web analytics

El incendio de Instagram

A la espera de la deseada comunicación de “incendio extinguido” que aún tardará unos días pero con la zona ya en nivel “0” de peligrosidad, los segovianos en general y los granjeños en especial respiran aliviados tras tres días de angustia por ver cómo ardía el que muchos consideran “el jardín de su casa” o directamente “su bosque”, en la sierra de Guadarrama.

A falta del dato oficial han sido 400 las hectáreas arrasadas por las llamas, 150 de ellas de pinos que, en su mayoría, tenían unos 60 años de vida, aunque lo mejor de todo es que lo que se quemó el primer día es lo mismo que se ha quemado al final, es decir, que el incendio no ha crecido en los tres días que ha estado activo gracias al dispositivo montado, una enorme cantidad de medios —dicen los profesionales más veteranos en estas lides que mucho mayor que lo habitual— que los que han estado al frente del operativo aseguran que ha funcionado “como un reloj suizo”. Y no ha debido de ser fácil lograrlo que por aire se han producido en diferentes momentos “atascos” considerables de helicópteros y aviones buscando su turno para cargar y descargar agua y por tierra tampoco era poco el personal concentrado allí.

Tiempo habrá de poner cifras concretas a los costes de tamaño despliegue, aunque ya le anticipo que no será una factura barata y se contabilizará en millones de euros. También de cuantificar los daños directos e indirectos causados y, sobre todo, pensar cómo evitar que esto vuelva a repetirse. Alguno dirá que con mucho menos de lo gastado desde el domingo en la extinción esos bosques podrían limpiarse concienzudamente en invierno retirando combustible para el verano y nos habríamos ahorrado disgustos. Ya sabe que discusión le digo.

Lo que salta a la vista es que ha habido un esfuerzo monumental sobre este incendio, que además de afectar a una zona de enorme valor medioambiental en un Parque Nacional y su área de influencia resulta que se encontraba demasiado cerca de Madrid y a tiro de piedra de Segovia y llegó además a hacer temer por espacios habitados del mismo Real Sitio y hasta los jardines del Palacio Real, además de carreteras de primer orden, según se encargó de remarcar el consejero de Fomento, Suárez Quiñones en su afán de dejar claro que había que actuar con todo lo que hubiera y más si hubiera sido posible. Mucho en juego. No solo en lo medioambiental.

Más cuando al “incendio de la Granja” si le vale alguna etiqueta es la de “mediático”. Los medios de comunicación locales, por supuesto, pero también los nacionales e incluso algunos internacionales, se han empleado a fondo en su seguimiento, pero el hecho de que este fuera un suceso que ocurría “en la puerta de casa” de segovianos y granjeños —todo un pueblo volcado— ha hecho que centenares de ciudadanos no pudieran resistirse a tratar de ser espectadores directos y cercanos del “gran suceso” y de compartirlo, claro.

Así, las zonas de acceso a los escenarios de la catástrofe se han convertido en una romería de centenares curiosos y voluntariosos voluntarios no siempre oportunos. En este grupo había de todo: desde el que se presentaba con mono, botas y guantes, más o menos pertrechado para la batalla, hasta el de las Adidas, bermudas y camiseta de puesto playero, pasando por el que, por fin, encontraba un uso fetén para su flamante 4×4 y se plantaba en medio del camino para ofrecerse “para lo que sea”, aunque en la mayoría de los casos sólo lograra entorpecer el paso de las autobombas y camiones de los profesionales.

Más abajo, en el cementerio de la Granja, en el Pontón Alto, en el prado Bonal o en mil sitios más, centenares de curiosos se apostaban el domingo por la tarde y por la noche, cuando la tea era más visible buscando la mejor vista del siniestro. Por supuesto, todos iban armados de cámaras, móviles y tabletas para llenar las redes sociales de imágenes y comentarios sobre la evolución de los sucesos desde su punto de vista.

Ya se, tiro para lo mío, que es pensar que la información debe ser contrastada y profesional —complicada y desigual batalla la mía— pero lo cierto es que estos días las redes han cantado “grandes verdades de mentira” como la reiterada comunicación de una “necesidad urgente de voluntarios” cuando en la zona había en los peores momentos más de 300 profesionales pegándose con llamas gigantescas en gargantas y barrancos y los paisanos simplemente sobraban. Ya tendrán tiempo de palear, mover tierra y limpiar en los próximos días, que hay tajo de sobra. Me han sobresaltado a todas horas mensajes “de buena tinta” compartidos una y mil veces que anunciaban el paso de las llamas por encima de las cimas extendiéndose a toda la falda de Madrid en diferentes lenguas de fuego que nunca se produjeron. Y si hago un recuento somero resulta que en lo que va de semana deben ir ya unos 25 ó 30 detenidos distintos por ser los autores “demostradísimos” del inicio de la catástrofe cuando la realidad es que, cuando escribo esto, los investigadores seguían sin saber si la cosa ha sido una mera negligencia —cometida el mismo domingo o tal vez días antes— o el trabajo enfermizo de pirómanos.

Pese a todo, no creo que en todo ese ruido en las redes sociales hubiera mala fe, sino todo lo contrario. Pienso más bien que el replicar compulsivamente mensajes con cualquier contenido referido al incendio ha ofrecido una vía más para dar salida a la rabia y el temor; una forma de “hacer algo” contra la catástrofe que se imaginaba infinitamente más grande de lo que al final ha sido —y no ha sido poco, no—; de no dejar pasar la posibilidad de poder contar después que “lo vi todo y ayudé a frenarlo” aunque no sea del todo cierto. También, por supuesto, de satisfacer la necesidad básica de estos tiempos, que es llenar las tarjetas de memoria con centenares de fotografías, que en estos casos salen instantáneas llenas de épica.

Bueno, que al menos sirvan para no olvidar lo frágil que es lo que nos parece que siempre estará ahí solo porque lo vemos y lo disfrutamos cada día y hasta ahora no había pasado nada nunca.

Frente del incendio en las Peñas del Berrueco.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

15 Comments

  1. Hola, soy ciudadana de Segovia y me enorgullece saber que hay gente dispuesta a ayudar aún que sea en chanclas, como usted dice la gente que fue en su 4×4 ya le digo yo que no fueron a fardar de ello. Fueron para ayudar con toda su buena intención. Si a usted no le gusta que le critiquen por su duro trabajo, tampoco critique a la gente que se quita de su tiempo para ayudar a los demás

    Post a Reply
    • Hola Isabel: Pues mire usted, disiento. Subir a la montaña en chanclas, a pasear o incluso en disposición de enfrentarse a un fuego es una absoluta irresponsabilidad que genera, por ejemplo, buena parte de los rescates que hay que realizar a lo largo del año para sacar de allí a personas que no están preparadas para salir del asfalto. Precisamente, lo que reflejo en el artículo de opinión que estamos comentando es que la buena intención, por sí misma, puede resultar contraproducente. Claro que estoy orgulloso de que los segovianos, especialmente los granjeros, se hayan volcado al unísono para pelear contra esta catástrofe. Lo que le digo es que cuando hay profesionales y medios los aficionados pueden llegar a estorbar más que a ser una ayuda. Ah, como ve, mi trabajo está sujeto a crítica continua, de profesionales y también de aficionados.

      Post a Reply
  2. El artículo puede en el momento que se critica a los voluntarios, que a diferencia del que lo genera, solo quiere ayudar a estinguirlo. Estos de sus 4×4, ya disfrutan otros días en terrenos no quemados ni quemándose, y si están húmedos más aún. Para hablar o escribir, hay que saber.

    Post a Reply
  3. Buenas, me encanta esa frase que dices de » noticia contrastada» se te llena la boca de ella, como gran periodista que eres….
    Pues bien, contrasta tus noticias anda, que los 4×4 flamantes en bermudas y adidas, no salimos como los champiñones de la nada, nos organizamos, acudimos y presentamos a la autotidad competente para que ellos y solo ellos, decidan en que podemos ayudar y en que no.
    Claro esta, aprendemos poco a poco, el año pasadp en las nevadas muchos conpañeros sacaron vehiculos alli parados, ahora en incendios y mañana si es necesario donde sea. Mientras tu, desde el sofa o despacho, puedes seguir escribiendo de nuestros flamantes 4×4 y lo que entorpecemos sin control alguno.
    Que facil es escribir sin arrimar el hombro.
    Anda deja de leer esta mierda y sube a palear!!!

    Post a Reply
    • Querido amigo Josue: Por alusiones. Estos ojitos que se han de comer la tierra han visto, «en un momentín que salí de la oficina y me acerqué por allí», no uno, sino dos bonitos vehículos de civiles voluntarios bloqueando el paso de vehículos de profesionales. No obstante, no me entienda mal. Los voluntarios son importantes pero lo son a las ordenes de profesionales o mejor aún, ahora que se han ido las cámaras y durante el próximo mes, esencialmente. No se enfade, hombre, que por lo que veo no era de usted de quien hablaba ¿O si?

      Post a Reply
      • Antes de responder o replicar es bueno leerse primero TODO, antes de que la sangre hierva y escribir lo primero que se le ocurre a uno.

        Lea bien, organizados, se presentan a la autoridad competente y solo a ellos y cuando ellos dicen hacen.
        Yo mismo he dado cursos a la Guardia Civil, proteccion civil y brigadistas de conduccion fuera de asfalto y tecnicas de rescate…… Luego entiendame que muchos con nuestros flamantes 4×4 somos profesionales en lo nuestro y podemos llegar mas rapido y en mejores condiciones que muchos bomberos (que son bomberos no co ductores off road).

        Lo que me hace gracia es que usted estaba, segun dice, presente, y ustes no y si los compañeros estorban, normal usted SI es un profesional del campo.

        Me gustaria (que no espero, la verdad sea dicha) que rectifique es esas «descalificaciones» sin conocer la verdad o no contrastarla.

        Post a Reply
        • Eso es, don Josue (si ese es su nombre que aquí hasta dejamos firmar tras un seudónimo), lea todo: “(…) pasando por el que, por fin, encontraba un uso fetén para su flamante 4×4 y se plantaba en medio del camino para ofrecerse “para lo que sea”, aunque en la mayoría de los casos sólo lograra entorpecer el paso de las autobombas y camiones de los profesionales”. Si se fija, el comentario se refiere a gentes, que los había, a montones, cuyo único bagaje para la ocasión era disponer de un coche con buen motor y tracción y poca idea de moverse por ese terreno en una situación de emergencia y peligro cierto. Es a ese grupo de “voluntariosos voluntarios”, que los había, a patadas y estoy seguro que con su mejor intención, al que se ha hecho referencia. No me refería, por supuesto, a personas que, al parecer, acumulan cursillos ad hoc para estas ocasiones —y las que puedan surgir— y que también al parecer están mucho más preparados que cualquier profesional bregado en mil incendios y que cada día se entrena precisamente para esto. Mire, sólo a un pisaprados le ofende que le llamen pisaprados. ¿Por qué se molesta si hizo las cosas tan requetebién y está tan preparado? Usted está por encima de eso, hombre.

          Post a Reply
    • No termino de entender esta discusión de verdad!! Y mira que yo soy de gatillo fácil, pero la ensencia del artículo es totalmente acertada, el problema que somos todos de piel muy fina.
      Personalmente creo que no era una emergencia para que los ciudadanos de pie arrimasen el hombro por el riesgo que ello conlleva. Que el que lo hizo pues ole por sus… Pero en una situación de ese calibre estoy convencido en que se estorba muchísimo más de lo que se hace, pero vaya es solo mi opinion

      Post a Reply
    • Salvo por motivos profesionales que lo exigen, los 4×4 son, salvo necesidad muy perentoria, ‘juguetes’ para ‘aventureros de selva’ y ostentar más que el vecino del adosado, en el llano castellano 😉

      Post a Reply
  4. Como presidente de la asociación de usuarios del Todo Terreno simplemente me gustaría aclarar que nos hicimos eco del llamamiento de protección civil de la necesidad de 4×4 para llevar a las cuadrillas y que fueron los usuarios de esos 4×4, flamantes o ayudantes, los que nos comunicaron que ya no eran necesarios más voluntarios y así lo transmitimos también y cortamos la convocatoria de inmediato. Los usuarios de 4×4 que acudieron al lugar eran conocedores de todas las pistas y caminos forestales de la zona, llevaban vehículos equipados con todos los medios de rescate posible, que en la mayoría de los casos mejoran con creces al equipamiento de los vehículos oficiales y fueron los primeros en darse cuneta de que no hacían falta más de los que estaban. Todo esto gracias a su sana adición de acercarse a la naturaleza a bordo de su 4×4. Eso es lo que los ha llevado a conocer el entorno y a preparar su 4×4 para que pueda ser útil en situaciones como ésta. O en otras, como las repoblaciones, con más de 2000 árboles plantados con recursos propios, o en otras, como la formación en conducción a bomberos, protección civil, UME… http://www.autt.org

    Post a Reply
  5. Igual si se les dejara subir al monte el resto del año no estaríamos teniendo este debate y por otro lado no me parece justo que se este culpando de dificultar el trabajo de los profesionales a personas que han puesto todos los medios que tienen para salvar su sierra

    Post a Reply
  6. Artículo totalmente sensacionalista… No es el primero, ni será el último seguramente.

    Post a Reply
  7. Para mí que nadie se mete con los profesionales, el artículo es real como la vida misma (para algún comentarista diario y sensacionalista, eso, como el mismo).
    Simplemente nos la cojemos con papel de fumar y hay mucho susceptible, que evidencia que son los pardillos de chancleta y poco mas.
    Lo que hay es mucho ‘panama jack’, revienta vados por cualquier rincón de nuestra geografía que se creen que están en la Amazonia por el simple echo de comprarse un 4×4 equipado a topoe (por su poder adquisitivo o empeñados hasta las cejas, su derecho, mientras no les embarguen).
    En cuanto a que dejaran subir al monte a ‘todo quisque’, Dios nos coja confesados.

    Post a Reply
  8. Al igual que Fernando Sanjosé, también yo y como periodista subi varias veces a la zona de Caserío de Urgel, plaza de toro. Y doy fe de la existencia, no de uno, ni de dos, ni de tres, sino de decenas de vehículo (algunos 4×4) accediendo a la zona. Algunos serían vecinos de Caserío de Urgel, digo yo, otros meros tontainas, que con la excusa de a ver si puedo ayudar, buscaban una posición de lujo frente al espectáculo. Este personal fue una verdadera cruz, especialmente en las primeras horas de fuego, entorpeciendo el camino y dando por saco a los agentes. Así nos lo dijeron la propia guardia civil, portavoces de aytos, pero no hacía falta que lo dijeran, se veía. Por el contrario, se debe encomiar y se encomia la labor abnegada de tantos y tantos vecinos, y no solo de La Granja, que respondieron a los llamamientos de aportar agua, leche, bocatas… Muy importante labor. En cuanto a las labores propias de nuestro oficio, debo decir que, conociendo el paño y el sitio, uno ya puso especial cuidado en aparcar el coche bien lejos de las zonas de paso de los vehículos de emergencia, eso por no hablar que las mejores imágenes del fuego no estaban precisamente en la Plaza de Toros, vistas más completas se obtenían desde el cementerio, estación AVE, Pontón o puntos más alejados, donde no se molesta lo más minimo a nadie. En cuanto a las publicadas de los trabajos de extinción, suelen ser los propios cuerpos los que facilitan las mejores, en ningún momento se nos ocurrió ir a pie de fuego a hacer el bobo (tampoco es el sitio de un periodista, al menos en los momentos más duros de la extinción). Miren, La Granja tiene muchas cosas buenas, una de ellas es PRotección Civil. Si hay propietarios de 4×4 interesados en ayudar en catástorfes así, lo tienen a huevo, vayan a protección civil y póngase a su disposición. En caso de que no haya protección civil, busquen un agente de la Guardia Civil. Felicito publicamente desde aquí a quienes así procedieron. Pero como nos consta que en buena medida no fue así, al resto les emplazo a acudir a algún psicólogo. Lo de pisaprados se queda realmente corto y hablaríamos más bien de casos de imbecilismo, cretinismo y patologías más preocupantes.

    Post a Reply
  9. Al respecto, y a 10.00 horas del 10 de agosto, Protección Civil de la Granja informa de lo siguiente:
    INFORMACIÓN DE INTERÉS SOBRE LAS BRIGADAS DE VOLUNTARIOS Y VOLUNTARIAS:

    Estimadas vecinas y vecinos:

    No podemos expresar, por parte del Ayuntamiento, con palabras, el agradecimiento ante la enorme respuesta ciudadana provocada ante la demanda de personal para conformar cuadrillas de voluntari@s., las cuales realizarán tareas de limpieza y restauración, en las zonas afectadas por el incendio que todavía acontece en nuestro municipio.

    GRACIAS A CADA UNO DE VOSOTROS Y VOSOTRAS.

    De igual manera, queremos recordar que el fuego no se ha dado todavía por extinto. Con todo el peligro que eso supone.

    Somos conscientes de las ganas generalizadas de ayudar, que tod@s tenéis, pero también del gran desconcierto e informaciones contradictorias que circulan por diferentes canales. Comunicaciones que pueden llevar al error y, desafortunadamente, poner en peligro a las personas interesadas en colaborar, así como a los y las profesionales que todavía trabajan en nuestra querida montaña.

    Esperando que esta nota sirva para eliminar cualquier duda que tengan aquellos que la lean os contamos:

    • La lista de voluntarios y voluntarias está siendo realizada por Protección Civil La Granja-Valsaín en directa colaboración con Diego Fernández Piedra, antropólogo del municipio, aunque todas las acciones a llevar a cabo, serán consensuadas por las autoridades competentes.

    • El ÚNICO modo de inscripción en esta Base de Datos es a través del email pcivillagranja@gmail.com. Donde las personas interesadas deberán escribir un correo en el que conste su nombre, apellidos, DNI, teléfono de contacto, edad y alguna característica a destacar (conocimiento de la montaña, formación en forestales, profesión, etc.).

    • Debido a los más de 500 mensajes recibidos, está siendo un trabajo largo y lento. Por ese motivo, no se están respondiendo a diversas preguntas particulares que nos están llegando. Remitimos a los canales oficiales tanto del Ayuntamiento como de Protección Civil para mantenerse informados.

    • Los trabajos a desempeñar por los voluntarios y voluntarias NO VAN A SER REALIZADOS EN LAS PRÓXIMAS FECHAS. La extinción y posteriores acciones han de seguir un plan trazado por profesionales. Siendo estos los que marcarán los días, tareas y personas a desempeñarlas. Queriendo decir con esto que actualmente no hay planeada ninguna actuación a corto plazo. Pudiendo ser realizadas en los meses venideros, si es menester.
    Sobra decir que mientras que no se dé por extinguido el incendio, la Junta Castilla y León considera el terreno como “zona de incendio”. Y eso sólo significa una cosa: PELIGRO.

    El terreno sigue todavía muy caliente, hay arboleda que todavía combustiona internamente…
    Esto, junto a la necesidad de un plan de intervención consensuado, marcado y dirigido por profesionales y expertos competentes en la materia, determina que inmediatamente no se necesite colaboración ciudadana.

    TRANQUIL@S. A MEDIO PLAZO, HABRÁ MUCHAS COSAS QUE HACER.
    La herida tiene que ser tratada de la mejor manera posible. De ahí que roguemos calma, mesura y paciencia. Un mal paso, una mala decisión puede ser determinante para la recuperación de la zona.

    Terminado por recordar que actualmente está PROHIBIDO por la Junta de Castilla y León, subir al monte a ayudar a los profesionales. Dejémosles trabajar y no pongamos las vidas de nadie en peligro.

    SED COMPRENSIVOS.

    MUCHAS GRACIAS UNA VEZ MÁS.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *