web analytics

Gallegos: ‘Implante de dedo’ en Torregil

El dedo ya vuelve a señalar al cielo en Gallegos. A primeros de julio terminaban los trabajos de restauración de Torregil, un  viejo campanario de líneas románicas que hace siglos perdió su planta superior, quedando en precario equilibro unos dos metros de media pared, a modo de dedo señalando al cielo. “El Dedo de Dios”, le llamaban en la comarca.

El domingo 12 de febrero de 2017 un vendaval como no se recuerda «mutiló» el dedo. Un golpe duro para los vecinos de Gallegos, que tienen en Torregil su principal seña de identidad. El campanario, probablemente una reutilización de una torre defensiva, perdió su principal encanto. Ya tras la tormenta, el acalde, Victoriano Sancho, hacía votos para una pronta reconstrucción del torreón. El problema es que los escasos habitantes y menos medios del consistorio no alcanzaban para los aproximadamente 30.000€ que costaba la obra.

«La verdad es que desde Segovia Sur nos han ayudado mucho. Ellos han puesto el grueso de la ayuda, movilizado a Junta y Diputación, y entre todos hemos podido reconstruir Torregil», explicaba Sancho. Para «el implante» se utilizaron las piedras originales, se habilitó además una sujección interior de acero, que además de asegurar el dedo, permitirá nuevamente la visita a la torre. Al ser de propiedad privada, el arreglo ha motivado también un convenio con la propiedad para regularizar la cesión al consistorio durante 10 años de la construcción.

La reconstrucción ha traído, también, la polémica. La parte reconstruida ha recibida un tratamiento de consolidación que hace que las viejas piedras de toda la parte superior refuljan en blanco, en claro contraste con el amarillo-ocre de la base. Bien parece que la torre ha untado su dedo en nata. Sancho explica que «nos han dicho los técnicos que con el tiempo los colores se igualarán», al tiempo que recuerda que el proyecto de restauración se hizo siguiendo a pies juntillas las indicaciones de la comisión de Patrimonio. «Queda blanco porque había que hacerlo así, pero con el tiempo esperamos que quede como estaba».

Arriba, estado actual de la torre. Sobre estas líneas, Torregil antes de la tormenta y después.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *