El parque del Guadarrama y los corzos poligoneros

Archivo. Corzos en Quitapesares.

Hace unos días fui arrollado por un rebaño de corzos. Lo curioso es que el ataque no se produjo en algún remoto páramo de la N-110, camino Soria. No. Fue saliendo de San Lorenzo, en la carretera de San Cristóbal, “donde el Ciguiñuela traza su curva de ballesta” y antes de llegar a las urbanizaciones. Fui atacado, pues, por corzos periurbanos, cérvidos poligoneros, chonis…. En latín, Capreolus capreolus.

Anochecía y de pronto, saliendo de la curva, saltan uno, dos y tres capreolus… Otro cuarto brincó encima del coche. Si llego a tener la ventana abierta se me planta de copiloto. Noté un impacto y temiéndome lo peor, y muy nervioso -y de muy mal humor, porque, además de casi ir con mis huesos al barranco, soy pobre y ya me veía yo un estropicio de varios cientos- paré en la gasolinera de San Cristóbal. Miro y remiro y ni pelos, ni sangre. Nada. Capreolus IV sigue vivo. Aunque por las redes informan de “ataques” de cérvidos en esta misma zona, de manera que…

Soto de Revenga, vacas sesteando.

Compatibilizar naturaleza y humanos es tema complejo. Siguiendo con los corzos, y no ya porque eventualmente el coche termine hecho una braga o alguien se vaya al barranco (ya se sabe que la seguridad plena es un mito, y si no son corzos serán ovejas o o abuelos o ciclistas, que es peor). No. El problema mayor es la brucelosis. Estos corzos transmiten enfermedades a las vacas, como las vacas son para carne, no se pueden tratar y un brote termina con el sacrificio de toda la cañada. Otro ganadero que tira la toalla. Sin vacas, adiós pastos. Sin pastos, más coníferas, más coníferas, más plagas…

Algunos ecólogos afirman que habrá peajes que pagar pero que es sana y viable una convivencia con naturaleza salvaje. No digo que no, con la salvedad de que se tenga claro que el Guadarrama es un paisaje absolutamente humanizado desde hace siglos. ¿Corzos, jabalíes y cabras son mejores que vacas y caballos? ¿Qué elemento casca más al medio, el ramoneo descontrolado de los silvestres o el exhaustivamente controlado de la ganadería extensiva?

Repito. El Guadarrama es un paisaje humanizado. Todos entendemos que hay que regular la masificación en los puntos de singular valor ambiental, incluso acotar zonas periféricas, pero el paradigma ecológico de evitar en lo posible la afección humana me parece discutible. Las utopías de restaurar una cadena trófica silvestre suenan a  eso… utopías. Serían viables si tras cientos de años de interacción humana la zona no estuviera infestada de ratas, gatos, córvidos, palomas y depredadores que han ahuyentado a los habitantes primarios, instalado sus propias pandemia. Sería viable si el clima y el suelo fueran inmutables. Si no hubiera una concentración urbana a las puertas deseosa de disfrutar de algo de naturaleza… Si y si y si…

Lo veo complicado. Es más, miro otras zonas y resulta que, una vez eliminada la variable humana y especialmente el incentivo económico, resulta que los ecosistemas rara vez van a mejor. Los bosques de hayas y robles no sustituyen a los de coníferas por si solos. El equilibrio químico del terreno cambia. Sin pastoreo, sin caceras, sin actividad económica que los gestione los pinares se convierten en bombas de relojería y buitres y águilas terminan siendo alimentados artificialmente para atracción de turistas. No soy para nada experto, pero tengo serias dudas de que lo que acaso vale en un remoto rincón de la Matarranya o en Monfragüe, sirve para los alrededores de Madrid.

No soy experto entonces me lo tendrán que demostrar, que  doctores tiene la iglesia. Siempre que sean doctores razonables, no torquemadas que porque se creen licenciados en lo que sea tienen ya la verdad de su parte. Lo que más me interesa es si un paradigma restrictivo a lo PRUG del Guadarrama es el único posible o el más conveniente. ¿Seguro?

En las últimas décadas los mayores esfuerzos conservacionistas se han volcado en la vertiente madrileña, en tanto en la segoviana se mantiene una notable actividad agraria, sivícola y cinegética. No hay ovejas en Madrid y sí las hay en Segovia. No hay talas en Madrid, sí las hay en Collado y Valsaín. Los resultados a la vista están. Perdida la dimensión económica, el medio queda a expensas del muy limitado (y más que estará y más en Segovia) erario público, así como del turismo masivo como único sostén económico. Se rompe el equilibrio y el medio agoniza. ¿Seguro que un centro de interpretación gestiona mejor el medio que un centenar de vacas? Estudiemos el impacto del señor que sube con el tractor, con su red de caminos que desmasifica senderos. Estudiemos el impacto en el terreno. ¿Qué casca más el medio, un ganadero y su tractor o un agente forestal y su 4×4? ¿Qué resulta más sensato subvencionar? ¿policías del Seprona o ganaderos?

Francamente, si yo fuera un biólogo talibán no estaría especialmente satisfecho con lo que ha pasado en Doñana, Monte Perdido, Aigües Tortes… Cuestionaría (cuál es mi deber como científico, cuestionar) el paradigma de la no intervención y, aunque la palabra mercado suscite en algunos reacciones alérgicas, me interesaría por variables de otras disciplinas, como la antropología y la economía, afrontando aspectos como la asignación de valor al medio y la implementación de la tecnología como factor de compatibilización.  No vaya a ser que, a efectos de conservación, mejor vacas que corzos. Aunque también es verdad que se vive muy tranquilo tirando de catecismos. Por rancios que sean.

 

 

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

6 Comentarios

  1. Normal, miles de domingueros invadiendo las cumbres y no cumbres de la sierra de Guadarrama, almenos en la vertiente madrileña…..

    Editar respuesta
  2. Muy de acuerdo en el fondo del artículo, pero es un riesgo decir que hay corzos en San Cristóbal, todavía extienden el PRUG hasta la cuesta de la zorra.

    Editar respuesta
  3. Amigo, en la variedad está la media, no hay más vacas, caballos o más ovejas, porque no se sostienen económicamente, aunque subvencionado este ganado, al final no da ganancias, por eso desaparecen. Este ganado dignificaria tanto los montes como los prados y su colaboración en la evitacion de incendios seria su mejor aportación.
    Dicho esto, hay corzos, jabalíes y conejos, como siempre, ahora en más número por la falta de alimañas que completen la cadena trófica.
    Desde luego las cabras sobran en esta zona, fue obra de algún iluminado su introducción, estas si tienen sarna, perjudicando a la ganadería, hasta término insoportable.
    Señores de la JCYL faciliten la caza, la masiva presencia de los animales cazables nombrados perjudica al medio ambiente y a todos, por razones obvias, alguna de estas explicadas en el artículo.

    Editar respuesta
    • Vaya por delante que lo único que estoy cuestionando es el planteamiento preservacionista integral basado en “devolver a la naturaleza el área robada por el hombre”. Creo que falta debate serio, creo que hay paradigmas nuevos y cuestionamientos y que hay un enfoque excesivamente biologista en la gestión de los parques. Ahora bien, en lo que comentas, Juanito, hay dos aspectos remarcables, la necesidad de la caza como control de especies, y lo del ganado. El ganado se va por las trabas burocráticas. Ejemplo, el PRUG prohibe los aportes de heno en verano, esto, directamente, es echar al ganado.

      Editar respuesta
  4. Es un blog muy interesante y con datos novedosos para la ciencia. Hasta el momento se desconocía en España que el corzo podría transmitir la brucelosis al ganado…enhorabuena por tu investigación.

    Editar respuesta
  5. No se olvide incluir en su seguro de coche, por poco dinero, unos euretes, la clausula de impacto de animales. Gracias, de nada.

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.