web analytics

El vuelo de las mujeres

Tengo pendiente una conversación con sesudos sociólogos para ver si me explican el fenómeno del 8 de marzo, Día de la Mujer, que si miro las fotos de años anteriores reunía en concentraciones a 200 manifestantes en el mejor de los casos y en esta ocasión ha sacado a la calle a millares en Segovia. Hombre, la policía contó 9.000 aunque parece un cálculo hecho “a favor de obra” y un poco exagerado. Pero eran muchas, muchísimas para esta ciudad en la que una manifestación del 1 de mayo, por ejemplo, no pasa de unos centenares.

Digo yo que los sindicatos que, otra vez, han hecho un papelón de los buenos, pensarán algo después de quedarse totalmente fuera de conexión con un movimiento popular que me obliga a quitarme el sombrero ante la Plataforma en Segovia de la Asamblea del 8M formada por mujeres muy jóvenes, sin jefas, estructura, ni ganas de protagonismos personales que, chico, lo han bordado —espero que no me crean machista por la referencia al noble arte de coser— en su organización y en sus discursos.

Las sociedad en lucha por la igualdad. Y mire que yo ya conocía algunas mujeres destacadas que ahora lo serán más. Ahí está María Zambrano, una de las pensadoras fetiche de los de Cultura del Ayuntamiento de Segovia empeñados en recordar su paso por la capital, a la que ahora una compañía aérea va a homenajear poniendo su imagen en la cola de un Boeing 737 para que a la malagueña “de altos vuelos” se la vea bien en todo el mundo.

Cuestión de estar en el lugar donde a uno se le ve bien debe de ser el origen del desencuentro montado por la presidenta de las Cortes regionales, Silvia Clemente, en el Comité de Gobiernos Locales que el PP celebró el sábado en Segovia con presencia del ministro Montoro que estaba de tan buen humor que hasta quiso ser gracioso en sus discursos aunque no, no lo logró.

La segoviana, miembro destacado de la ejecutiva regional del PP se encontró con que tenía una silla reservada en primera fila entre los participantes pero no en la presidencia de esa reunión que organizaba Génova y no dudó en pedir explicaciones allí mismo al coordinador general del partido, Fernando Martínez Maillo y al presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, cuyas caras eran todo un poema. A pesar de todo, Mañueco parecía tranquilo en el desenlace del revuelo mientras Clemente abandonaba el parador encapuchada y con paso acelerado…

Cabecera de la mesa del comité de Gobiernos Locales del PP celebrada en el parador.

Ya había oído hablar en los mentideros de Valladolid de una discusión similar que se produjo cuando la Presidenta de las Cortes supo que no estaba invitada a intervenir en un comité intergeneracional que se celebró en el mismo parador en diciembre y al que al final tampoco asistió. Como soy curioso, me he puesto a mirar las fotos de los actos de la ejecutiva de su partido de los últimos meses y resulta que sale muy poco. ¡Bah! Será una casualidad. ¿No?

No se si habría mujeres entre los miembros de la banda que descerrajó las puertas del centro comercial Luz de Castilla y dos tiendas de telefonía para robar teléfonos de los caros. Me he preocupado más al saber cómo dos coches que salen de Segovia por la autopista de Madrid no pudieron ser interceptados en todo el recorrido pese a que la carretera tienen contadas las salidas y los nacionales avisaron a los Guardias Civiles de los puestos que hay en el camino. Me ha dicho uno que sospecha que los guardias andaban cortos de coches porque el parque está muy viejo pero mi jefe dice que eso se lo han negado tajantemente en la subdelegación del Gobierno…

Hombre, es la misma representación gubernamental de la que salen notas de prensa en las que cuentan que “un hombre” que vivía en “un pueblo” había sido detenido “un día” por hacer apuestas, para qué explicar “cómo” o “por qué”, con una tarjeta de crédito que no era suya. Siendo tan diáfanos en las informaciones que ofrecen, si los cacos se hubieran escapado por falta de medios para perseguirles lo dirían ¿No? Será que los malos corrían mucho.

Dos trabajadores trasladan un cuadro rescatado de la capilla durante el simulacro en el Alcázar.

Lo que sí se hizo a la vista de todos y con guión fue el simulacro de incendio en el Alcázar, ese que conmemora el fuego de 1862 que dejó la fortaleza en su esqueleto de piedra, que presenció en primera línea, junto al general De Santos, la alcaldesa de la capital, Clara Luquero y al que llegó tarde, muy tarde, el también miembro del Patronato del Alcázar y presidente de la diputación, Francisco Vázquez, que sin embargo aún tuvo tiempo de colocarse en la foto, que siempre gusta tener un recuerdo de estas cosas.

Para el recuerdo, por inédita, sería la formación de una comisión de investigación sobre el Cat que ha pedido el PP de Raquel Fernández en el Ayuntamiento de Segovia a la que Luquero ha contestado que “no hay nada que investigar”, eso sí, después de saber que Ciudadanos prepara otra pirueta imposible para evitar que sus socios socialistas pasen el trago…

Qué raro, los de C’s no han dicho nada de la falta de licitadores en el concurso para hacer la auditoría de Urbanismo que los gobernantes del PSOE les prometieron hace año y medio. Y mire que las condiciones son un caramelito: el Ayuntamiento paga el trabajo a dos duros y en la empresa que lo quiera hacer tiene que haber media docena de especialistas muy especiales y un historial de trabajos similares pese a que no es nada habitual investigar los departamentos municipales de Urbanismo. Muy raro que no se presentaran centenares de propuestas, ya le digo.

Un acto con alumnos en el edificio María Zambrano, de la UVa.

Quizá los concursantes trataran de enviar sus plicas por internet usando la red wifi del Campus de la UVa y les tocara en el grupo de los siete de cada diez intentos de conexión que fracasan por la baja calidad de la red que se usa también en las clases, incluidas las de informática, que se imparten allí. Cosas de la Segovia tecnológica en la que dicen que se basa nuestro futuro. Ya verá cuando llegue el 5G, ya.

 

Ya ve que la semana ha sido agitada así qué lo que necesito es relajarme un poco. Lo haría en las termas romanas de Confloenta, que son grandes, pero aún están en plena excavación y no se si puedo esperar tanto.

Vale, pues una ducha de contrastes calientes y fríos y a por otra semana.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *