web analytics

El Pavo tiene dueño

Julio Martín, flanqueado por Hugo Sanz e Iván Gómez.

Julio Martín se ha proclamado, por octavo año consecutivo, ganador de la tradicional carrera del Pavo, la carrera de bicicletas sin cadena que se celebra el día de Navidad desde hace 83 años, imponiéndose a los 93 corredores, seis de ellos mujeres, que han participado en la edición de este año.

En una mañana de climatología favorable y ante un numeroso público apostado en los distintos puntos de la competición, la exigente prueba obligó al ganador y los finalistas, los jóvenes, Hugo Sanz e Iván Gómez, a realizar tres veces el recorrido que en su caso les lleva a coronar el recorrido hasta la plaza de Adolfo Suárez —el punto más alto de la ciudad amurallada— a base de golpes de riñón y movimientos del manillar sobre sus máquinas.

Entre los corredores, cumpliendo también con una larga tradición estaba el exprofesional segoviano y ganador del Tour de Francia, Pedro Delgado, que captó la atención del público aunque demostró que esta no es su especialidad llegando tan sólo al principio de la calle Cervantes, mientras que la organización, el club ciclista 53×13, dedicó la edición de este año a Antonio Llorente Illera, «Saronni» y Manuel Gea, fallecidos este año a causa de accidentes de tráfico mientras practicaban el ciclismo.

En la línea de meta, Martín celebraba su cuarta victoria dedicándosela a su padre aunque reconocía que el esfuerzo «cuesta cada vez más, sobre todo por la edad», aunque prometió intentar conseguir una nueva victoria el año que viene para igualar el récord de la prueba. No lo tendrá fácil «vienen apretando por atrás», dijo abrazando a los otros dos finalistas, los jovencísimos Sanz y Gómez. «Cada vez se preparan más y mejor y la diferencia de años se nota», suspiró.

Tras una primera tanda con todos los corredores en liza, los nueve mejores corredores se dividieron en tandas de tres semifinales para decidir los tres finalistas, todo en un periodo de tiempo de dos horas. El recorrido, como es habitual, se iniciaba en la plaza de Día Sanz pasando por el Azoguejo, la calle Real, donde se quedaba la mayoría de los corredores, la empinada cuesta de Obispo Gandásegui, a la que ya sólo llegaron unos pocos y la plaza de Adolfo Suárez.

Julio Martín en pleno esfuerzo culminando los metros finales.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *