web analytics

El Casino de la Unión cerrrará la discoteca Sala Boss

La discoteca segoviana Sala Boss deberá cerrar sus puertas este verano. Así lo ha acordado la junta de accionistas de Inmobiliaria Segoviana SA, empresa que desde 1946 gestiona el edificio la calle de Juan Bravo y propiedad del Casino de la Unión. En la asamblea se acordó extinguir el contrato por el cual el sótano del inmueble está alquilado a la Sala Boss, con uso de discoteca y sala de espectáculos y conciertos. La idea la empresa es reconvertir el espacio en salones para el uso de los socios del centenario casino segoviano y del Hotel Real Segovia (antiguo Sirenas).

La razón que forzará el cierre de la emblemática sala segoviana es el ruido, o por mejor decir, la dificultad de compatibilizar el uso hotelero del inmueble con las sesiones de discoteca de los fines de semana. Desde hace ya unos años, el Casino de la Unión tiene alquilado el hotel, que anteriormente explotaba directamente, a los propietarios del Hotel Infanta Isabel. Una fórmula que se ha saldado con la renovación del establecimiento, la conversión a un cuatro estrellas, y un importante incremento de su ocupación. El hotel es todo un éxito, con un elevadísimo porcentaje de ocupación al cabo del año.

«Había quejas por el ruido de la discoteca entre los clientes, sopesando pros y contras se ha acordado potenciar el uso hotelero y seguir por la vía de la calidad en el servicio», explican fuentes de la empresa.

Con el nombre de Sala Boss, y con gran éxito, venía funcionando una discoteca sala de fiestas legendaria, que ha pasado por varios nombres y etapas prácticamente desde la inauguración del complejo, a finales de los años 40. De sala de banquetas y bailes a disco, pasando por proscenio de conciertos por lo que ha pasado lo más granado del panorama nacional. El próximo 29 de abril la sala acoge uno de sus últimos conciertos, una velada del Huercasa Country Festival con los Arizona Baby como plato fuerte.

 El Edificio ‘Las Sirenas’ (extraído de Retrosegovia, diciembre 2016)

Foto 06 Edificio ‘Las Sirenas’, Segovia (alzados).

Edificio ‘Las Sirenas’, Segovia (alzados).

El emblemático y, también por qué no decirlo polémico por su ubicación, edificio que alberga el Hotel La Sirenas fue diseñado por los arquitectos Arroyo y Fernández Vega, para Inmobiliaria Segoviana.

 Edificio ‘Las Sirenas’, Segovia (plantas).

Edificio ‘Las Sirenas’, Segovia (plantas).

I.S.S.A. surge en enero de 1946 al calor de un grupo de segovianos que quieren contribuir a la resolución de los problemas que Segovia tenía planteados en el orden de las actividades inmobiliarias’. Su capital fundacional fue de 4.000.000 de pesetas. La presidencia del Consejo de Administración la ostentaba Abilio Arroyo Alonso y la vicepresidencia, Nicomedes García Gómez.

La idea fue construir un edificio para hotel y cine. Segovia no contaba con alojamiento, digamos ‘de lujo’, en un momento en el que el negocio cinematográfico y cierto turismo de postín empezaban a germinar en España y nuestra ciudad.

La distribución de espacios sería: Hotel Parador de 43 habitaciones con cuarto de baño, sala de fiestas, bar americano y brasserie taberna. Cine con capacidad para 980 localidades. Sala de fiestas popular para 2.000 personas y bar. Además de un café-bar con tertulia y billares. También contaría con una parte comercial con cuatro plantas de oficinas. La superficie útil construida era de 6.308,38 metros cuadrados. Aire acondicionado en todo el edificio y refrigeración en cine y salas de fiesta.

Desde los primeros años de la década de los años 50 del siglo pasado, el entonces Hotel Las Sirenas (problemas administrativos y burocráticos han obligado a cambiar el nombre, hoy Hotel Real Segovia), ha sido alojamiento de grandes personalidades del cine nacional e internacional. Los segovianos de más edad aún recuerdan el paso de muchos de ellos.

 

Postal propaganda Hotel Las Sirenas, Segovia (1961) -1-

Postal propaganda Hotel Las Sirenas, Segovia (1961) -1-

 Postal propaganda Hotel Las Sirenas, Segovia (1961) -2-

Postal propaganda Hotel Las Sirenas, Segovia (1961) -2-

Si el primero en abrir las puertas del alojamiento hostelero fue el popular actor norteamericano, aunque rumano de nacimiento, Edward G. Robinson, tras él una pléyade de artistas y personajes vinculados al mundo del cine han pisado el emblemático hotel segoviano, ahí van algunos nombres: Alain Delon, Anthony Mann, Aurora Bautista, Ana Belén, Bette Davis, Binnie Barnes, Buster Keaton, Carl Malden, Carlo Ponti, Carlos Saura, Carmen Sevilla, Cary Grant, Charlton Heston, Cristopher Lee, Cristopher Plummer, Dana Andrews, Debbie Reynolds, Deborah Kerr, Esther Williams, Fernando Fernán Gómez, Frank Sinatra, Franklin J. Schaffer, George Scott, Geraldine Chaplin, Gilbert Roland, Glenn Ford, Henry Fonda, Hugo Fregonesse, James Mason, Jeanne Moureau, Joan Collins, Joan Fontaine, José Antonio Isasi, Jules Dassin, Louis de Funès, Louis Jourdan, Lucía Bosé, Luis César Amadori, Manolo Morán, Mel Ferrer, Melina Mercouri, Merle Oberon, Narciso Ibáñez Menta, Olivia de Havilland, Omar Sharif, Orson Welles, Paola Mory, Paul Scofield, Peter Finch, Raf Vallone, Richard Lester, Robert Arden, Robert Ryan, Robert Sam, Rommy Schneider, Sancho Gracia, Sara Montiel, Sophia Loren, Stanley Kramer, Telly Savalas, Terence Young, Vivian Leigh, Yves Montand

(Tarjetas postales ilustradas: NDL 1961. Editadas por Gráfica Manén-Barcelona. Verso: Hotel Las Sirenas. – Segovia. Título en 4 idiomas (español, francés, inglés y alemán). Vista exterior y Galería).


Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

9 Comments

  1. De cajón ¡qué suerte el poder decidir! los vecinos de otras zonas, se pueden quejar lo que quieran (incluido al famoso Defensor del Ayuntamiento, de no se sabe muy bien quién o qué, que año tras año tiene el ‘ruido’ como queja mayoritaria. Por cierto, se les ha olvidado añadir lo bien que se lo pasan algunos en el paseo del Salón como colofón y fin de muchas fiestas, adonde dan la mayoría de las habitaciones del hotel 😉

    Post a Reply
  2. «La idea la empresa es reconvertir el espacio en salones para el uso de los socios del centenario casino segoviano y del Hotel Real Segovia (antiguo Sirenas)». Dicho queda. Otro lugar de ocio para la gente de «a pie» clausurado en beneficio de unos pocos.

    Post a Reply
    • Beneficio de «unos pocos», o muchos, legítimos dueños del local.

      Post a Reply
  3. El hotel Las Sirenas es un edificio con un impacto visual muy negativo, por su gran altura y volumen, en el conjunto del casco amurallado. Lo mas adecuado hubiera sido reducir la altura del mismo, utilizando, sin embargo, el volumen desaprovechado en los locales de la sala de fiestas y el antiguo cine. Es algo que se propuso en el PEAHIS, pero no se si a estas alturas se sigue manteniendo. En caso contrario seria una nueva oportunidad perdida de mejorar el paisaje del conjunto histórico de la ciudad y una muestra evidente de la mala planificación urbanística del Ayuntamiento.

    Post a Reply
    • Un documento «difícil», el PEAHIS ese. Cuidadin la de años que llevamos con el PEAHIS ese a vueltas. Lo deberían de llamar el «Parto Especial de Absurdos Histéticos».
      Resulta chocante y sobre todo gracioso, oir a D. L.P. utilizando frases como «lo mas adecuado hubiera sido», siendo el que manejaba «los hilos» del Ayuntamiento en unas cuantas legislaturas.
      Claro que, con los cambios de nombrecitos a las calles, aparcamiento de los tilos y casa de la parra, ya tiene suficiente.

      Post a Reply
  4. A ver LP ¿Y quién indemniza a los propietarios de un edificio legalmente construido, man que nos pese? Otro porrón de millones de las arcas municipales, que, le recuerdo, sufragamos con nuestros impuestos (los que pagamos en Segovia, por supuesto). Eramos pocos y parió otra pella más. Como si no tuvieramos suficiente con las cagadas de nuestros queridos des-gobernantes.

    Post a Reply
    • No se trata de expropiar nada, simplemente de prever que, en caso de futura remodelación, se haga de una forma mas respetuosa con el entorno en que se encuentra el edificio y sin perjuicio para la propiedad, ya que se aprovecharía mejor el gran volumen del contenedor aunque reduciendo su altura. Para eso se hacen los planes de ordenación de protección.

      Post a Reply
    • Todos seria imposible, pero el caso del Hotel Sirenas y el edificio de la plaza de La Merced, que son los más catastróficos si podría solucionarse a largo plazo, pero para eso hay que tener sensibilidad y voluntad de mejorar la ciudad.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *