web analytics

De la huerta al teatro en autobús

La nieve causó problemas en carreteras.

Estoy moderadamente satisfecho por la caída en picado del uso exagerado de la palabra “temporal” en los titulares que esta semana hablaban sin parar del tiempo convirtiendo nuestros espacios públicos en gigantescos ascensores en los que hablar del frío. Debe ser que con esperar el agua teníamos tantas ganas de ver la nieve que nos han puesto contentos hasta los cortes de carretera por toda la provincia… No seré gruñón pero hay cuatro administraciones, cuatro, con planes contra la nieve y la caída de unos cuantos copos —¡Ay, hijo, antes si que había nevadas gordas, no esto!— ha generado problemas en varios puntos. A ver cómo viene el invierno que yo de momento estoy tan contento viendo como el embalse gordo, la sierra, va acumulando agua que ya bajará, ya.

Ciudadanos dijo no a la reprobación.

En esta época, en las huertas toca remover la tierra y echar el abono orgánico de turno cuyo único problema es el mal olor. Caramba, la de vueltas que doy para llegar a la famosa huerta del exconcejal Aragoneses, asunto estrella del mes en el Ayuntamiento donde se quería reprobar al concejal, Alfonso Reguera por la aparente displicencia de Urbanismo ante las infracciones urbanísticas en el espacio protegido y se han hecho patentes las alianzas de los socialistas con Ciudadanos. Fíjese que, con las cosas que la he oído decir en otros momentos, me pareció que la portavoz naranja en el fondo tenía ganas de decir sí a la reprobación pero hizo otra cosa…

En los autobuses de ahora, que están viejos, sí te dejan subir con las botas llenas de barro de la huerta, al menos hasta que lleguen los nuevos, que la cosa va lenta y el asunto del concurso sigue medio atascado, que dice el concejal Ramón Muñoz Torrero que quizá los redactores del pliego han estado un poco desconcentrados estos meses pasados y de ahí el medio centenar de denuncias de errores… El edil es tan llano en sus exposiciones que los de la oposición, que llegaron a pedir su dimisión hace meses ya ni se enfadan con él. Y eso que motivos hay unos pocos…

En la Diputación se preocupan por otras cosas, como el orden en la colocación del personal en los actos protocolarios, que se ha revisado la norma que rige este asunto para, con el libro en la mano, poder poner a cada uno en su sitio y atajar de un plumazo a esos personajes públicos a los que les gusta colarse en el centro de la foto… Si, si. Me refiero a esos y esas que tiene en la mente.

El patio de butacas del Juan Bravo en día de estreno.

No sé por qué me entretengo en los hemiciclos si la chicha de la semana está en los lugares de ocio, que el casco antiguo ha pasado en solo unos días de ser un páramo sin un solo espectáculo que ver a cubierto a la reapertura del teatro Juan Bravo —y su espectacular lamparón de la entrada y las caras de siempre en el patio de butacas— con espectáculos diferentes casi a diario de aquí a fin de año y la puesta en marcha de la sala de la Fundación Caja Segovia como cine, una gran idea de la que solo me preocupa que se anuncia una programación con una mezcla de “lo último y películas tipo Muces” ¡Ay, ay, ay!.

Más lejos, allá en la antigua cárcel de Juan Carlos I lo que se ha cambiado es el nombre de la Sala ExPresa1 —hace años que expresé mi sorpresa por la elección de un nombre tan simplón— por el de Julio Michel, el titiritero creador de Titirimundi fallecido el pasado verano. Pues esta vez estoy de acuerdo, ya ve.

Iluminación navideña de José Zorrilla el año pasado.

Más cosas. Aunque ya huele a Navidad y la mayoría de las ciudades de España han instalado las iluminaciones de turno —chico, qué derroche. Y nosotros alquilando los arcos de Carmelo Plaza— aquí somos de costumbres recias y no las veremos hasta la semana que viene. ¿No arde en deseos de saber si este año habrá alguna cosa rara en la plaza Oriental o si seguiremos montando imágenes de una religión concreta en lugares principales? Yo estoy que no quepo en mi de nervios.

También lo estoy por mi afición al esquí, que dicen en La Pinilla que se están preparando para abrir la estación “cuanto antes”. ¿Le he dicho ya que no comprendo a quien se le ocurrió hacer una instalación que necesita fabricar nieve a raudales en un lugar en el que nieva poco y el elemento se congela facilmente? Pues eso.

¡Coña! Me ha saltado una chispa en la cabeza y me he acordado del socialista, Óscar López —si, hombre, ese que rezumaba segovianismo cuando le votábamos aquí— deslizándose por aquellas laderas. El cerebro es una cosa muy extraña.

El nuevo equipo directivo del PSOE de la capital.

Pero mire, me viene bien porque tengo que contarle que José Bayón es el nuevo secretario de la agrupación local del PSOE de Segovia, la más grande de la provincia, ocupando la silla que hasta ahora tenía Alfonso Reguera. Aquí ha habido poca pelea, salvo la presentada por Lirio Martín para acabar conformándose con una vicesecretaría creada ad hoc para la ocasión. Si apretando un poco cabe todo el mundo, hombre.

Seguro que se acuerda que en el PSOE de Sanchonuño, en septiembre, a unos días de las primarias provinciales, Héctor Pascual sorprendió a propios y extraños cuando dejó de golpe la secretaría y cualquier responsabilidad política. Pues que no valía, que entonces se le olvidó formalizar la renuncia que había comunicado por correo electrónico y eso no vale. La cosa se arregló, con sellos oficiales, hace unos días.

Después de esto sólo me queda irme a hacer algo de deporte para desfogarme que tengo ganas de utilizar los vestuarios reformados del estadio de la Albuera, que buena falta les hacía y ya son dignos de la Segunda B en la que juega la Segoviana. Creo que ahora las árbitros tienen hasta vestuario propio. ¡Qué adelantos, chico!

Bueno, este es mi piso. Protéjase del frío.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

1 Comment

  1. No creo que sea el de acordarse del señor Hector Pascual algo de actualidad pues una persona que se desdice de lo dicho para seguir ocupando un cargo por Sanchoñuño que de verdad en su día fue proclamado con alegría ya que por representar no representaba ni a el mismo ya que de los plenos a los cuales debería de asistir ni ha existido y ni va asistir y según parecia compaginarlo era algo dificil pero no ha debido ser para tanto lo agarrarse a triquiñuelas para seguir en la poltrona frenando el desarrollo de los vecinos que confiaron en su persona palabra y buen hacer.Mejor hubiera ido a España que estos casos no fueran publicos y el silencio del olvido se hubiera ocupado de lo demás

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *