web analytics

Giro presupuestario

El Gobierno socialista acaba de remitir a Bruselas el plan presupuestario para 2019. Unas cuentas que concretan unas políticas muy distintas a las que aprobó el PP con sus socios en 2018. Los presupuestos siempre reflejan la valoración económica de los proyectos del Gobierno. En este caso, apuesta por hacer compatible la recuperación y ampliación de derechos, y cumplir con la igualdad y estabilidad presupuestaria. El giro presupuestario va a orientado a blindar el Estado del Bienestar; a recuperar la justicia fiscal, haciendo que pague más quien más tiene, preservando a las clases medias y trabajadoras; a sanear las cuentas públicas; y a sentar las bases de un nuevo modelo productivo más sólido, sostenible y competitivo.

La única manera de hacer viable el Estado del Bienestar es impulsar el crecimiento para generar ingresos y garantizar de esa forma el reparto de la riqueza con las políticas sociales. Todos los grupos políticos han llegado a un acuerdo en la mesa del Pacto de Toledo para que las pensiones crezcan con el índice de inflación real y no pierdan poder adquisitivo, como ha ocurrido estos últimos años. En el mismo sentido, se pretende subir las pensiones mínimas un tres por ciento y soslayar las restricciones a las que fueron sometidas determinadas prestaciones sociales a raíz de la crisis de 2008, una vez recuperados los índices de crecimiento económico. Para ello es obligado reducir el déficit público y bajar el alto nivel de deuda del Estado -el objetivo previsto para 2019 son dos puntos-. El Gobierno del PP nunca ha cumplido el objetivo de déficit público. El déficit para 2019 previsto por Rajoy era de 2,2 por ciento, frente al 1,8 que está planteando el nuevo Gobierno. El ajuste del déficit estructural asciende al 0,4 por ciento del PIB, en línea por lo marcado por Bruselas. El Gobierno de España contará, sin duda, con el visto bueno de la Comisión para desarrollar unas cuestas públicas expansivas y dinamizadoras de la actividad económica, a la vez que compatibles con los objetivos de estabilidad presupuestaria. Las previsiones indican que estos presupuestos nos permitirán crecer, según todas las previsiones, en 2019 un 2,3 por ciento del PIB, por encima de la media de los países de la zona euro, reducir el paro al 13,8 por ciento de la población activa, creando un millón de empleos nuevos en nuestro país.

El tema más controvertido es la subida del salario mínimo. Subir el salario mínimo un 22 por ciento en un año significa un gran esfuerzo para muchas empresas. Una subida que afectará, en caso de materializarse, a dos millones de españoles. Una medida justa cuando en los últimos años ha caído con fuerza el peso de la remuneración de los asalariados en el PIB. Es adecuado que el Gobierno intervenga fijando un salario mínimo para los más desfavorecidos, un salario ante todo digno, más cuando el salario de los ejecutivos creció un 43 por ciento entre 2013 y 2017, que de esta forma carecen de legitimidad para oponerse a esta medida. La ortodoxia económica enseña que la subida de los salarios siempre ha de ser progresiva y ligada aumentos de productividad. El crecimiento económico aconseja medidas que permitan cohesionar la sociedad y con ello favorecer el consumo y la creación de empleo, al menos si el viento viene de cola. Su efecto multiplicador es siempre mayor en la subida de las rentas bajas que en las altas.

La Comisión devolverá el documento a La Moncloa pidiendo el presupuesto aprobado por el Congreso, no sin antes efectuar alguna matización, que para eso tienen un papel asignado de supervisión y que la actual ministra de Economía conoce a la perfección, pues ese era con anterioridad su cometido. Aprobar el presupuesto no va a ser tarea fácil. Algún espontáneo de Cs ya ha afirmado en un periódico nacional, en primera página, que la Mesa del Congreso lo bloquearía por ilegal. Mis compañeros de Mesa me dicen que no están en esa dinámica, por fortuna. Aun así PSOE y Podemos suman 155 escaños. Hacen falta 21 escaños más. PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias – 7 escaños en total- tienen buena predisposición para aprobar las cuentas públicas, pero pedirán algo, aunque sea testimonial. En la misma línea se moverá ERC -9 escaños-. Incluso así harían faltarían seis votos más. Contar con los votos afirmativos del PdCat -8 escaños- o Bildu -2 escaños- es una empresa imposible, pero no así su abstención que facilitaría que los 169 escaños del PP y Cs se viesen superados por los 171 del resto.

Todos los grupos políticos, todos sin excepción, quieren agotar la legislatura. Todos quieren ganar tiempo ante la alta incertidumbre futura, la inmadurez y desconocimiento de algunos de sus líderes. Se verbaliza un mensaje que no se corresponde con la realidad, al menos ese es mi testimonio personal en las conversaciones que tengo día a día. España necesita un presupuesto que nos permita tirar con fuerza para ganar el futuro y el proyecto que se ha presentado lo permite. El presupuesto de 2019, tal y como está planteado, es el presupuesto de la dignidad para todos aquéllos que sufrieron en sus espaldas las graves consecuencias de la crisis. Ahora necesitamos una oposición responsable que se ocupe de los problemas de los ciudadanos y no sólo de su visión partidista. El Grupo Parlamentario socialista mayoritariamente optó por desbloquear la situación política y abstenernos para poder conformar un Gobierno de España en 2016. Pensamos en el bien de España y nunca en nuestros intereses de partido, a pesar de la incomprensión de algunos de nuestros compañeros. De la misma forma que en 2017 facilitamos la aprobación del techo de gasto para posibilitar la aprobación de los presupuestos del PP y Cs en 2018. Ahora estos dos partidos no sólo se oponen al techo de gasto propuesto por el Gobierno de España, sino que lo bloquean de una forma espuria en la Mesa del Congreso. El patriotismo del que presumen deviene en un gran fiasco que les vacía de contenido ideológico y les presenta como meros oportunistas del circo mediático en el que muchos quieren convertir la política.

Todo indica que el Gobierno tiene la firme voluntad de aprobar las cuentas generales del próximo año y agotar la legislatura en 2020. Un Gobierno siempre tiene que ser sólido y afrontar los problemas con convicción y fortaleza. Lo que no puede hacer nunca es el “don Tancredo”, y de eso tenemos una fuerte experiencia en los últimos años. Las cuentas públicas proyectadas para 2019 son valientes, ambiciosas y sociales. El giro presupuestario puede ser una realidad repleta de justicia social para muchos españoles, a pesar de que algunos prefieran que todo siga igual. El reformismo debe ganar la batalla al conservadurismo. Nos irá mejor, sin duda, visto lo visto.

 

El País, Las Cuentas Estado del Bienestar, Pensiones Salario Mínimo

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

2 Comentario

  1. No se preocupe Usted, Sr. Gordo, que esos “maravillosos presupuestos” que pregona saldrán adelante.
    No es necesario que nos los “venda”. No nos va a quedar mas remedio que comprarle el “crecepelo”.
    Pero por lo menos, cuéntenos la verdad, hombre, que ya no nos asustamos de nada con Ustedes en el “gobierno”.
    Hablemos de las horas y horas que han estado los podemitas en Moncloa haciéndoles los presupuestos. Dicen las malas lenguas, que el tal “Che-Nike”, era el “puto amo” de Moncloa (en ausencia del “doctor”, claro). Ja, ja, ja, ja,….. quien se lo iba a decir al famoso “echeminga”, un impresentable que tenía que llevar años dimitido por practicar el “no-contrato-black”, que iba a hacer, él solito, hasta unos PGE. Y hasta con “logo” podemita en las hojitas. Lo nunca visto, poner al mismo nivel el Gobierno de España con el de los podemitas, que lo que quieren es la destrucción de España. Lamentable.
    A lo que iba,……. que eso, que no se preocupe, que sus presupuestos los aprobarán.
    Como todo el mundo sabe, de ello se encargará la peor calaña existente en España. Creo que a estas alturas, no necesitará decirle de quien hablo, ya que son actualmente “socios” de su partido.
    No tenga miedo Sr. Gordo, que los golpistas-indepes se lo aprobarán. Ahora están haciendo el “paripé”, y Usted lo sabe. Y el Marques de Galapagar también lo sabe, pero como lo que le gusta es hacer el tonto (y Ustedes le dejan, claro), pues se monta sus “performances” para salir por la tele, seguir “blanqueandose” y continuar con el “engaña-bobos”.
    Espero y deseo que el Psoe pague duramente en las urnas del 2.020 esta traición. Les debería dar vergüenza.
    Le repito, Sr. Gordo, no tema Usted por “sus” presupuestos, sus “super-presupuestos”, que a los golpistas-independentistas, proetarras y bolivarianos solo les interesa que el “doooooorctor-fraude” siga subido en Falcons y helicópteros.
    Sean Ustedes un poquito “listos”, y aguantenles el “farol”, y sobre todo no les den más pasta, por favor, no sean “pardillos”.
    Por último, me gustaría, (aunque ya se sabe que nunca responde a las cuestiones que se le plantean), que preguntara al “doctor-fraude” sobre unas declaraciones que escuche ayer por la radio.
    Estaba en la FASA de Valladolid el susodicho, y expresaba….. “su confianza respecto a un “ciclo expansivo” y “de crecimiento” de la economía fruto de unos “pilares muy sólidos”. Ja, ja, ja, ja,
    Si, Sr. Gordo, lo ha leido Usted bien,…… “FRUTO DE UNOS PILARES MUY SÓLIDOS”.
    Pues bien, por favor, hágale llegar al “doctor” mi duda,…… ¿Y esos “pilares tan sólidos”, los ha levantado el propio “doctorcito” en cuatro meses, o son los mismos “pilares tan sólidos” que nos dejó vuestro amiguete Zapatero en 2.011?,…… ja, ja, ja.
    Y otra pregunta, ja, ja,ja,……. ¿cabe la posibilidad de “pensar”, que el “constructor” de esos “pilares tan solidos” fuera un Señor con barba, Gallego para más señas, que “pasaba por allí”?

    Post a Reply
  2. Bueno, D. Juan Luis, ¿qué le pareció ayer día 24, el “repasito” de Pablo Casado al “doctor-fraude”?

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *