web analytics

IU denuncia nepotismo y opacidad en la gestión de La Cárcel

Ángel Galindo, preparando su rueda de prensa. Bajo estas líneas, vista de La Cárcel Centro de Creación.

Ángel Galindo, concejal de IU en el Ayuntamiento de Segovia, aprovechó la reciente renovación del contrato de asistencia técnica de La Cárcel Centro de Creación “para denunciar y pedir más rigor y transparencia en la contratación pública del ayuntamiento”, dijo. Galindo denunció también que el adjudicatario del contrato “es familia directa de la persona que hace la programación, que a su vez, se contrata a si misma, contratando espectáculos teatrales en los que participa”.

El citado contrato, literalmente para cubrir el “Servicio de coordinación técnica para la realización de trabajos de proyección cinematográfica, videográfica, sonorización, iluminación, tramoya en general y mantenimiento de materiales, a realizar en el Centro de Creación La Cárcel” se adjudicó con fecha de 20 junio por 30.240€ (27.000€ + IVA) a un profesional autónomo, Luis Aguiar, que ya lleva varios años prestando el servicio. Galindo, que evitó dar nombres ni cuestionó la profesionalidad de los implicados remitiendo en todo momento al expediente de contratación, informó que la contratación se acometió por “proceso negociado sin publicidad”, en el cual se invita a un mínimo de tres empresas a presentar oferta. En este caso se invitaron a tres empresas y a un autónomo, que finalmente se adjudicó el contrato pues las otras tres empresas no presentaron puja. “Hemos recibido diversas quejas del sector denunciando un trato de favor. Hay mucha gente en Segovia que trabaja como técnico de sonido y luces y que podrían ejercer también de forma autónoma. En el momento en el que hay una única persona que puede optar a este proceso, es normal que muchos consideren que no ha sido un procedimiento equitativo”, ha señalado Galindo.

Este trato de favor, siguió explayándose Galindo, estaría relacionado con que la supuesta “programadora” es familia directa del tramoyista contratado. Literamente “familiar directo de una de las personas que programa ciclos de teatro y otros espectáculos que se realizan en el centro. Además, esta última en ocasiones contrata obras de teatro en las que  participa”,  denunció Galindo que concluyó instando al consistorio a justificar mejor este tipo de contrataciones “para no dar a entender que se está dando un posible trato de favor, y menos en Segovia, donde nos conocemos todos y nos enteramos de todo”.

No hay trato de favor

La queja de IU es poco consistente. Como recalcan fuentes del área de Cultura del ayuntamiento segoviano, la supuesta “programadora” de La Cárcel Centro de Creación no existe. Los programadores son, en todo caso,  la misma área de Cultura o su concejal, Marifé Santiago.

Si es cierto que Gina Aguiar, hermana del adjudicatario, es una acreditada gestora cultural de dilatada trayectoria en Segovia que, entre otros, coordina dos de los muchos ciclos que se dan en el equipamiento, en concreto Puro Teatro y el Encuentro de Mujeres que Transforman el Mundo. “Por así decir, Cultura la contrata para coordinar estos eventos, de la misma manera que se contrata a Titirimundi, el Muces, y tantos otros ciclos culturales. No es justo decir que ella es programadora, dando a entender que es la que  libremente contrata espectáculos aquí y allí”, señalan en Cultura. Por el mismo argumento que el empleado por IU, se podría arremeter contra el prestigio de cualquier gestor cultural de la ciudad por el hecho de tener un familiar del sector contratado en Cultura.

“Pero es que además, ni ella ni personas ajenas al ayuntamiento realizan la contratación. La adjudicación la informan los técnicos desde criterios técnicos, como no puede ser de otra manera, así que difícilmente ella podría realizar la menor presión para beneficiar a nadie”, añaden las mismas fuentes.

Por lo que concierne al “concurso negociado sin publicidad”, Marifé Santiago, concejala de Cultura, defiende tanto la legalidad como la oportunidad de esta modalidad de contrato. “Es una figura perfectamente legal, que se emplea con normalidad en la administración pública y que sirve a las veces de cubrir un servicio donde prima la experiencia acreditada. Para nosotros es muy importante que nos garanticen esa profesionalidad y es por eso que se recurre a esta modalidad”, asegura la concejala.

Más. “En concreto y para este concurso, se invitó a la persona que ya venía desempeñando a nuestra plena satisfacción el trabajo, como es normal, pero también a acreditadas empresas como Track 13 y Antilus Producciones. Desde Titirimundi nos hicieron llegar su interés por el contrato, y como tienen experiencia en el sector también les invitamos a presentar oferta. Al final, ninguno de ellos se ha presentado”, recalca la concejala.

 

Autor: Cultura

Compartir en