web analytics

Deja la bandeja de turrones por si alguien quiere

No me ha hecho falta colarme en su casa para saber que, después de “recoger la Navidad” el único recuerdo de las fiestas que queda en su cocina es esa que fue flamante bandeja de restos de turrones —los trozos duros, ese de sabores raros y algunos que parecen de crocantimazapanes, polvorones, peladillas y alguna pasa suelta. No luche. Seguirá dando vuelas por las estanterías de la cocina al menos hasta junio. No me diga por qué, pero eso no se tira, “por si alguien quiere”. Son costumbres inveteradas.

Es bonito esto de empezar un calendario. Nos pensamos que se ha abierto un nuevo libro de cuenta nueva y el anterior es un borrón del pasado aunque mire, voy a quitarle la ilusión cuanto antes, que así duele menos. Por ejemplo, los de este periódico saben que tendrán que escribir aún muchos titulares del aparcamiento de José Zorrilla —les oigo mascullar que sólo esas cuatro palabras hacen el texto muy largo y así “no hay quien titule”, cosas de plumillas— que sigue ahí atrancado, ahora con no sé qué concurso de las barreras de entrada en el que la adjudicataria ha salido por patas justo antes de firmar el contrato y eso se traduce, claro, en más retrasos. Usted dirá lo que quiera pero a veces pienso que si se cegara eso con unas toneladas de arena… ¡Caramba, como empiezo el año!

 

Toneladas de material se van a mover en la plaza de la Reina Victoria Eugenia para su remodelación integral. Ojo, que por ahí va el primitivo canal del Acueducto, algo habrá de la catedral de Santa María y yo qué sé cuantas cosas más, que cuando yo era pequeño se decía que debajo del monumento a Daoiz y Velarde había un pasadizo directo al Alcázar… Bueno, en esta ciudad somos muy de “datar” y “tapar” y a otra cosa. Un año van a estar las máquinas allí y eso que por el lugar han pasado este año 630.341 personas camino al torno del Alcázar…

Va bien la gestión del castillo. Supongo que no tiene que ver que no sea municipal pese a que los del Ayuntamiento sacan pecho de lo bien que va el turismo aunque comentan poco de los daños colaterales de tráfico y movilidad en una ciudad que se limita a abrir las puertas cuando vienen los turistas y esperar a que pase el chaparrón. A ver que se les ocurre para 2019.

Ahí entran los policía locales, que este año serán menos y más repartidos en los servicios. De entrada habrá que tener confianza en que los que queden no se encuentren con demasiadas complicaciones como la de la bronca esa de Nochevieja en el Salón con pelea monumental y un detenido por liarse a mordiscos con tres policías. Recuerdo que a un futbolista le cayó la mundial por una cosa parecida y allí no se agredió a autoridades ni nada… pendientes del juzgado que el último “pegón” que tumbó a tres polis en plena calle se llevó una reprimenda suave y la menor pena posible.

No se yo si esto desanimará a los próximos aspirantes a policía, que hay que sacar plazas a mansalva ante las jubilaciones que se avecinan y además, está comprobado que las oposiciones son de ida y vuelta. Un día suspenden a dos y un año después los aprueban. Oiga, y en Personal ni se despeinan, que dice la edil, Marisa Delgado, que lo de que los jueces pongan pegas a la mayoría de las oposiciones que ha convocado son cosas que pasan y todo es muy normal.

Hombre, será la costumbre a que los tribunales vapuleen al Ayuntamiento. La última ha sido con la casa de los Buitrago donde las recomendaciones de los jurídicos municipales —tienen la gráfica de causas ganadas por los suelos— llevaron a presentar, nada menos, que una causa penal contra un particular. Ya sabe, el Juzgado de primera instancia abofeteó un carrillo y la Audiencia, el otro  aunque la alcaldesa, Luquero, poco amiga de asumir errores, dice que lo denunciaría “una y mil veces”. Lo que es la pólvora del Rey en ejemplo práctico que está aún por ver cuánto costará esto en indemnizaciones.

Si hay que mirar cosas de ida y vuelta es obligado el paso por la sede del PP en Escultor Marinas donde han proclamado, sólo trece días después de los acontecimientos y sin sonrojo aparente, que proponer a Pablo Pérez como candidato a la Alcaldía partió de Segovia y nada tiene de imposición desde Madrid. Pues nada, prietas las filas, un poco de azol en las heridas y ¡a por todas! Dicen que los políticos comen bien pero a veces saborean cada cosa…

A ver, una vuelta rápida por la provincia con tres paradas. Una en Coca, donde el lío del contrato del director de la Banda Municipal, Asier Doval, ha hecho que la banda dejara plantados a los Reyes Magos en su cabalgata. Andrés Catalina, el alcalde, dice que antes de decir nada oficialmente quiere hablar con los vecinos para explicárselo, que es lo mismo que reconocer que no tengo nada que decir salvo que estoy enfadado. Va para largo lo de esta partitura.

Otro pueblo, Cantalejo, que ya se prepara para la llegada de los moteros a la concentración invernal de La Leyenda Continúa, que sigue en lucha con la “otra” que se celebra en Valladolid con mucho más apoyo (económico) de las instituciones que la segoviana. Hombre, yo es que ya me constipo con un soplido pero mire, soy de los que piensa que las motos, como las bicicletas, son para el verano, aunque los que participan me dicen que lo pasan en grande y la economía de la zona lo nota, y mucho…

Ahora le toca a Palazuelos de Eresma, en cuyo barrio del Carrascalejo se anuncia la construcción de una hamburguesería de marca franquiciada mundial, un asunto que ha generado gran polémica en el pueblo. Les hay que no les gusta, “porque no”, y les hay que creen que es lo mejor que les puede pasar “porque si”. Un asunto profundo de verdad.

El último que traigo es Villacastín donde (grrrr) les ha tocado la lotería. 200.000 euros del sorteo de la Once que, detectará por mis gruñidos, yo no había comprado, como siempre. No hay más comentarios.

Bueno, acabo comentario con felicitaciones a este periódico, acueducto2.com, que cierra el año con cinco millones de entradas y liderando el panorama de los digitales. Será que mis compañeros han currado bien para servirle las noticias a los lectores y de paso, a otros medios locales, aparentemente convencidos de que esto es una agencia gratuita de noticias en la que recoger la actualidad para reproducirla después en sus propias páginas. Fíjese en ello. A veces hasta resulta divertido.

¿Le he deseado ya felicidad en 2019? Pues eso.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *