuatro días después de expirar el plazo legal, de cuatro años. “Llueve sobre mojado”, lamentó el portavoz de la coalición, Ángel Galindo.

En el caso de la finca de San Marcos el concejal relató que en el año 2011 se construyeron dos edificios en la trasera de la casa del número 1 de la calle José María Heredero con permisos para leñera y almacén de herramientas que sin embargo los propietarios habrían excedido de largo levantando construcciones mucho más amplias y fuera de la legalidad en un terreno muy sensible, junto al río Eresma, calificado como “no urbanizable especialmente protegido”. Por ejemplo, la supuesta leñera “tiene ventanas y hasta chimenea”, denunció.

Fue el entonces concejal de IU, Luis Peñalosa, el que en febrero de 2012, a raíz de las quejas de otros ciudadanos, llevó el asunto a la Junta de Gobierno Local —entonces presidida por el alcalde, Pedro Arahuetes— que derivó en una inspección de los técnicos de Urbanismo provocando la apertura de sendos expedientes de sanción y de reposición de la legalidad. El propietario recurrió el primero para eludir la multa de 10.000 euros, mientras que aceptó derribar las construcciones irregulares e incluso llegó a presentar el proyecto de demolición que debería haberse ejecutado en noviembre de 2013.

Sin embargo, en los expedientes estudiados por la formación se refleja que las obras no se realizaron y que en mayo de 2014 otro informe de una arquitecta municipal evidencia que los edificios continuaban intactos derivando en la apertura de un nuevo proceso sancionador abierto por Urbanismo dos meses después que sin embargo se cerró de nuevo en septiembre por decreto de la Alcaldía, ya bajo Gobierno de Clara Luquero, en base a las alegaciones presentadas por los propietarios “que no figuran en el expediente”, de acuerdo con Galindo.

Trasera de la finca en la que se encuentran las edificaciones irregulares, junto al río Eresma.

Las sorpresas no acabaron ahí, que en la documentación sobre el caso el concejal ha constatado que dos años después, en enero de 2016 nuevos informes municipales reiteraban que las edificaciones irregulares continuaban intactas y seguían siendo contrarias a la normativa por lo que se abrieron dos nuevos expedientes, el sancionador proponiendo multas de 70.000 euros, por un lado, y el de restitución, por otro, exigiendo la demolición de lo construido.

Ya era demasiado tarde. El propietario acudió entonces al Juzgado Contencioso Administrativo que echó las cuentas de la infracción tomando como referencia de inicio, finales de 2011, según las facturas aportadas por el dueño, y concluyendo por tanto que los expedientes habían prescrito dejando ambos inmuebles en su estado actual: fuera de ordenación, pero sin obligación legal de ser derribados. Exactamente la misma situación que se dio en la huerta del exconcejal Aragoneses.

Prácticas caciquiles y dejación.

El líder municipal de la coalición llegó a sospechar que la dejadez municipal que favoreció a los infractores del barrio de San Marcos podría haber sido pactada entre las partes para favorecer la adquisición por parte del Ayuntamiento de los terrenos del entorno de la Veracruz, de los que esos ciudadanos también tendrían parte de la propiedad, aunque reconoció que no podía certificar esa relación que pidió que aclarara el concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera.

Galindo se mostró además sorprendido por el hecho de que Reguera “no haya dimitido aún por su ineficacia o no lo haya cesado la alcaldesa” y tachó las actuaciones de Urbanismo como “prácticas caciquiles de las que no seremos cómplices ni transigentes”. De hecho, IU cree que las actuaciones de los responsables municipales podrían llegar a calificarse penalmente como prevaricación y no descartó escribir a la Fiscalía para que investigue los hechos aunque de momento exigió que se aclaren los fallos en la gestión desde Urbanismo porque “sea legal o ilegal lo que se ha hecho no quitan la culpa” por su mala actuación a los responsables políticos, Reguera y Luquero.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

2 Comentarios

  1. El titular podría haber sido perfectamente el siguiente,….. “IU estaba cambiando nombres de calles, mientras prescriben casos de infracción urbanística”. Y eso que su concejal lleva tiempo cobrando por hacer de concejal.
    A quien se le ocurre, hacer una leñera con ventanas y chimenea. Que peligroso “delincuente”. Que pedazo de altura la de esas peligrosas construcciones, que son tan altas como la puerta de entrada. Que manera de escojonar el “skyline” de nuestra ciudad. Prisión permanente revisable para el infractor, ya.
    Y en las próximas elecciones, todos a votar a los new-podemitas de iu, que son los únicos que “desvelan” casos de infracciones urbanísticas una vez que han prescrito.

    Editar respuesta
  2. También se podría haber titulado como mamoneo y chanchulleo entre los de siempre pues entre políticos anda el juego o es que como siempre decimos vivimos en Segovia que esto sigue siendo un pueblo y todos nos conocemos y sabemos quién debe favores a quien y que ayuntamientos se gobiernan por quién y para quién

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *