web analytics

La Diada en Monreal de Ariza

puigdemontOtra Diada que me pilla en Cataluña, en la playa. Mensaje del president Puigdemont en TV3. Dice que el Estado no invierte en Cataluña, que la red ferroviaria de Cercanías está hecha unos zorros. Dice que el Estado practica una política de asfixia económica respecto a Cataluña. Esto es, según el Molt Honorable, lo que está pasando. Y la solución, claro, es conseguir ser un estado independiente. Pero hay un tono más sosegado en la diatriba, que por cierto solo escucho yo. En el bar playero en el que apuro la caña están para otras cosas. Es la Costa Daurada, las playas del Norte de Tarragona. Atestadas de maños, riojanos, pamplonicas y guiris. También muchísimos catalanes del Sur de Barcelona, zona “castellano-parlante” cuya problemática adhesión a la causa rompe el sueño de ANC y colma de gozo a La Razón. Nadie escucha al president, solo yo. Conste que si estuviera de vacaciones en Falset los vecinos estarían a estas horas contando los balcones que no lucen la estelada, discutiendo si a la mani hay que ir solo con camiseta blanca o camiseta y pantalón blanco. Pero aquí no.

Intentar desmontar las quejas de Puigdemont es perder el tiempo. Su mensaje es un clon victimista del de cualquier preboste autonómico. La culpa es de Rajoy. Rajoy vive en Madrid, ergo la culpa es de España.

Compro el Ara, el mejor diario independentista. Como cada Onze de Setembre, viene cargadito de patriotismo. Hay un cuadernillo de ¡34 páginas! pagado por la Generalitat con un comic en inglés, catalán y español donde se explica a los niños qué paso en 1714 (sic). Recuerda aquellos cuentos romántico nacionalistas que Edmondo de Amicis recopilaba en Cuore para fomento del alma italiana; como era de esperar, acaba con el niño llegando a la reflexión de “que algún dia mi pueblo recuperará la libertad”. Sabido es que el nacionalismo precisa que la historia se estudie con dibujitos.

El 12 estoy en Segovia otra vez. ¿Qué tal por ahí?, me pregunta un político del PP. Él quiere oír que este año ha habido menos gente, que la cosa va a menos, que el suflé baja. Quiere, en suma, que le diga que lo que publica La Razón es La Verdad. Y que no hay que preocuparse, que todo volverá a su sitio, como pasó en el País Vasco con el plan Ibarretxe. No sé qué decir. Ciertamente, tras cuatro años “dándolo todo”, la gente se empieza a cansar. Pero el hecho cierto es que no hay hoy por hoy una organización con la capacidad de convocatoria de ANC en toda Europa occidental. Que 8 de cada 10 catalanoparlantes son independentistas furibundos. Que el impasse más tiene que ver con el fracaso electoral de Junts pel Si (maticemos, su frustrado intento por conseguir una mayoría absoluta que por separado ERC y CIU tenían de sobras) y, en consecuencia, la necesidad de pactar con socios contra natura. O la falta de interlocutor en Madrid. El nacionalismo catalán, marketing victimista emocional para el control de masas sobre la base de una identidad linguística (que en eso se ha quedado), precisa un Fu-man-chu, un Mad Doctor, que pintar en cuatricomía y servir en cuadernillo al público infantil. Precisan -pobres incautos- que el Constitucional encause a Carme Forcadell a la de ya. O metan a Messi en la cárcel.

ortizesteladaHablo vía whatsapp con amigos, familiares y conocidos independentistas. Quieren que les diga que “la caverna” está de los nervios. ¿Salen a pasear sus esteladas con la esperanza puesta en que La Razón, el ABC y algún otro vomite ardor de estómago en forma de editoriales cañís? Retroalimentación. Les repito: no leo La Razón. Yo leo el ARA. Que yo solo he escuchado en la SER el Carrusel Deportivo. Que he encontrado una emisora en rumano que emite en Zaragoza (Radio VIP, brutal, aici o puteti asculta). Que también me indigna el mal servicio de cercanías que Renfe presta en Palazuelos de Eresma (malo, malo pero de verdad). Insisten, no puede ser, seguro que en Madrid la gente va transida de dolor ante las triunfales marejadas de esteladas. “Irse a cagar”, acabo (machacando la gramática). Si queréis meter fronteras, id a ver a Putin o al Maduro a ver si os pueden ayudar. Si queréis quitarlas, no dudéis en llamar. (Yo también sé simplificar).

Paro en Monreal de Ariza, el último pueblo de Aragón en la A-2. Dos discuten socarronamente en el bar. Uno dice que se tienen que integrar en Soria porque Zaragoza no les quiere, la Diputación no invierte un duro, Albán menos, etcétera, etcétera… El otro dice que bueno, que sí que les quieren pero que no tienen dinero, etcétera, etcétera. El otro insiste en que en Monreal son más sorianos que maños. El otro dice que no, que son maños, no castellanos. Allí mismo compro una megalata de verdel frito Ortiz a 20€ (un chollo). Ondárroa, Vizkaya, pone la etiqueta. Un castellano de Cataluña se come un verdel vasco comprado en Aragón. ¿De qué país será el verdel? Inquietante cuestión.

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

1 Comment

  1. De China, don Luis. El verdel es de China, seguro. País España, te quiero 😉

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *