web analytics

Estampas de Aldea, rescates desde el exilio interior

Portada-Estampas-de-aldea-copiaBREstampas de Aldea es un libro especial por dos factores. En primer lugar por el autor, el maestro segoviano Pablo de Andrés Cobos (La Cuesta, Segovia, 1899- Madrid, 1973), es la figura sobresaliente del magisterio segoviano. Impulsó y participó en la creación de la Universidad Popular Segoviana y en las Misiones Pedagógicas. Asimismo, fue uno de los artífices de la revista Escuelas de España, vital en la regeneración pedagógica. Su nombre se encuentra asociado a la Institución Libre de Enseñanza y al poeta Antonio Machado. cobosSocialista y republicano, terminada la guerra Cobos fue expulsado del magisterio y hubo de reconducir su trayectoria profesional en el exilio interior, en Madrid en la docencia de oposiciones, que a partir de los 60 alternó con la publicación de poesías, artículos sobre Machado o incluso colaboraciones con Estudios Segovianos.

Y es que además de un maestro comprometido con la renovación pedagógica de la II República, Cobos brillaba como poeta y escritor, como lo prueban los 36 relatos, pensados como lectura didáctica, que integran Estampas de Aldea. Frente a las temáticas moralizantes de la literatura escolar de la época, Estampas de Aldea supone un baño de realidad, en el que los alumnos del medio rural aprendían a leer sobre la base de sus experiencias en el trabajo diario. Ilustrados además por otro grande del grabado, Miguel Prieto.

Estampas fue un libro absolutamente rompedor. Nunca antes la literatura escolar había abordado temas tan naturalistas desde una óptica tan realista. De hecho el libro iba a ser editado en 1933 por Espasa Calpe, pero la editorial se echó atrás ante la temática «cruda» de algunos relatos, que trascienden la imagen idealizada de lo rural que el stablishment consideraba digerible para el alumnado. En Estampas hay peleas de niños, el homicidio de un pastor, agravios sociales, alumnos haciendo novillos y disfrutando de la libertad… Textos vanguardistas que, a la vez y hoy, nos trasladan una imagen del campo de enorme atractivo histórico y verosimilitud cuasi etnográfica (o sin cuasi). Finalmente, Cobos decidió editar el libro en 1935 a través de la editorial en la que colaboraba, Escuelas de España. Pero en 1937 el libro fue prohibido y expurgado de las bibliotecas. Hasta ahora, constaban no más de 3 ejemplares en las bibliotecas españolas.

164 Mecenas

estampaslotebrHabía que recuperarlo. Es así que 80 años después, Aku Estebaranz -administrador del magnífico blog Arqueología de ImágenesAinhoa Zufriategui y Carlos Díez aunaron esfuerzo para editar una ambiciosa edición conmemorativa faccsímil, que costearon a través de una ejemplar campaña de crowdfunding en lo que probablemente sea el proyecto de micromecenazgo más exitoso de cuantos se hayan realizado en Segovia. A través de la plataforma Verkami, y en 40 días, el proyecto consiguió 7.236€ aportados por 164 mecenas. «Eso nos permitió lanzarnos a la edición del libro», explica Estebaranz, que achaca el éxito del proyecto a «la propuesta en sí, y a habilitar diferentes tios de patrocinios para diferentes tipologías de mecenas, así como a tocar a diferentes grupos de potenciales interesados, desde el público local, a la comunidad didáctica, interesados en general en la II República, entre otros». Un presupuesto que permitió encarar el proyecto desde los máximos estándares de calidad y afrontando los imprevistos, como la aparición de una correspondencia de Cobos que obligó a rehacer el estudio biográfico introductorio. Una caja de sorpresas que no termina, en marzo, con los primeros ejemplares ya en la calle, apareció la portada original de Prieto.

Un libro para bibliófilos que se vende con estuche, el ejemplar facsímil y un apasionante estudio introductorio m en el que se narra tanto la vida de Cobos como de su mujer, Enriqueta Castellanos, también maestra, así como las vicisitudes del propio libro. Pero es igualmente un material imprescindible para los estudiosos de la literatura escolar, Y de la buena literatura, en general, con una prosa encuadrable en el realismo social y costumbrista y que rinde culto al mundo rural.

Los veíamos pasar y acudíamos a la cañada a despedirlos y darles la bienvenida. En octubre y en abril. Días de sol, con esmeralda en las praderas, el dolón, dolón de los zumbos y el rebaño coronando la cresta del cerro. A su encuentro salíamos y acompañábamos buen trecho a los pastores. Primero los mansos, grandes, valientes, con nombre propio y amigos de los zagales, con los zumbos, dolón, dolón, dolón; el grueso del rebaño luego, los carneros, las ovejas, las primalas, los borregos; los borricos, las yeguas y los pastores marginando; sueltas las cabras, sin disciplina, saltando de pared en pared y de peña en peña; las voces de los pastores, con su zamarra al hombro, con su garrote en alto, amenazando a las ovejas que se retrasan o se descarrían, bajo el brazo algún corderillo que acaba de nacer… Estampas de Aldea, Hacia Extremadura

Un libro que nos complace añadir a nuestra tienda para su venta on line por 25€ ¡envío gratis!

bodaestampas


 

EstampasdeAldeaPostFinal

Compra on line

Author: Cultura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *