web analytics

Emergencia climática, crisis mental

Montón de gente, millar largo por la calle José Zorrila abajo clamando por la salvación del planeta, ¿y qué vas a hacer? Pues te sumas, después de todo es mi planeta y va de bajada, te fumas un cigarrillo y salvas el mundo. Aunque ya de vuelta uno no podía dejar de pensar que, o se cambia de estrategia, o vamos dados… Emergencia climática.

Que sí, que sí, que todo esto del clima es muy importante. Sin duda, que no podemos fumarnos el planeta, que el Amazonas es muy importante y los plásticos y tal y cual, que sí… Todo eso es verdad.

Ocurre que uno está más que harto de desinformación. Ver a llorones que te ponen la foto de un osito blanco, muertecito el pobre; una tortuga con el pico atrapado por una cinta plástica de latas de Pepsi. O que te bombardeen con bobadas como que en 50 años habrá que ir con botas de pescador por las calles de Sevilla. La niña esa que grita y abronca a los gobiernos. ¡Pero si es sueca!, su país es de los que más y mejor invierten en sostenibilidad. Podrían poner en su lugar a un adolescente de Bangla Desh curtiendo pieles en un aljibe de excrementos y lejía. Al menos quedaría más creíble.

Tantas gilipolleces dichas en plan catecismo. Tanto gráfico distorsionado donde, para acojonar, juntamos los valores del eje de las X y alejamos el de las Y para plasmar una curva ascendente vertiginosa. ¿Pero qué pretenden? Tanta instrumentalización política. Lo del Amazonas, pongo por caso, en realidad, episodios de quema masiva de rastrojeras (y no lo digo en plan peyorativo)   ilustradas con fotos de un incendio en Brasilia, que queda a tropocientos kilómetros de la selva más cercana. Y la culpa de Bolsonaro y la extrema derecha, ocultando que en la progresista Bolivia las cosas están no ya igual, sino peor. ¿De qué va esto? Cuando menos nos pueden ahorrar la tontería del «pulmón del planeta», «donde se produce el 50% del oxígeno que respiramos». «Con esta nueva tecnología salvamos X mil árboles». «Comprando esta pulsera contribuyes a fijar 27 kilos de CO2!» ¡Por los clavos de Cristo! ¿Es necesario recurrir a tanta estupidez? Y si realmente somos tan burros como para creernos toda esta sarta de patrañas, intoxicaciones y bulos, ¿realmente alguien piensa que vamos a salvar el planeta? ¡Una mierda vamos a salvar!

¡Pobrecitos atunes y merluzas que confunden las botellas de Bezoya con gusanitos y se mueren! Soslayando la triste realidad, el 85% del plástico mundial se vierte al mar desde no más de 8 ríos asiáticos ubicados en China, Indonesia, India y Vietnam. Y majos y majas, si lo del plástico fuera lo más chungo que echamos al río, tira que te va…

De manera que la niña gritona debería poner nombres y apellidos a sus acusaciones: señores de la China, de Vietnam, de Bangla Desh, ¡no hagan más el guarro! Solo que ellos, los señores de la China y Vietnam, por cierto comunistas (o al menos lucen la hoz y el martillo en la bandera) le dirán, mira niña, ya quisiéramos, pero cuando tienes adolescentes curtiendo pieles en aljibes de ácido tu prioridad es la comida de pasado mañana y no si el Mediterráneo estará en Mequinenza dentro de 1000 años. Y es así. En su lugar, a los papás de la niña en cuestión les crujirán bien pronto con un impuesto más, hala, eso por ser líderes en reciclar y vanguardia en sostenibilidad. De manera que por contraste la vieja tenería  del Brahmaputra será aún más rentable y guarra. Más mierda al Índico, si cabe (que lo dudo). Pero claro, hacerlo al revés, que en lugar de que sean los papás de la niña,  que sean los de la tenería los que paguen el arancel, ni hablar. Eso suena demasiado a Donald Trump… Quita, quita… Eso sí que es populismo y lo demás historias…

Paso del cambio climático. Me han dicho ya tantas bobadas y contrabobadas, se genera tal clima de torquemadismo contra el que se atreve a poner algún pero que no hay quien me baje ya del burro de que es básicamente un chanchullo sin sentido (y te lo digo a ti, que vives de dar la brasa proyectando gráficos achatados por el lado que te interesa). El clima no es fijo.  Lo que yo quiero saber es en qué cantidad hay de cambio inducido por el hombre.  Qué diferencia hay de cuándo la atmósfera multiplicaba por 10 la concentración de CO2 o respecto a los óptimos climáticos de tal o cual época. El grado de resilencia de los ecosistemas. Soluciones implementables y no brindis al sol. Y en lugar de explicaciones concisas van y me restriegan un gráfico hecho un churro como si fuera la espina dorsal de San Jordías de Efeso. ¿Como que no crees en Dios, Luis? ¿Acaso no ves qué este tarro guarda un cacho del espinazo del santo? Y les tengo que recordar una y otra vez: yo no digo que Dios no exista, digo que este espinazo es de cordero.

Así que he decidido olvidarme del clima y poner todo el énfasis en un problema mayor, real y empíricamente contrastable. Que vivo, padezco y puedo pesar y medir desde que levanto dos palmos del suelo. La contaminación. Este es el problema. Contaminación macro y contaminación micro. Tanto la sistémica inducida por nuestro humano anhelo de vivir más años, mejor y más jóvenes, como la realmente dura, la personal que provocamos día a día con nuestro coche, con nuestro dispendio de agua, con nuestro disparatado consumo low cost que premia lo que contamina y castiga lo que limpia. Con nuestros viajecitos a precio de chollo a ecoparaísos a los que volamos quemando queroseno y que recorremos untados en crema en prevención del cáncer. La mierda que deja este buen chaval – manifestándose hoy a mi lado por la «emergencia climática»- cada viernes cuando se va de botellón. La cagada de perro que deja el guarro de mi vecino en la acera del pueblo. El problema, amigos, no es el clima. Es algo mucho peor: la contaminación.

El mundo debe ser un sitio más pulcro. Empezando por el pedacito que asoma detrás de la ventana. Más información sobre cuánto y cómo reciclamos. Y cómo mejorarlo. Menos despilfarro de recursos, más consciencia de qué compras y a quien lo compras. Más ciencia y menos política. Menos soflamas pro-contra o anti sistema. Menos maximalismos, en el fondo destinados a a convertirse en vaselina para calzarnos un nuevo impuesto. Y sobre todo, y por favor, no más bobadas. Ni adorables niños gritones, ni fotos de animalitos pasándolas canutas, ni montajes de postales con frasecitas que escuecen de pura cursilería… Racionalidad y ciencia. Punto pelota. Ciencia de la buenas, de la que se cuestiona a sí misma… ¿Pero cómo facilitar datos científicos a un rebaño de borregos que confunden dióxido y monóxido y se enchufan seis cucharadas de azúcar según se levantan por su  salutífero»efecto bio»? Jesucristos veganos, magufos, homeópatas, conspiranoicos anti vacunas, arrimadores de ascuas a la sardina, multinacionales guarras que se lavan a escupitajos dándoselas de redentoras porque han prohibido las cucharitas de plástico en la máquina de café de la oficina. Y la gente se lo cree…

La emergencia climática es, en verdad, una emergencia mental. Lo primero de todo: formarse y estudiar. Pero miren si estará mal la cosa que aquí en Segovia, alguien ha decretado que lo mejor para el planeta era hacer hoy una huelga en los institutos. ¡Pues así nos va!

Masiva participación en Segovia de la convocatoria mundial por la convocatoria climática. Más de mil participantes, muchos adolescentes y jovenes que partieron de la vieja estación para llegar al Azoguejo por el eje de José Zorrilla.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

16 Comments

  1. Se puede decir más alto pero no más claro.

    Totalmente de acuerdo con lo expuesto en el artículo.

    Post a Reply
    • Sobretodo porque te sientes muy identificada con la segunda mitad del titulo

      Post a Reply
  2. Yo flipo con la bajeza moral de este artículo, grosero, soez y sin escrúpulo alguno,por supuesto voy a abstenerme por educación de calificar a quien escribe esto, aunque suele ir de la mano del artículo, pero eso ya para cada cual, eso sí, usted, sin decirlo a las claras moda acaba de llamar gilipollas a todos los que asistimos, yo creía que este periódico digital era faltón en el nido de víboras que se ha convertido su sección de comentarios, pero veo que también lo es en sus artículos, di usted escribe de esa manera, como quiere que los comentarios de su sección sean con respeto???

    Post a Reply
  3. El artículo es muy correcto y real. Hay gente que utiliza el Clima para sus fines políticos (algunos ayer llevaban camisetas donde ponía Antifa),les importa muy poco su Planeta. Otros después de la Manifa se irían de botellón. Y otros a sus SUV a quemar todo el gasóleo posible. Mucha incoherencia y frikismos. Encima la alternativa que plantean es la vuelta al Neardental comunista y una sociedad de recolectores de semillas. Me quedo en el siglo XXI.

    Post a Reply
  4. Da en el clavo. La Izquierda va a sacar tajada de la confusión mental. Estado de emergencia irracional. Más ciencia y menos pasión.

    Post a Reply
  5. El próximo artículo escríbalo antes de ir al bar o al menos con el primer sol y sombra

    Post a Reply
  6. Entre artículo y comentarios, veo que hay por ahí mucho comentario negacionista, tierraplanista y geocentrista (bueno y mucho de ‘ego’centrista). No sé si los manifestantes serían de izquierda o mediopensionistas, pero la cosa queda en ultraconservadores trumpenianos bolsonarianos total. Sino, simplemente, en ejercicio de correveydiles para despreciar a lo que parece se considera gente de izquierda y personas con rabo, un tanto de franquismo bunkeriniano. Me temo mucho que la ‘ciencia’ a la que se hace referencia les va a dar la razón. Empiecen por vender propiedades en el mar Menor la cosa se pone jodidilla.

    Post a Reply
  7. Verdades como puños. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo del señor Besa.

    Post a Reply
  8. Lo ha bordado Usted, Don Luis.
    Lo de la huelga, eso que que es de «emergencia mental».
    ¿Y nadie ha hecho una foto de como quedó la calle después del paso de la «mani»?…… Se admiten apuestas,….. ¿mas limpia?….. ¿mas sucia?
    ¿Y cuantas de esas «criaturitas» se fueron de «botellón» a dejar hecha una pocilga la Hontanilla, o donde tocara ese viernes el «mamoneo»?
    Todas esas «manis» (absurdas, por cierto) están bien, para que la gente salga a dar un paseito. Nada más. Como bien dice el Sr. Besa, las «manis» en Segovia, a los que realmente contaminan en Bangladesh (por ejemplo), como que «se la traen floja».
    ¿Alguno de los presentes en la «mani» se ha preocupado en saber, si los representantes politicos «progresistas-ja-ja-ja) a los que votan, no son unos completos incompetentes en la gestión de residuos, y la depuración del agua residual?…… Sin ir mas lejos,……. ¿está limpio el Eresma?……. ¿Y por qué no lo está si «supuestamente» todos los pueblos rio arriba, tienen «flamantes» depuradoras?….. ¿quien no está haciendo su trabajo?
    ¿Para cuando una «mani» para eso?

    Post a Reply
    • Pues yo creo Luis que, en el fondo, estás defendiendo lo mismo que yo, que ayer sí acudí a la manifestación.
      Que tenemos que cambiar hábitos empezando por nosotros mismos y lo que contaminamos a diario no está lejos (más bien lo contrario) de luchar por tener un planeta mejor.
      Agradezco la postura crítica, ayuda a pensar y reafirmarme en lo que considero adecuado.

      Post a Reply
    • Eppur si muove, señor botellón.

      Post a Reply
  9. Desde luego, leyendo éste artículo, y alguna de las respuestas, se da uno cuenta de que no hay remedio. Hay tanta gente que excusa la realidad (incluido el autor del artículo) que por más que se diga, se exponga, se justifique, da igual. El ser humano no es diferente a los demás seres vivos, seguimos los mismos patrones que cualquier otro bicho, o sea, no ve más allá de las propias narices. Los «puntos de inflexión» (dramáticos) llegarán antes o después, y a quien le toque correrá a rezar a dios de turno o a maldecirá su suerte. Y artículos como este quedarán (al menos para esos sufridores) como pruebas de la ceguera colectiva de una especie como cualquier otra.

    Post a Reply
    • Estimado inmigrante segoviano ed altri… Lo que deben ustedes preguntarse es que avances reales se han producido (que los ha habido) en la lucha cotnra la contaminación cómo, dónde y por qué. Y qué avances No se han producido y las cosas van a peor, cómo, dónde y pq. Yo he llegado a la siguiente conclusión.

      A- Estamos ante un problema básicamente de origen demográfico. En consecuencia, no cabe hablar de una solución total sino una minimización de impactos (no siendo, claro, que aboguemos por soluciones radicales contradictorias con los derechos humanos que considero innegociables).
      B- Actualmente la contaminación atmosférica y del agua tiene de largo su principal vector en el Mar de la China, donde se concentra un tercio de la población y más de la mitad de la industria más contaminante. Tenemos pues un segundo problema en términos de desarrollo asimétrico. Pronto tendremos, si no lo tenemos ya, un segundo vector en el Atlántico, en la costa africana.
      C- Cerrar el desarrollo asimétrico de estas regiones no es una opción. Tal vez el gobierno nigeriano se puede permitir firmar un bonito papel en el que diga Nigeria bajará sus emisiones un 20% en 20 años. Pero los habitantes de Nigeria no se lo pueden permitir. No en un horizonte de 40-50 años. Problematizar el progreso no es una opción en los focos donde verdaderamente se está produciendo el grueso de la contaminación de atmosfera e hidrósfera.

      En consecuencia abogo por soluciones implementables del tipo tecnologia de la minimización de impactos y también por aranceles reversibles constructivos. Es decir, penalizar con un 2% las compras a países contaminantes dineros que se queda un consorcio internacional y que revierte en inversiones ambientales en las zonas toxicas. Si tienen ustedes alguna idea en este sentido, pues encantado (ahora, si me van a hablar de relatos, de cambios de modelo y de demás polladas, entendiendo que eso son soluciones, pues bueno, libres son pero excusenme de participar)

      Y por supuesto, toda la politización electoralista del problema no es que sobre, es que es del todo contraproducente. Confundir esta lucha con la protesta por un parking de caravanas o un parque de aerogeneradores es total y absolutamente contraproducente. En su lugar propongo encauzar esa energía humana en la limpieza de las riberas segovianas, que falta hace. Todos los sábados, un tajo. Que yo con mucho gusto seré el primero en ayudar

      Post a Reply
      • Secundo su propuesta de limpieza, de unas riberas que deberían estar ya limpias, con tanto «ecologista» en «acción».

        Post a Reply
      • Pues ese es el camino. Me alegro de su respuesta Don Luis. Dar soluciones y no poner en tela de juicio a quien denuncia, reclama o se queja. Contradicciones todos tenemos, pero el problema es lo importante. Cuando esa chiquilla (Greta) dice lo que dice, a quien se lo dice, cómo y porqué se lo dice, solo merece respeto, admiración y aplauso. No tiene porqué tener razón en todo, ni caernos bien, no hace falta. Ha despertado la conciencia de mucha gente y eso es lo importante. Ahora debería entrar en juego gente como usted, con ideas claras aportando soluciones (aunque no esté de acuerdo con todos sus planteamientos. ¡Sería un asco estar de acuerdo en todo!). Y yo también me apunto a limpiar riberas, caceras, cauces, montes…

        Post a Reply
  10. Pues lee estudios cientificos, no cargues contra las personas a quienes les preocupa el tema, no lo politices, y cuando vayas al campo déjalo un poquito mejor q como lo encontraste. No hace falta q el mundo se entere de q estas frustrado… ánimo!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *