web analytics

El Policlínico 18 de julio «se cae a trozos»

Los bomberos se vieron obligados a intervenir en la mañana del 26 de abril en el antiguo Hospital Policlínico 18 de Julio, en el centro histórico de Segovia, ante el desprendimiento de tejas y cascotes. El vendaval de los últimos días se había cebado en un edificio sin mantenimiento desde 2007. Tras acordonar  la zona,  y con apoyo de una grúa, los bomberos procedieron a retirar los elementos más inestables. «Está fatal, se cae a trozos», era el diagnóstico de lo técnicos encargados de revisar la situación.

La concejala de Urbanismo, Claudia de Santos, señalaba su preocupación por el estado del inmueble y destacaba la ausencia del mínimo mantenimiento en años. «No nos consta que hayan hecho absolutamente nada y manifiesta ya un importante grado de degradación», explica. Pinta mal. Exteriormente el principal reflejo del abandono es las persianas, ventanas abiertas con cristales rotos, pero la principal preocupación estriba en las cubiertas. En cualquier caso, deficiencias que revelan el nulo mantenimiento del edificio.

¿Pero a quién corresponde el mantenimiento? La titularidad del inmueble es de Patrimonio del Estado correspondiendo su gestión al Ministerio de Empleo. Lo que fuera un hito en la sanidad segoviana, puesto en servicio en los años cuarenta del siglo pasado, terminó en 2007 cuando cerraron las últimas unidades habilitadas para la atención de crónicos y otros servicios, que se reunificaron en el Hospital General una vez concluida la ampliación y renovación del mismo. En los años subsiguientes Empleo amagó con encasquetar el edificio a Sanidad de la Junta, que no quiere saber nada, y a los sindicatos y organizaciones empresariales, herederos legales de la Obra Sindical franquista que promovió el Policlínico. Sin embargo, tampoco los agentes sociales entraron en el acuerdo. A fecha de hoy, el Gobierno Central sigue siendo el titular y el responsable de mantener un edificio que se cae a trozos.

Urbanísticamente está emplazado en suelo dotacional de carácter sanitario, lo que le resta cualquier valor inmobiliario. Habría que modificar el PGOU para convertirlo, por ejemplo, en edificio residencial, lo que a su vez topa con las reivindicaciones de colectivos cívicos que, agrupados en la Plataforma de defensa del Policlínico y hasta más o menos 2016, reivindicaron con insistencia que volviera a tener un uso hospitalario. Ese año la Diputación aprobó una moción para darle un carácter socio-sanitario. Pero la reivindicación popular fue perdiendo fuelle eclipsada por la prioridad de conseguir un ambulatorio en Nueva Segovia o un centro específico para la atención de enfermos de Alzheimer. El caso es que su situación urbanística se mantiene y en tanto no se revise el ministerio no puede darle otro uso al Policlínico que el sanitario, si bien las competencias en la materia están en manos de la Junta que no considera ni viable ni necesario volverlo a poner en funcionamiento. Así pues, y en la ciudad que alardea de 5G, ahí van otros miles de metros que se degradan en pleno centro de Segovia y que se suman a universidades cerradas, centros administrativos que han huido a la periferia, colegios, palacios abandonados…

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *