web analytics

El Gran Chino

Los comercios segovianos dispuestos a ajustar sus cuentas anuales con la campaña navideña miran de reojo y con cierto recelo a la nueva “amenaza” que se cierne desde el viernes sobre la oferta en Segovia. Un “superchino”, el sexto hiper de gestión asiática y también el más grande de los instalados hasta ahora –2.500 metros cuadrados de superficie– se ha convertido este fin de semana en objeto de curiosidad de miles de segovianos que tras el extenuante paseo por las vastas instalaciones coinciden en un comentario: “Tiene de todo”.

No les falta razón. Hay miles de referencias de todo tipo de artículos de electricidad, bricolaje, textil, complementos de informática y telefonía, papelería, juguetería, ferretería, menaje, decoración, jardín, maletas y bolsos, disfraces y fiestas… Naturalmente, todo lo que necesite para decorar la Navidad ocupa varios pasillos venciendo por desbordamiento a los curiosos con una variedad de productos y variaciones de los mismos difícil de encontrar incluso en comercios especializados.

Un vistazo a las etiquetas –y a los precios, que lo del “todo a cien” en productos de plástico malo es un recuerdo, aunque los precios siguen siendo muy ajustados– permite constatar que la mayoría de los artículos son de origen español y hasta los que están marcados como hechos en China tienen sello europeo. El segundo comentario más oído en los pasillos era “lo cojo”.

Gran Plaza se llama el nuevo establecimiento que se ha instalado en pleno corazón de Nueva Segovia ocupando el local y el aparcamiento subterráneo que dejó libre Mercadona en el que se sigue el modelo europeo de gran superficie y donde tampoco es necesario el ritual de gestos y palabras cortas para tratar de entenderse con empleados que sólo balbucean palabras sueltas en castellano. Resulta que la mayoría de la decena de trabajadores distribuidos por los pasillos son españoles que señalan inmediatamente y sin dudas dónde encontrar el producto por el que se pregunta, aunque la palabra esté repleta de erres.

Atraídos por la novedad y la curiosidad, son miles los segovianos que en dos días han recorrido ya los pasillos de “el chino de Nueva Segovia”. El tiempo dirá si, como aparenta, el establecimiento provocará el enésimo cataclismo sobre el endeble sector de los pequeños comercios segovianos o simplemente se convertirá en una oferta más que sólo ocupará un porcentaje discreto de la cuota de mercado local. Lo que parece claro es que los hiper de gestión asiática están encontrando su hueco, también en Segovia y lo hacen en el interior de la ciudad.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

10 Comentario

  1. Por experiencia recomiendo a todo el mundo que no compre productos eléctricos en estos lugares (como regletas, cable, enchufes, y similares). No cumples los estándares mínimos de calidad y son muy, muy peligrosos.

    Post a Reply
  2. No importa, los de “decalles” seguirán echándole la culpa a cualquier medida de nacionalización del trafico en el recinto amurallado.

    Post a Reply
  3. Quise decir racionalización

    Post a Reply
  4. Pues una vuelta de tuerca más para el pequeño comercio.
    En Segovia el pequeño comercio se muere y lo más triste es que parece que a nadie le importa. Ya tenemos ejemplo de algunas calles que en el pasado fueron comerciales, y ahora da hasta miedo pasar.
    Ahora los chinos presumen de crear “empleo”, si es que se lo puede llamar asi, pero nadie quiere cuantificar lo que destruyen, que es más de lo que generan.
    Sigamos por este camino, y veremos como nuestros barrios y calles van muriendo poco a poco, después no habrá vuelta atrás.

    Post a Reply
    • ¿Y qué propones para frenar esto?, ¿acaso prohibir que un empresario abra un negocio?. Se supone que para poder abrir un negocio, el que sea, se han de contar con las licencias y las inspecciones que hará el Ayuntamiento de Segovia.
      Lo que le pasa al pequeño comercio de Segovia, es lo mismo que le pasa al pequeño comercio del resto de España, que no es capaz de competir con estas tiendas grandes porque no es su liga. En Madrid los pequeños comercios funcionan en los barrios porque se han adaptado a sus clientela potencial y no compiten con las grandes superficies. Hay que saber adaptarse, y el comercio de Segovia no ha sabido hacerlo hasta ahora.
      Y la culpa no es de estas grandes superficies, sino de tus vecinos que prefieren comprar en ellas antes que en la tienda de barrio.

      Post a Reply
  5. El problema, es más complejo de lo que parece a primera vista, y no se trata solo de aperturas de híper, bien chinos o cadenas nacionales.
    Hay que tener en cuenta que el comercio es Segovia es un motor importante, después de la Hostelería-Turismo, el más importante, y nos estamos cargando ese motor económico.
    No solo las aperturas de los Híper afectan, internet, las aperturas en festivos, el showrooning, la cercanía a Madrid y Valladolid, etc., y no es que el comercio juegue en otra liga, es que no jugamos todos con las mismas cartas ni con los mismos derechos y oportunidades.
    Llevo 30 años en esto, y el comercio en su mayoría ha ido adaptándose a los nuevos tiempos, siempre quedará alguno anquilosado en el pasado, pero no es la tónica general. Segovia por su cercanía a Madrid y ahora a Valladolid, siempre ha tenido un problema añadido que otras ciudades no tienen.
    Lo que los Segovianos sembremos, eso recogeremos, los comercios segovianos pagan impuestos locales, internet no, con esos impuestos se financian obras y servicios en nuestras calles y ciudad, con internet no, y a pesar de esto, las instituciones públicas solo hacen que poner zancadillas a los pequeños, en otros países de nuestro entorno, se hace impensable abrir en festivos, aquí no.
    Las grandes superficies generan empleo, sí, pero menos y peor calidad que el comercio tradicional, en definitiva, destruyen más que lo que generan.
    Si nos facilitaran las cifras de destrucción de empleo en el comercio en la última década, más de uno se llevaría las manos a la cabeza.
    Y por supuesto no despreciemos la profesionalidad y atención al cliente que la mayoría del comercio dispensa.
    Podríamos hablar durante horas de este problema, pero para analizarlo y comprenderlo hay que mirar un poco más allá de lo que nuestra vista nos permite.

    Post a Reply
    • Totalmente de acuerdo con tu análisis, pero quisiera señalar que ahora todo lo tenemos en la palma de la mano. Todos queremos ahora inmediatez y precio.
      Las nuevas tecnologías, para lo bueno y para lo malo, condicionan al comercio tradicional.
      Si quiero comprar un electrodoméstico, con ponerlo en google, tengo inmediatamente los sítios con los precios más baratos y con el porte incluido en la puerta de mi casa. Ante esto poco o nada puede hacer el pequeño comercio.
      No es cuestión de horarios, pero yo por internet puedo comprar un domingo a las 2 de la mañana. Es una necesidad?, pues no, pero al final todos lo hacemos.
      Es muy fácil comparar y decidir sin la necesidad de moverse de casa. Este el el handicap del pequeño comercio, que no puede competir con la tecnología.
      Creo que el pequeño comercio debe reinventarse, ¿cómo?, pues ofreciendo valores añadidos que no tengamos en la palma de la mano.

      Post a Reply
  6. Internet reconozco que es otro mundo, pero cuidado, cada vez es más frecuente encontrar artículos más baratos en tienda, no es lo más común pero cada vez pasa más.
    Son los efectos de la globalización, ejemplo Amazon, miles y miles de millones de euros en facturación y tan solo son capaces de crear algo más de 1000 empleos, que son como son, y encima de pagar impuestos en España nada de nada.

    Post a Reply
  7. Amigos, siento decirles, que mucho de lo que llaman ustedes pequeño comercio, se está “cavando su propia tumba”, desde hace años.

    Pequeñas tiendas que, si compras algo, no te devuelven el dinero si quieres devolver el producto, te dan “un vale”… ¿Eso de qué siglo es?

    Vas a buscar un producto concreto y te dicen: “es que eso ya no lo traigo, porque no se vende mucho”.

    Vas a pagar y te dicen: “No, con tarjeta no puedes pagar, solamente efectivo”.

    Estos ejemplos que les pongo, son de “vivencias propias”.

    Con esto, no digo que todo el pequeño comercio sea así… pero muchos de esos que dicen que estan cerrando, sí lo son (o eran).

    No se han sabido adecuar a lo que demanda el mercado (página web, redes soliales…) y no les ha quedado más remedio que echar el cierre.

    Sí que es cierto, que da pena ver como antiguas calles, que tenían muchos comercios, ahora están llenas de locales vacios… Pero es hacia lo que vamos…

    Post a Reply
    • Yo tampoco me fiaría de tu tarjeta, Aprendiz,….. ja, ja, ja…… show me the money.

      Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *