web analytics

Guatemala, el país amable que sufre

Centroamérica está atravesando un momento de máxima dificultad social, económica y política, al que no es ajeno Guatemala. Así lo hemos podido constatar un grupo de diputados españoles en un encuentro mantenido estos días con diputados y técnicos parlamentarios de América Latina en la bella ciudad de Antigua (Guatemala) y en una reunión con diferentes diputados de la República en ‘El Honorable Congreso de la República de Guatemala’, como se denomina allí al parlamento unicameral. Con una renta per cápita nominal de 4.500$ y 17 millones de habitantes, este país afronta importantes desafíos. Los altos grados de inseguridad, violencia e impunidad socavan las instituciones del Estado, mientras que la presencia del narcotráfico y el crimen organizado supone una enorme amenaza para la seguridad pública. Un país amable y entrañable que sufre los efectos de las maras juveniles, al igual que El Salvador, Honduras y Nicaragua. La inseguridad se masca, sobre todo en las grandes ciudades como Ciudad de Guatemala, San Salvador o San Pedro de Tula. Salir a pasear o tomar una cerveza son actividades no exentas de riesgo. 

Las altas tasas de pobreza social y exclusión social, superiores al 50 por ciento, sitúan a Guatemala y a sus países vecinos a la cola del desarrollo humano en Iberoamérica. Especialmente preocupante es la desnutrición crónica infantil que afecta a la mitad de los niños menores de cinco años. Estos días, coincidiendo con las ‘elecciones intermedias en EEUU’, se está desarrollando la caravana migrante integrada por 5.000 personas con destino a ese país, que ha partido desde diferentes ciudades de Centroamérica. Es un gesto que reclama justicia social para esta parte del mundo ante la insensibilidad del actual presidente estadounidense, quien ha utilizado a su vez este movimiento con fines electorales a través del mensaje del miedo. Los americanos del Norte constituyen el principal sustento de Centroamérica, tanto por sus relaciones comerciales como por su influencia en la zona. En el caso de Guatemala las remesas de sus inmigrantes suponen el 15 por ciento de su PIB, al igual que en los países vecinos. Pero, a su vez, hacen frontera y sirven de etapa intermedia entre algunos países de América del Sur para la entrada del narcotráfico y del crimen organizado en Estados Unidos. De ahí que el presidente Trump esté desarrollando políticas xenófobas hacia estos países sin llegar a entender que lo que necesitan es inversión para crear empleo, dar futuro a sus hijos y evitar el hambre; y no utilizarlos como mano de obra barata, cuando interesa, en ocupaciones que no quieren los nativos o para apuntalar su mayoría en el Senado norteamericano.

 La debilidad del Estado es patente en Guatemala, como se pone de manifiesto en su incapacidad para abordar el problema de las pandillas delictivas -maras- que operan a través de la extorsión, el narcotráfico, el robo, los secuestros, el tráfico de armas, el crimen…; y reparten su actuación en la ciudad por zonas. Con un promedio de 6.000 muertes violentas oficiales por año, en el que la impunidad llega al 95 por ciento, la seguridad se ha convertido en un problema crítico para que el desarrollo y crecimiento. Las mujeres, una vez más, son las grandes perdedoras con 9,7 muertes por cada 100.000 habitantes, a pesar de ser una sociedad matriarcal. En estas circunstancias es difícil invertir y el turismo huye, a pesar de su belleza natural. El país carece de solidez institucional. La corrupción, el fraccionamiento político y la judicialización de la política hacen imposible que se puedan trazar planes de acción convincentes para abordar en el tiempo la solución de estos problemas. Lo que se topa a su vez con su concepción mezquina de la política como proyecto de poder personal, que la hace incompatible con empresas mayores.

España ha perdido capacidad de influencia en América Central frente a EEUU. España mantuvo su posición colonial hasta 1821. Hoy, a pesar de los fuertes lazos culturales y de hermandad, nuestra presencia actual en términos reales en diferentes ámbitos es testimonial. Los parlamentarios guatemaltecos nos han reclamado una mayor presencia y liderazgo de España en la armonización política regional, como en su momento lo hicieron el Rey Juan Carlos I y el presidente Felipe González. La próxima Cumbre Iberoamericana que se celebrará la próxima semana en Guatemala, con la presencia del Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno español, abre una puerta a la esperanza, y así lo reclaman. Mientras, España destaca por sus programas de colaboración a través de la Agencia de Cooperación Española, como pudimos contemplar en el programa de formación ocupacional y social de la Escuela Taller de la AECID en la Ciudad de Guatemala. Gracias a esos programas 7.000 niños entre 16 y 21 años aprenden oficios como carpintería, jardinería, reposteros… que les permite no ser presas fáciles de las maras y les educan en valores. Pero la región pide más. Está pidiendo, entre otras cuestiones, una posición institucional para resolver el problema de Venezuela, como pudimos comprobar de primera mano, o hacer de contrapeso al actual planteamiento de la administración Trump. Centroamérica pide el cariño y la atención de España como hermanos de patria que fuimos. Nos dieron mucho, y les debemos mucho. Incluido su cariño.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

1 Comentario

  1. No me fío de lo que nos cuenta Usted sobre Guatemala.
    No me explico como el Congreso de los Diputados, le manda a Usted a Guatemala, para que nos cuente en su epístola, como está ese querido País, pudiendo haber enviado al impresentable Errejón, para que nos diga las veces que comen al día los Guatemaltecos y Guatemaltecas.
    ¿Pero que nos está Usted contando, tan calentito en su sillón parlamentario? ¿Que la “esperanza” para los Guatemaltecos es, la “presencia” del “doctor-plagio” en una “cumbre”, y una escuela-taller?
    Que manera de tirar el dinero de los sufridos contribuyentes, Sr. Gordo.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *