web analytics

Incendio en la catedral… ¿y si pasa aquí?

 

Foto finalista del concurso de imágenes de la Catedral en redes sociales.

Pues mal…  La Catedral de Segovia dispone lo básico para combatir el fuego. Detectores de humo en sus partes más expuestas así como extintores, y el preceptivo plan de evacuación de visitante. Son medidas obligatorias para espacios públicos que los Bomberos de Segovia se encargan de supervisar. Pero a fecha de hoy ni bomberos ni Catedral disponen de protocolos especiales de actuación, ni se realizan simulacros, ni tampoco existe un plan de salvaguarda que en caso de incendio marque unas pautas sobre qué zonas y qué piezas primar para su evacuación… si pasa lo peor.

15 de abril de 2019. El segoviano David Bravo, de turismo por París, se retrata ante Notre Dame poco antes del devastador incendio.

Así lo reconocen los Bomberos de Segovia. «No constan simulacros en la Catedral ni recientemente ni tampoco en el pasado. Tampoco disponemos de un plan de salvaguarda que nos indique qué piezas es prioritario salvar», explica el responsable del servicio, que recalca que «las medidas de protección son responsabilidad de la propiedad». En las oficinas de la Catedral de Segovia informan que la redacción del plan de salvaguarda y los protocolos a seguir en caso de catástrofe están pendientes de adjudicación a una empresa externa, en tanto el responsable de Patrimonio de la diócesis, Miguel Ángel Barbado, señala que «hace tiempo sí se realizó un trabajo conjunto con los bomberos sobre qué obras eran prioritarias».

No en los últimos cinco años y tampoco consta tal plan en Bomberos de Segovia, que reconocen que sí se ha trabajado en lo tocante al área de incunables de la Catedral, una de las joyas menos conocidas pero más importantes del templo, son casi 200 incunables entre ellos el Sinodal de Aguilafuente. Señala Barbado que espacios museísticos como la recientemente inaugurada pinacoteca o el Splendor Dei (el nuevo museo diocesano) si tienen protocolos de actuación contra incendios; los bomberos los desconocen.

Así pues, y tras la catástrofe de Notre Dame de Paris,  trabajar la coordinación será uno de los aspectos a tratar en la previsible oleada de «puesta al día» de los planes de extinción de incendios en espacios como la Catedral de Segovia, y considerados, a efectos de operativo «una pesadilla. Son espacios abiertos donde el fuego se propaga con gran rapidez. El punto débil son las cubiertas, todas de madera, en una hora el fuego podría abarcar todo el edificio», explica el jefe de bomberos. A ello se añade la dificultad de los accesos y lo elevado de la construcción. Callejuelas estrechas, altas torres, escenarios dantescos para la intervención de los bomberos.

El patrimonio de Segovia y el fuego

Recreación de la torre destruida en 1614 a cargo del ilustrador José Casado.

Y eso que Segovia no carece de experiencia en lo tocante a patrimonio masacrado por el fuego. 18 de septiembre de 1614, escribe Colmenares: «cerró la noche con mucha oscuridad y vientos: y cuando nuestros ciudadanos fatigados y lastimosos, miraban el chapitel de la torre abrasado en media hora, comenzaron a arder los enmaderamientos de los tejados del templo”. Un rayo impactando sobre la torre desató un voraz incendio que rápidamente se propagó por las cubiertas de la Catedral aún en obras. La peor parte se la llevó el campanario, terminado en 1568 -como recuerda el ilustrador gráfico José Casado– y que en aquel tiempo estaba rematado por un chapitel piramidal de caoba americana que convertía a la de Segovia en la torre más alta de España, 108 metros. Debía ser de diseño muy parecido al que Viollet-le-Duc, padre de la restauración medievalizante, aplicó en 1844 al pináculo de Notre Dame, ya fatalmente perdido.  «La torre en construcción puede verse gracias al dibujante holandés del siglo XVI Anton Van Den Wyngaerde pero, ¿qué fue de aquella torre, ya terminada, de la que no se conservan trazas ni dibujos?», se pregunta Casado, que aporta su particular visión. Pocos años después, en lugar del remate destruido,  Juan de Mugaguren colocó la actual cúpula de estilo herreriano y chapitel de piedra.

Eso en la Catedral, reinando Carlos II el Palacio de Valsain fue completamente destruido por las llamas; Felipe V pensó en reconstruirlo para finalmente decantarse por uno de nueva planta, el palacio de La Granja. Que tampoco fue inmune, el suceso más grave acaeció en 1918, recuerda el profesor segoviano Luis Bravo, cuando una estufa produjo un incendio que destruyó las cubiertas. Paradójicamente no pudo usarse el riego que alimenta las fuentes, el Mar estaba congelado. Se perdió buena parte de la decoración original, lienzos, estatuas, jarrones, tapices…

Pero el incendio que más persiste en la memoria colectiva segoviana es el del Alcázar de 1862, cuando el castillo ubicaba la academia de artillería. Una estufo provocó el fuego que durante dos días se cebó en torres y techumbres. El Alcázar estuvo 20 años en ruinas. Anualmente, el Alcázar dedica una jornada entera a realizar un simulacro de incendio. Gracias a este ejercicio se han ido depurando los problemas de acceso, de ubicación, interiorizando por parte de los Bomberos y el personal los pasos a seguir. Y es que esperar que pase es la mejor manera de evitar que pase.

Vista de la plazuela durante un simulacro de incendio.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

4 Comments

  1. Y mientras tanto el fuego del olvido devora lenta pero inexorablemente las iglesias, ermitas y hasta los cementerios mismos de cientos de pueblecitos castellanos abandonados a su suerte… acompañados en su camino hacia la nada por casas, corrales, tenadas y por la historia silenciosa y centenaria que se nos escapa de las manos sin remedio.

    Una pena.

    Post a Reply
  2. En la Catedral deberían hacer todos los años un simulacro, como hacen en el Alcázar, que sirve de ensayo y aprendizaje a empleados del edificio y a los bomberos: cómo acceder, donde están los medios de extinción (tomas de agua), dónde usar agua y donde no se puede (archivo), revisión y ubicación de extintores, salidas de emergencia libres de obstáculos, qué obras deben ser las primeras en ser evacuadas, etc…..

    Post a Reply
  3. No tendrán dinero de pagar tanto Ibi… A no! Que están exentas!!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *