web analytics

El ‘Resurgir’ del sargento Barbero

Registro de una vivienda por miembros del EDOA en la operación ‘Resurgir’.

La operación desarrollada por el Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Segovia por la que se ha desarticulado una importante banda criminal de narcotraficantes que actuaba en Segovia, Madrid y Burgos con 23 detenciones y la incautación de 13 kilos de cocaína, además de otras sustancias constituye el mayor éxito policial en la provincia de los últimos años, como lo demuestra que diera cuenta de sus detalles a los periodistas la delegada del Gobierno, Mercedes Martín, flanqueada por los mandos policiales y el hecho de que se haya acabado con todos los escalones de la banda.

La actuación de los guardias civiles en este caso tiene un detalle común con otras grandes operaciones realizadas en Segovia: al frente de ella, como responsable del EDOA ha estado el sargento, Miguel Barbero, reintegrado ya hace meses en sus funciones después de pasar un periplo judicial e incluso penitenciario, durante tres meses, al que se vio abocado tras ser acusado por Asuntos Internos del cuerpo, a partir de investigaciones de la Policía Nacional, de distintos delitos de los que luego fue totalmente exonerado por los juzgados de Sagunto, Segovia y la Audiencia que ordenaron el sobreseimiento libre de su expediente y su reintegración al puesto.

De hecho, aunque el EDOA ha seguido trabajando con éxito, lo cierto es que las últimas grandes operaciones contra la droga llevadas desde la Comandancia de Segovia —La operación “Parcero” con ocho detenidos e incautaciones por 1,2 millones de euros o el desmantelamiento de una banda dedicada a la producción a gran escala de marihuana y su distribución, con cinco detenidos— se realizaron sólo unas semanas antes de que Barbero se viera obligado a dejar su cargo por las acusaciones que pesaban contra él y sólo después de su regreso al cargo se ha producido la última gran campanada, la desarticulación de esta banda de traficantes de cocaína. No parece probable que se trate de una casualidad.

No es extraño por tanto que la operación lleve el nombre de “Resurgir”, un guiño que parece arrancado de lo más profundo del pundonor del sargento, que asistió a la conferencia de prensa en la que se cantaron los éxitos del grupo que dirige situándose en la parte de atrás de la sala, ajeno a los flashes, con la misma discreción con la que ha realizado el trabajo por el que se ha asestado un durísimo golpe a “los malos” tras cinco meses madurando la investigación y todos sus flecos.

“Los nombres siempre los pone el equipo de investigación y por supuesto siempre tienen algo detrás, algo que forma parte de ellos que yo no voy a decir. Pero seguro que los que son de aquí pueden hacerse una idea de por donde viene”, apuntó con una sonrisa el teniente coronel jefe de la Comandancia de Segovia, José Luis Ramírez a preguntas de los periodistas, precisamente sobre el motivo del nombre “Resurgir”.

Probablemente, los seis miembros del EDOA y su responsable ya estén embarcados en nuevas investigaciones de las que, como en “Resurgir”, quedará como resultado la satisfacción del trabajo realizado con honestidad y lealtad y ese agradecimiento que los guardias civiles dicen percibir de la sociedad y de los ciudadanos hasta cuando su trabajo no trasciende a los titulares de prensa y que otorga a la Benemérita las cotas más altas de popularidad entre los españoles.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

1 Comment

  1. Excelente artículo que sirve de información y de homenaje. Lástima que sean los de siempre los que pongan la cara bonita con su sonrisita delante de los medios y los que se lo curran jugándose la vida, estén detrás en un segundo plano.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *