web analytics

Fuencisla ‘Indoor’

 

La controvertida decisión de Julio Borreguero, presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de la Fuencisla, de suspender la tradicional procesión del traslado de la patrona de Segovia de su santuario a la Catedral marcó el inicio de las celebraciones. Eran las 18 horas. No es que hubiera muchas nubes pero entre pecar por exceso y hacerlo por defecto se optó por lo segundo en medio de las imprecaciones y protestas de buena parte de los centenares de devotos que aguardaban a la salida e interior del templo. La Virgen subió en furgoneta hasta la puerta de San Frutos y de ahí a la sacristía en andas atendida por las camareras. Era el Plan B: realizar todo el ceremonial a cubierto en la sede segoviana.

Pero la gente no lo sabía, y como para entonces no asomaba rastro de nube y la tarde estaba cuasi veraniega, la plaza era un desconcierto general. «¿Cómo que no viene la Virgen?», comentaban los habituales. Empezando por las autoridades cívicas y religiosas. Era el día de los suplentes, con Clara Luquero y el obispo, César Franco de baja, sustituidos respectivamente por Jesús García Zamora, y el vicario general, Ángel Galindo. Según el plan B, el alcalde accidental aguardaba a la puerta del templo, donde debía llegar la escolta de honores de la Academía de Artillería. Que lo hizo pero en su lugar habitual, frente al Ayuntamiento, donde esperaban otro grupo de concejales con resto de autoridades, bomberos y cuerpos policiales en uniforme de gala.

Así que, idas y venidas del personal de protocolo, para terminar improvisando la parada, sin Virgen ni obispo (pues el vicario se fue para la sacristía) en la plaza y frente al Ayuntamiento. Desde donde ya, más o menos, se montó la procesión de autoridades hacia la Catedral. Una vez dentro, la compañía de honores se dispuso en un ala junto a la sacristía, los políticos, con la novedad del senador Javier Maroto, de frente, los músicos de la banda donde buenamente podían, los fotógrafos allá por el medio, y los devotos repartidos por todo el templo. Entre medias, los de la Esteva.

No es la primera vez que la lluvia, o un tímido apunte de la misma, obliga a celebrar la procesión por el interior del templo, pero la última vez fue hace más de cinco años, entre suplentes y desentrenados hubo que improvisar. Desfile, procesión y jotas, todo dentro. En tanto en la puerta de la Catedral gran mogollón de segovianos, algunos intentando salir y otros entrar, porque, y finalmente esto es lo importante, devotos los hubo a miles.

Accidentado inicio pues del novenario de la Fuencisla, con sus ofrendas florales, vigilias y misas (en el enlace, programa completo), y que terminará el 29 de septiembre con el regreso de la venerada imagen a su santuario junto al Eresma.

De Arriba a abajo. Camareras de la cofradía atendiendo a la Fuencisla en la sacristía de la Catedral. Comitiva de autoridades, con el «de Sotosalbos», Javier Maroto como principal atracción. Mini procesión del consistorio del Ayuntamiento a la sede, con Jesús García Zamora de alcalde en funciones.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. sin comentarios……estado aconfesional y basta de hipocresía . si se ha suspendido es que habría anunciado su presencia el gafe de escalona …. y que emoción ver a Maroto .

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *