web analytics

Enero cansa a cualquiera

La plaza Mayor, dos días después de la gran nevada.

No quería yo dejar este mundo sin conocer de cerca de la famosísima gacela del Serengueti —qué mayor está ya la pobre— y por fin me he dado el capricho pero chico, es que vuelvo en magas de camisa y me encuentro con que aquí ha caído una nevadita de las de mi época. Lo digo por el volumen de nieve caída, pero también por las consecuencias y su gestión. ¡Chico! como en aquellas que recuerdo de los 70, pero medio siglo después. Con resignación.

Bueno no es exactamente igual, que ahora hay redes sociales donde el titular se lo hace uno mismo a medida y es fácil vender rapidito la “eficacia” de las actuaciones y el “muchísimo esfuerzo” que están haciendo unos y otros. Y yo que reflexiono que si en una empresa se trabaja mucho, mucho, muchísimo, pero se produce poco, poco, poquísimo es que algo no funciona y la quiebra es segura…

Fíjese cómo será la cosa de las redes sociales que el Ayuntamiento comunica en esta crisis por esa vía cosas como que no aplicaría la ORA por lo de la nieve —creo que en realidad es porque no se puede aparcar sobre el hielo— y su gabinete de prensa no se lo cuenta a los medios locales periodísticos hasta muchas horas después, con la medida ya en marcha. Qué tiempos, qué costumbres.

Bueno, hombre. No se preocupe demasiado. En una semana o dos como mucho, si no se vuelve a liar, todo estará limpio del blanco elemento y sus hielos y si es menester, para primavera se reparten unas medallas por trabajos meritorios a una selección de empleados públicos, que eso gusta mucho y cuesta poco.

Bueno, al menos sabemos que se han llenado los pantanos —y las montañas de nieve— y se han acabado las alarmas por sequía que nos tenían bien preocupados a todos, aunque no las discusiones por el agua que me han contado que el otro día había reunión en Palazuelos por lo de la cacera de Navalcaz y allí se plantó el estudioso del líquido elemento, Ignacio Tapias, convencido de que la reunión tenía que ser pública y desatendiendo las efusivas invitaciones a que se marchara. Al final el alcalde, Jesús Nieto, decidió desconvocar la reunión original y llamar a los representantes de los quintos a su propio despacho donde sólo entra quien él quiere…

Hombre, ya que ando por la provincia hago parada en el Espinar donde la alcaldesa, Alicia Palomo, anda “invitando” a los vecinos a que se organicen por su cuenta para movilizarse por una solución a la travesía de la N-VI en San Rafael… Hace unos meses, la regidora hasta dio un ultimato al Ministerio y a la Junta advirtiéndoles de que o solucionaban la cosa en tres meses o la preparaba pero bien gorda… Ahora, cumplidos los plazos, cree que la iniciativa en las protestas “debe partir de los vecinos”. ¡Qué cosas!

Los reyes viajaron en coche para ir a Torrecaballeros y Cabanillas. (Foto: FB de Rubén García.)

Más asuntos en el alfoz que tengo que hacer referencia al alcalde de Torrecaballeros, Rubén García, que el hombre igual preside los plenos, hace de chófer para los Reyes Magos o se arremanga para quitar la nieve de las calles del pueblo con notables resultados si hago caso a su cuenta de Facebook.

La alcaldesa saludando a un grupo de ciudadanos desde la cabecera de la cabalgata.

Cierto, me perdí la cabalgata de la capital pero bueno, podré pasar sin ello, que he visto todas las que ha organizado directa o indirectamente Clara Luquero y la verdad es que ya me la sé, que va calcada, conozco las caras, posición y gags de los músicos, sé de la escasa interactividad de los monarcas y conozco el ritual de centenares de desordenados pajes con la única ocupación de lanzar miles de caramelos que luego… se quedan en el suelo a montones. 5.000 euritos se han gastado en los dulces este año. Por cierto, lo de la alcaldesa abriendo el cortejo en coche policial del que se bajaba durante el recorrido para cobrar su cuota de protagonismo entre los ciudadanos (o eso parecía), feo, feo, feo.

Asistentes al vino para el tejido asociativo local ofrecido por el grupo municipal socialista.

¡Caramba! También me he perdido los vinitos esos de Navidad, que quería haber ido al de la alcaldesa con el “tejido asociativo” —un poco rimbombante ¿No?— donde es fácil encontrarte a los mismos de la cabalgata, o del descubrimiento de una placa en honor al titiritero Julio Michel, o de la inauguración de la Casa de la Lectura, pero que este año tenía menos representantes del “tejido” y sí muchos miembros del staff del PSOE.

Será que huele a elecciones. Los del PP ya lo reconocieron directamente durante su propio vino navideño en el que anunciaron que ya están preparando las candidaturas y se calcula que este verano estarán conformadas. Ardo en deseos de conocer la lista de la capital, en la que dicen que no se descartan cambios y ya que estamos, me intriga ver la lista de procuradores donde estoy seguro que los habrá, que lo de los congresos pasados del partido se tendrá que notar ¿No?

Y encima a la provincia le toca un procurador menos por culpa de nuestra caída de población en picado que han puesto nuestra cifra de habitantes en los años 70, como la gestión de las nevadas. ¡Pero si hasta el primer niño del año, Mateo, tardó día y medio en nacer! Así no vamos bien.

Como no le veo muy por la labor de procrear varias veces podemos hacer que siempre sea Navidad o Nochevieja, que son esos días en los que vuelven “al pueblo” buena parte de los segovianos que ya no viven aquí y que con su regreso hacen que, por unos días, seamos todos los que deberíamos ser si fuéramos capaces de mantener y dar trabajo a nuestra propia gente.

Eso sí. El año pasado batimos récord de turistas y, por ejemplo, 681.291 de ellos visitaron el Alcázar. Una pasada. ¿No le consuela?

 

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

4 Comentario

  1. Lo de la alcaldesa en el coche de policia local abriendo el cortejo ya lo hacia Pedro Arahuetes desde sus inicios, cuando su jefe de gabinete era un de los actuales editores de este medio. Supongo que entonces también estaba feo, feo,feo

    Post a Reply
    • Jajaja, Ceferino (será un alias). Si, estoy totalmente de acuerdo con Don Justo: feo, feo, feo. Ya me lo parecía entonces.

      Post a Reply
      • Había tantas cosas feas que así duró usted 😉

        Post a Reply
        • con la primera insinuación sobre cualquier cosa. Es lo que tiene los franquiciados de Partido de ‘empresa u empresarios’ con espíritu de ‘soy el amo… y en la burra mando yo’, y poco cercanos ideológicamente a la matriz ¡Salud!

          Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *