web analytics

Esquiar en Andorra

andorraVale. Tengo ciertos prejuicios contra Andorra. Al criarme en Lérida, era habitual tropezar con andorranos. Eran los ricos en aquella España de los 70. Conducían Mercedes, cochazos como el Dodge Dart de 145 caballos… “No saben conducir, luego van y se matan”, mascullaba mi abuelo, al volante de su 600 mientras el andorrano le rebasaba con una indignante indiferencia. “En las carreteras de montaña, cuando adelantas hay que tocar la bocina”, sentenciaba el abuelo con el fastidio del veterano (ojo, guía-conductor asignado al GTA del Ejército del Este, con experiencia -básicamente desafortunada- en los frentes de Aragón y el Ebro).

Patanes y nuevos ricos. Pues venían de pobres, como sus vecinos de las aldeas pirenaicas. Pueblos desertizados de piedra picada y calles asfaltadas de caca de vaca (preciosos, por cierto, y hoy reciclados en urbanizaciones de adosados de estúpido aire alpino para solaz de bricomachos).  Andorra venía del mismo barro, de la misma peste de estiercol, siendo su principal fuente de ingresos el extraperlo y la emisión de sellos. Pero he aquí que la Guerra Mundial convirtió el coprincipado en una Suiza Meridional. No había extradición con el resto del mundo, de manera que cuando alguien pegaba el palo y se largaba con la recaudación de la empresa terminaba en Sant Julià de Lòria (no así los políticos, que tiraban para Francia, el señor obispo de La Seu d’Urgell no quería líos con Franco). Es fama también que no pocos judíos ricos se refugiaron allí con la persecución. Y sabido es que donde recalan judíos no tardan en aparecer bancos. Y grandes almacenes sin impuestos que motivaban procesiones comerciales. De algún modo, con sus Mamut y Pyrénés,  era como Las Vegas del consumo para los paletos que veníamos del Colmado Consuelo. Recuerdo Andorra como una fastidiosa calle interminable, encajada entre barrancos, donde mi madre perdía el caletre y nos hacía volar de tienda en tienda presa del síndrome black friday… “Mirad: Yogures Yoplait a peseta, papel de váter doble capa, ¡como en Francia!”, decía la buena mujer, como la que descubre pepitas de oro en el corral. Ni que Lérida fuera el Sudán.

envaliraAsí que se les tenía por unos capullos, a los andorranos. Que hablaran perfectamente el catalán y el castellano no facilitaba su reconocimiento social. Lo empeoraba. En la época, que un alemán fuera rico, pase… pero que uno moreno y de pueblo, que hablaba como nosotros,  tuviera esos cochazos y se limpiara el culo con doble capa… eso no podía ser bueno… ¡Andorranos!

Pero la envidia es ambivalente. Cada año a campamentos, a la quinta leche, perdidos a 2.000 metros. En esto al renqueante autobús le adelantaba un cochazo con la placa, AND. Y la chavalada arrancaba en retahílas de tu puto aquel y tu puta aquello. La misma chavalada, digo, que otro lunes aparecía radiante fardando de reloj digtal. “400 pesetas en Andorra, tíos… allí tienen de todo”,

Tienen pistas de esquí. Y a lo que voy. ¿Cómo se entiende que el IMD del Ayuntamiento de Segovia escoja para sus campañas de Esquí Alpino, invariablemente, año tras año, Envalira, Andorra? Una semanita del 12 al 17 de febrero, a 490€. ¿Es que también se dedican a viajes organizados? Vale, ya imagino que el contribuyente no pone un duro. Como no hay impuestos y es más barato, la hostelería local les pasa un pack a precio súper. No hay impuestos, los currantes (todos españoles) no cotizan pensiones ni mandangas, hay un montón de tiendas sin IVA, Marlboro a 3,50€. Y hasta algún banquito de estos de entrar y susurrar discretamente ¿oiga, es aquí para lo de las cuentas en B?

Lo suyo, pienso, es que si el IMD desea promocionar el esquí pase de Andorra y monte más excursiones a la Pinilla o Navafría. Quieras que no, los de Riaza viven de eso y bien que a los pobres les toca venir a la capital a echar el día a mirarse la glucemia. Quid pro quo. Pues no. Autobús y para Envalira (Andorra). ¡Hay que joderse! Al menos, y a la que vuelven, me le pido al concejal que se traigan unos cartones, que ya lo hablamos tras el pleno.

Concluyo. Crecí. Maduré. Ya no me caen mal los andorranos así en general y hasta tuve un lío con una. Cuando están ahí en la repesca de Eurovisión batiéndose el cobre con Moldavia me digo, venga va, y hago un poder. ¡Al final, hasta les tendré cariño!

 

 

 

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

5 Comments

  1. A qué…..viene esto. Yo creía que igual que uno va lloorado de casa , se escribe sin fobias que no interesan.Te has retratado

    Responder
    • ¿Asombrarse? Uno tiene un Blog, personal, y escribe lo que le apetece. Como leerlo, lo lee quien le apetece. A mí me parece una entrada divertida, en la línea de don Luis, aunque en el fondo lo de abroncar por no esquiar en Segovia, donde hay nieve de vez en cuando, no pueda estar de acuerdo.

      Responder
  2. El problema gordo de preparar para nieve, lo que sea, en La Pinilla o Navafría e incluso en Navacerrada, es el mismo señor Besa: la nieve. La Pinilla, es un invento de una época (a mí me recuerda, en parte, a los grandes macro-proyecto-caudillistas de la bonanza politicoeconómica en la que nos decía que vivíamos hace dos días, hasta la crisis). Nieve poca, en La Pinilla, además, hielo y viento para aburrir. Añada usted a esto la altitud y la temperatura del calentamiento, ese que es mentira, y tenemos lo que se dice un pan para unas hostias. Si se quiere programar cursillos para nieve hay que ir donde efectivamente hay nieve. Después, ya si acaso, pues esquiamos por aquí. Pero en principio, salvo que quieras, casi con toda seguridad, suspender la actividad, sigue programando fuera(no se suele preparar de hoy para mañana). Vale, nos quedamos en territorio español, por lo de crear riqueza en el país: Pirineos o Sierra Nevada. Bueno, el primero si es la zona de Cataluña, no sé si se considera territorio nacional 😉 Salud! y nieve polvo.

    Responder
  3. Ciertamente, en España, no queda otra que tirar de nieve artificial, lo que precisa cuantiosas inversiones y no siempre inocuas para el medio, como ha sido el caso de Aramón, en el Pirineo oscense o CETURSA en Sierra NEvada (ambas de las respectivas autonomía y que invierten un pastizal). En estas pistas se llegó a la conclusión de que la única viabilidad pasaba por asegurar la nive por la vía de innivar, que ya digo, supone tirar conducciones en plena sierra, azudes de recogida de agua etc… ampliar superficies esquiables, etc…. Salvando los aspectos medioambientales, que es mucho salvar, y millonaria inversión por delante solo al alcance, me temo, de la Junta, La Pinilla tendría un notable recorrido comercial, pienso, sin ser para nada experto en eso.

    No va de eso el artículo. Más bien, y en tono de humor (gracias Lector) se cuestiona las bondades de contratar viajes desde la administración local, encima a pistas que compiten con el mercado nacional en condiciones fiscales sin comparación posible. Entiendo que lo suyo sería desde el ayuntamiento “hacer patria” y apostar por la Pinilla, que ya existen muy buenas agencias de viajes privadas que pueden organizar viajes grupales a Andorra y otros sitios. Pero nada, si tanto de ustedes no lo ven así… ¡Qué se le va a hacer! Otra vez será. Gracias por leernos y comentarnos.

    Responder
  4. No es ver o no ver señor Besa. Sí, La Pinilla tiene cañones, pero volvemos a la dura realidad: viento, hielos, mucha pista para expertos y condiciones para hacer nieve… cuando se puede ¿a cuánto sale el metro de innivación? Esa es la cuestión o la question que decía el de la calavera, creo

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *