web analytics

¡Es el día de San Frutos! 2018

San Frutos. Programa 2018

Ermita de San Frutos en un meandro del río Duratón, Segovia.

De extremo a extremo de la provincia de Segovia circula hoy una vibración del sentimiento, reconcentrándose en la capital y en las pedregosas soledades de un falciforme promontorio de la tierra sepulvedana, como focos de más intensa emoción. ¡Es el día de San Frutos! […]” (Segundo Gila).

Escribía Segundo Gila, hace casi un siglo, en 1919, una columna, en la prensa local, titulada ‘Los tesoros del pueblo’.

Con el recuerdo de esta crónica queremos rendir homenaje al anacoreta segoviano Frutos, a los bellos parajes que taja el río Duratón por tierras sepulvedanas, y a él mismo (Ver Nota 1).

Como es habitual, enlazamos entradas de este Blog relacionadas, en este caso, con el tema que nos ocupa: San Frutos y los parajes del río Duratón por tierras de Sepúlveda.

Enlace: Un paseo por un Parque Natural.

Enlace: El río Duratón y el convento de Ntra. Sra. de la Hoz.

Nota 1: Segundo Gila.

Segundo Gila, médico cirujano vinculado a la vida natural, al que hemos conocido en alguna de nuestras entradas, como ‘los Spa de antaño’, relacionado con el ‘Balneario Segoviano’.

Segundo Gila, dibujo.

Amigo de la naturaleza, Segundo, pertenece a una saga familiar pionera en el estudio y descubrimiento de la Sierra de Guadarrama. Félix Gila protagoniza subidas a Peñalara y la Mujer Muerta.

También los Gila, (I, II y III), como recuerda, el doctor catedrático en matemáticas, Pelayo Artigas Corominas, en ‘Ayllón en la historia’, participan, junto a Juan Zuloaga, Mariano y Agustín Ruiz, José Vargas y otros personajes que se van uniendo en el camino al grupo, en el intento de avistamiento del eclipse de sol de 1905 en Riaza.

Pese al duro viaje desde la capital segoviana por ‘la ruinosa carretera que no se acaba nunca’, el eclipse, muy tratado en los medios de comunicación de la época, fue para ellos, como indica el capítulo del libro un ‘A no ver el eclipse de Segovia a Riaza’. La nubes y la lluvia impidieron su empeño.

Segundo Gila fue presidente de la Diputación Provincial de 1925-1930 y fundador con Blas Zambrano del periódico ‘La Tierra de Segovia’.

En el relato que tratamos, sobre la fiesta de San Frutos, asocia, en pocas palabras: la tradición ‘un poco fantástica’, nos dice, pero bella; la vida de la gente del pueblo y su integración con la Naturaleza y la espiritualidad que desprende

Acto del programa de fiestas de San Frutos de 1988.

Una agitación que, todavía en 2018, sigue levantando emoción y pasiones, a veces, encontradas entre tradición y devoción.

La ermita del Santo se llenará de fervorosos practicantes y en la capital, el programa de actos, que incluyó hace unos días este digital, contará con:

Espectáculos de magia, conciertos, bailes, el tradicional paso de la hoja y las sopas de ajo la noche del 24 al 25 de octubre.

El día del Patrón, no puede faltar, el popular Villancico del santo en la seo segoviana

Enlace: Programa de Actos: enlace acueducto2.

Continúa el escrito de Segundo Gila:

[…] Y el segovianismo que consiste en conocer lo nuestro, amar lo nuestro y mejorar y defender lo nuestro, no es integral, es incompleto, si no suma a todas las ansias, a todos los esfuerzos en pro de los intereses ideológicos y materiales, el respeto, la defensa, la exaltación de estos sublimes tesoros espirituales del pueblo, vinculados en su fe y transportados años y años en el vuelo del ave, un poco fantástico, pero bella de la tradición.

Cruz conmemorativa de la peregrinación, de 1901, delante de la ermita de San Frtuos.

Enlace: El venerable San Frutos, Patrón de Segovia.

Las almas se visten hoy de alegría; jaranera y ritualista; la gente del pueblo se solaza merendando copiosamente en honor de su santo, que tanto ayunó; de las Nieves a los altos de Chamberí, se esparce por las praderas, altozanos y graníticas roquedas, la muchedumbre ganosa de sol y plácido holgorio.

EL eremita Frutos taja la tierra ,con su vara, al paso de los moros.

Es en el campo donde se festeja un santo que en las soledades campestres buscó defensa contra el pecado; es en los tibios días del ocaso otoñal, cuando la melancolía del ambiente, la serena tranquilidad de árboles y sembrados, preparándose a dormir el suelo del invierno, parecen simbolizar el ascetismo y la dulce resignación de aquel santo que pasó la vida en perpetuo otoño de pasiones preparándose para la muerte.

Son San Frutos y su fiesta un positivo elemento de la Segovia integral. ¡Loémosles!”.

Enlace: Una excursión al Duratón en 1919.

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

1 Comentario

  1. La devoción a San Frutos Bendito pasa por el sentimiento más íntimo y profundo de la identidad Segoviana. Conservar, y vivir, la festividad y lo que comporta es rendir homenaje y vivencia a la Segovia de nuestros padres y que queremos identifica con una trayectoria histórica irrenunciable.
    !!! Viva San Frutos Bendito!!!

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *