web analytics

Gran Chalet ‘El Pinarillo’ 1 (Recuerdos)

Mencionar el Pinarillo y trasportarme en contemplativo éxtasis es todo uno. Correrías de mozalbete por sus ralas y empinadas cuestas en busca de las más rocambolescas aventuras; más tarde de imposibles amoríos.

El ‘Pinarillo’ segoviano frente a la ciudad.

¡Ay! Si los pinos y los ‘hoyos’ hablaran y pudieran contar mis peripecias, las de más de uno, por estos lares.
No sé por qué, me ha venido a la memoria una antigua copla de carnaval (hoy, seguro, tachada de políticamente incorrecta):

Si el pinar, tejadilla y lobones
fueran vigilados de noche y de día
no habría tanto niño en la inclusa
ni tantas mujeres de ama de cría…”.

Hace una década me adentre en esos recuerdos, entre infantiles y adolescentes, y escribí una pequeña crónica de la zona que hoy, en el año de la ‘Constelación Machado’ (Ver Nota 1), retomo en este Blog ‘retrosegoviano’.

Como veremos en las entradas que dedicaremos al ‘Pinarillo’, este espacio estuvo relacionado con el poeta. Machado era gran aficionado, como diría el profesor José Losañez, al arte de la placentera traslación, recorriendo la ciudad y alrededores.

Nota 1: ‘Constelación Machado’.

Logo de el programa ‘Constelación Machado’.

Una iniciativa del Ayuntamiento segoviano que incluye diferentes actos: memorial, exposiciones, ‘parlamento poético’, ‘carnaval machadiano’, muestra de cine MUCES machadiana… todos los actos celebrados en la ciudad tendrán algún tinte del poeta. Todo ello para conmemorar que el 25 de noviembre de este año “…se cumplirán 100 años desde que el poeta Antonio Machado concertara pensión en una modesta casa segoviana”. Machado llegó para ocupar la Cátedra de Francés del Instituto General y Técnico de la ciudad. Ciudad que le albergará hasta octubre de 1932, año en que se traslada a Madrid. Ha pasado en Segovia trece años

Recuerdos con historia.

Recuerdo una leyenda urbana, según se mire se puede denominar campera, que decía que si te adentrabas en el ‘Pinarillo’ había que ir con ojo.

Casa del guarda de ‘El Pinarillo’ antes de su rehabilitación.

El guarda, apodado ‘el Sordo’, que tenía como refugio la caseta, así conocíamos entonces al ‘Gran Chalet’ o ‘Casita Blanca’ actualmente, iba armado de escopeta con cartuchos de sal, que el mismo preparaba, y como hicieras alguna pifia, ¡salva sea la parte! No te sentabas en una temporada. Lo dicho: rumores, ¿o no?

Cuando describí este lugar hace más de un lustro, tanto el pinar, descuidado en su desbroce, como el edificio, estaban en un estado lamentable. Edificio que, como veremos, tiene su historia.

No son pocas las veces que se han realizado planes de mejora para el entorno del ‘Pinarillo’. El problema, como casi siempre, es la continuidad en su mantenimiento: arreglo, foto de rigor y, si te he visto no me acuerdo. Muy nuestro (Ver Nota 2).

Nota 2: Un plan de rehabilitación de la zona del ‘Pinarillo’.

En el año de nuestro relato, 2010, indicábamos en relación al pequeño pinar:

Placa en el antiguo ‘Gran Chalet El Pinarillo’, Segovia.

La concejalía de Patrimonio Histórico ha puesto manos a la obra en el adecentamiento de una parte. Esta vez, con fondos del Espacio Económico Europeo que aportan Noruega, Islandia y Liechtenstein.

Dicen que en total 126.250 euros y un objetivo, según la concejala del ramo: integrar la necrópolis hebrea del Pinarillo en el barrio de la Judería, “tanto para que sea más claro su uso como recurso turístico como para adecuar un espacio milagrosamente conservado durante cinco siglos”.

Al ser cosa histórica, puede que llegara a los oídos de nuestros representantes los ecos de ‘Mínimo Recio‘que, allá por el 1919, quejumbroso escribía:

[…] el pulmón de esta carcomida y achacosa ciudad… por ser más inmediato al cuerpo de la urbe y hasta por estar casi rodeando el corazón de la misma, que es la catedral se hace digno de preferencias que no se guardan… ¡es mucho abandono, señor, señor Ayuntamiento, se entiende, en el que está sumido el Pinarillo!”.

Proseguía comentando en mi escrito: “Hoy día, con cierta frecuencia podemos leer quejas por dejadez en la limpieza y miedos de algunos ciudadanos a que las altas hierbas puedan ocasionar incendios.

Exploradores en el ‘Pinarillo’, Segovia, a principios del siglo XX. Foto Tirso Unturbe, colección Sáez-Laguna”.

El año anterior (2009), otra concejalía, la de Educación, Juventud y Deportes, dentro de los Proyectos Joven’09, elegía la propuesta presentada por la Asociación Scouts de Segovia para la “Rehabilitación de zonas de descanso en el Pinarillo…”.

‘Casita Blanca’ en el ‘Pinarillo’, Segovia.

El objetivo propuesto del proyecto Scout incluía varias fases. Limpieza de la zona, su habilitación y la elección de los lugares donde colocar bancos para el descanso…

Todo apuntaba a que concienciación ciudadana, hay. Otra cosa, como hemos señalado anteriormente, es el sostenimiento público posterior a las actuaciones tras colocarse la ‘medalla’ correspondiente.

En 2012, el ayuntamiento (Área de Turismo) ‘abre la casita blanca del Pinarillo como Centro de Divulgación del Cementerio Judío’…

A la espera de seguir el relato sobre nuestro pequeño pinar, enlazamos una entrada de nuestro Blog de ‘Rutas e Historias’ que describe uno de los recorridos más atrayentes que se pueden realizar alrededor de la ciudad de Segovia y que incluye este espacio: el ‘Balcón de la Mirada’.

De paso, conectamos con el comienzo de esta reseña con un fragmento del romance titulado ‘Caminos del Pinarillo’:

“En aquella noche, Amor,
todo el mundo por delante,
izado en el primer beso
que no supiste negarme.
¡Caminos!… ¡Ay, Pinarillo!…
Quiero volver a soñarte,
a paso lento, intuyendo
la cadencia de tu talle.”

Lo dicho.

Continuará parte 2.

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

1 Comment

  1. Cierto lo de los cartuchos de sal, conozco alguno que lo sintió en sus carnes.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *