web analytics

De mensajes repetidos y nuevas promesas

Clara Luquero durante su intervención de presentación como alcaldesa.

Con la tercera medalla de oro consecutiva que gana (en competición electoral) colgada al cuello, Clara Luquero leía este 5 de julio ante la nueva Corporación su discurso de presentación, ese texto que viene a ser una declaración de intenciones de lo que está por venir, de cómo se va a ejercer el mando, de por donde van los tiros. A la segoviana le gusta mantener el esquema: empezar agradeciendo el trabajo a los salientes, saludar a los entrantes cargándoles de responsabilidad y expresando una “emoción incontenible” —marcada exactamente en ese punto en el texto original y escenificada con ligero temblor de voz— esbozar grandes asuntos de ciudad que promete cerrar en cuatro años, incluyendo reivindicaciones al resto de las administraciones en las que no gobierna el PSOE mientras proclama su seguridad en que tendrá colaboración de las que si lo son; salpicar el texto con un par de citas y concluir con agradecimiento emocionado a la familia, ya casi seis años “viéndome muy poco por casa”. Las servidumbres de la política.

Eso si, se marcan diferencias. Si hace cuatro años, cuando llegó a este momento sólo con el apoyo en los doce votos de su Grupo para alcanzar el cargo, o sea, en minoría y sin pactos a la vista, reclamaba a toda la Corporación “diálogo y consenso”, esta vez, con acuerdos firmados que sobre el papel garantizan la victoria en todas las votaciones prefirió referirse sólo a un lado del espectro, el de la suma de las fuerzas progresistas para “avanzar contando con los ciudadanos” y la primera cita del día, la estadounidense Frances Wright hablando de igualdad. Ni una referencia explícita a los 12 concejales que serán oposición.

Ana Peñalosa, junto a San Juan y Galindo.

Otras diferencias sutiles: si en 2015, lanzada como venía tras el año y medio “sobrevenido” como alcaldesa tras la espantada de su antecesor a mitad de mandato, la regidora se marcaba un listado de asuntos a realizar en los cien primeros días, esta vez no marcaba fechas, aunque sí referencias a grandes asuntos, algunas repeticiones de aquellas promesas.

Como entonces, y en el capítulo de “lo que queremos llegar a ser”, volvió a suspirar por la Segovia como ciudad de oportunidades —de nuevo el edificio Cide del Cat como elemento de referencia— de la que no se marchen, sino que además regresen, nuestros jóvenes, con reivindicación directa a la Junta para que “coja el toro por los cuernos” y se gaste dinero en planes contra el despoblamiento.

Si en 2015 reivindicaba con vehemencia ante la misma administración el instituto de San Lorenzo y el centro de Salud de Nueva Segovia, esta vez incluía estas infraestructuras en el mismo “lo que queremos ser” porque “ya se atisban en el horizonte”.

Si hace cuatro años prometía la reforma de la estación de autobuses, este viernes proclamaba que “la Junta habrá de impulsar la construcción de una nueva”, con ese tono que parecía dejar claro que eso habrá que pelearlo, y mucho, todo lo contrario, al parecer, que el Teatro Cervantes que aseguró que “veremos levantarse” bajo promoción del Gobierno de España. Otra cosa es el módulo cubierto de atletismo, que necesita concurso de todas las administraciones. Este se quedó en un “promoveremos” en el que no buscó “culpables”. Si hace un mandato prometía en los primeros cien días un Plan Estratégico para la década 2016-2026, esta vez volvió a la referencia, aunque aquella promesa sigue “redactándose”. Si en 2015 aseguraba que cerraría inmediatamente el convenio con Defensa y se iniciarían trabajos en los terrenos del antiguo Regimiento, esta vez ya anunciaba aquel espacio repleto de viviendas de protección oficial.

Si entonces hacía un canto-reivindicación por la igualdad y el papel de la mujer, esta vez también. Recordó que en su Gobierno habrá 7 de ellas junto a 5 hombres, despeñes de proclamar que «la paridad no es una opción, es una exigencia de la sociedad».

Bancada popular en el pleno.

No todo iban a ser asuntos recurrentes. O si. La alcaldesa aseguró, como ha hecho en los últimos años, que en este mandato habrá Ordenanza de Protección del Acueducto y reforma en la plaza de la Artillería. De paso, para engrandecer si cabe la figura del monumento, citó a Benito Pérez Galdós. Se refirió también a la nueva inversión en la muralla Norte completando las inversiones de los últimos años en la cerca medieval y, extinguido este año el homenaje a Machado, subrayó que el elemento de sustitución será la conmemoración de “500 años de los comuneros de Castilla”. Y claro, citó al Mester y aquello de “1521, en abril para más señas…”, eso si, sin cantar.

El resto de referencias que hizo sobre su plan de trabajo los puede encontrar en los documentos del pacto de Gobierno que presentó el día anterior, explicados con la misma brevedad en ambos textos.

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”, parafraseó a Víctor Hugo en la conclusión de sus quince minutos largos de intervención.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

1 Comment

  1. Más de lo mismo. Lo que oiremos en las próximas, si repiten. O, como aquel que dice, a los que vengan.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *