web analytics

El alcalde de Aguilafuente da su versión sobre el ‘cese’ de la edil de Cultura

En relación a la información publicada el 11 de enero y relativa  al “cese” de la edil de cultura, Raquel Alonso, por parte del alcalde de Aguilafuente, Jesús Ballesteros, publicamos íntegramente nota de prensa facilitada por el alcalde. En relación al titular que encabeza la información, esta redacción se mantiene en lo publicado. Tal como se aclara en la información y en la propia nota del alcalde, no existe una delegación de funciones a la concejala implicada, si bien desde el principio de mandato tanto Alonso como Ballesteros han remitido la información municipal a los medios calificando en todo momento a la primera como “responsable de cultrua”. Por otra parte la existencia del mensaje del whatsapp, de índole privada, según el alcalde,  en el que se notificaba a Alonso que se la retiraba de sus atribuciones ha sido reconocido por ambas partes. Por último, y para evitar una espiral de réplicas, desde acueducto2.com remitimos a los comentarios sujetos a moderación cualquier aclaración añadida de las partes. Muchas gracias.

No puedo cesar a nadie por whatsapp, como erróneamente titula la noticia porque el órgano encargado sería el pleno municipal.  Raquel Alonso Casado nunca fue nombrada como Concejal de Cultura, tenía ciertas atribuciones en este sentido, que le fueron retiradas por sus deslealtades reiteradas. A día de hoy sigue siendo Concejal del Ayuntamiento de Aguilafuente encuadrada en el grupo popular del mismo.

Las comunicaciones de índole privado deben permanecer en dicho ámbito, no aireándose en plenos municipales, que es el órgano competente para el buen gobierno del municipio.

La pasada exposición celebrada en Aguilafuente ha sido un gran éxito colectivo, y aprovecho para felicitar a todos los colaboradores no adscritos en el grupo de gobierno por su trabajo. Pero parece que debe ser el Ayuntamiento organizador el responsable último de la toma de decisiones que ningún particular puede asumir, especialmente las de carácter económico que afectan a los presupuestos municipales, así como la organización del trabajo de los operarios municipales.

Cuando se presentó la propuesta de reducción del IBI residían 7 familias numerosas en el municipio y no 2, como maliciosamente se afirma. Una de ellas se ha mudado a otro municipio segoviano que sí contempla esta reducción en el impuesto. La bonificación que se proponía la contempla la propia ley y la propuesta del grupo municipal popular pretendía dar las mismas condiciones que las que se dan en otros muchos pueblos segovianos, especialmente en la capital y su alfoz.

Es nuestro deber luchar contra la despoblación y mejorar las condiciones de vida de nuestros vecinos y creemos que esta medida nos ponía en las mismas condiciones al menos que lo que se ofrece en estos otros municipios. Gracias a la abstención de este Alcalde, al ser parte implicada, y al voto en contra de Dª Raquel Alonso Casado no hemos podido aplicar esta medida aún.

Espero seguir trabajando por los intereses de Aguilafuente, nuestro pueblo, hasta finalizar la legislatura, no entrando en debates en prensa con ningún particular, que aunque exprese sus opiniones públicamente, como es su derecho, demuestra muy poca educación y sentido común, al ser actualmente pareja de la concejal Raquel Alonso Casado.

Nota remitida por el alcalde de Aguilafuente, Jesús Ballesteros Massó.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. Aclaración de Raquel Alonso al alcalde de Aguilafuente:

    En la nota de prensa del Sr. Alcalde de Aguilafuente con fecha de 12 de enero de 2018, este expone una serie de afirmaciones que paso a matizar.
    En primer lugar, creo que está más que demostrado, y ahí está la hemeroteca, que tenía atribuidas las funciones de cultura, aunque no solo, puesto que he desempeñado muchas, incluida la de representación, muchas veces por la repetida e injustificada ausencia del Sr. Alcalde. Afirmar, después de seis años y medio de trabajo en esta área, que yo tenía “ciertas atribuciones en ese sentido” es caer en el ridículo y en lo anecdótico, pues es más que notorio que las desempeñaba, y no ciertas, precisamente.
    Sí que fui delegada en pleno para la representación en la Asociación Sinodal y sustituida en el anterior pleno (15 de diciembre), si bien el Sr. Alcalde ni siquiera tuvo la dignidad de explicar las causas, como si mi renuncia fuera voluntaria. Tampoco fue capaz de asumir dichas funciones, que delegó en el Teniente de Alcalde.
    No explica las “deslealtades reiteradas”, pues no las hay, y ahí están las actas de los plenos para comprobarlo, aunque el Sr. Alcalde no se las lee. En todo caso, le reto a que las exponga. Si deslealtad es no obedecer sus órdenes (por whatsapp, claro) para no acudir a recibir al Presidente de la Diputación y al resto de invitados en el acto de clausura de la exposición, entonces soy desleal; si deslealtad es acudir en representación del Ayuntamiento a los numerosos actos a los que no ha asistido el Sr. Alcalde, entonces soy desleal; si deslealtad es recordarle que el Ayuntamiento tiene que cumplir con las bases de las ayudas escolares aprobadas en pleno, entonces soy desleal. Y podría seguir, pero creo que el desleal es el que no trabaja por los intereses de sus vecinos, se ausenta de los actos públicos, falta al respeto a sus colaboradores y a la verdad. Por cierto, ¿qué excusa puso al Presidente de la Diputación el día de la clausura? Estamos en una democracia consolidada y no es asumible una conducta propia de épocas pasadas.
    El Sr. Alcalde falta a la verdad cuando afirma, al hablar de la toma de decisiones sobre la exposición, “que ningún particular puede asumir, especialmente las de carácter económico que afectan a los presupuestos municipales”. Y falta a la verdad porque él estuvo en todas las reuniones en que se tomaron decisiones de carácter económico, al igual que el Teniente de Alcalde y yo misma. Lo puedo demostrar por escrito y con testigos, así que lanzar calumnias sobre terceras personas que han aportado trabajo, dinero propio y patrocinadores, es indigno de alguien que está al frente de un municipio.
    El Sr. Alcalde vuelve a faltar a la verdad cuando afirma que mi voto en contra y su abstención impidieron aplicar la reducción del IBI a familias numerosas. Es tan sencillo como consultar el acta del pleno de 11 de noviembre de 2016 para ver que hubo una primera votación con 6 abstenciones (6 de 6) y una segunda, para una bonificación de un 10%, con el siguiente resultado: 2 a favor, 2 en contra y 2 abstenciones. Creo que me atribuye demasiada responsabilidad pues, si las matemáticas no me fallan, fueron 4 los que no la aprobamos. Y no lo hicimos porque no solo hay que ser honesto, sino parecerlo, y todo apuntaba a un beneficio propio.
    En todo caso, el Sr. Alcalde desvía el problema a ciertas anécdotas porque puede decir que ha perdido la confianza en mí, lo que es subjetivo, pero no que haya sido desleal, y menos a los ciudadanos de Aguilafuente, que son realmente quienes importan. Que hable el Sr. Alcalde de educación es paradójico, tengo numerosas pruebas, por escrito, de sus reiteradas groserías. Y en cuanto a lo del particular, que actualmente es mi “pareja” (en realidad es esposo, el Sr. Alcalde nos casó), se cae por su propio peso. Fermín de los Reyes inició el Sinodal hace 16 años, no tiene nada que demostrar a estas alturas, pero si ha trabajado para Aguilafuente no ha sido en calidad de “pareja” (aunque siempre ha estado a mi lado apoyándome en mis funciones como concejal), sino de reconocido investigador, algo que seguirá siendo toda su vida, mientras que al Sr. Alcalde tan solo le queda un año y pico para seguir siéndolo.

    PD. Raquel Alonoso remite la siguiente aclaración que optamos por insertar aquí para completar la información.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *