web analytics

Cuéllar: el PP favorito… pero ya no tanto

De arriba a abajo; Nuria Fernández, Carlos Fraile, Montserrat Sanz, David de las Heras y Borja Sanz.

En Cuéllar optan 5 formaciones para 13 concejales. Tanto el PP, con Nuria Fernández, como el PSOE e IU, con Carlos Fraile y Montserrat Sanz, han sido concejales en el anterior mandato y son sobradamente conocidos por el vecindario. Se miden a los novatos David Jacinto de las Heras (Ciudadanos) y Borja Sanz (Centrados), buenos candidatos. «Majos», refieren tanto en el PSOE como en el PP.

Desde 2007 hasta las pasadas generales, el PP fue primera fuerza en el municipio  con holgura, y en las municipales especialmente, en las que revalidó mayoría absoluta en 2011 y 2015, con un alcalde Jesús García  bien valorado por los vecinos. Sin embargo se observa un  declive del PP entre las municipales de 2011 (con 3007 votos) y las de 2015 (con casi 800 votos menos). En las pasadas generales Vox estuvo en Cuéllar apenas por debajo de la media provincial, con un 11% de sufragios, de donde cabe pensar que los 1.290 votos que sacó el PP son su suelo electoral. Como sea que Vox no se presenta en la Villa, es de pensar que buena parte de los votos sumados a la extrema derecha irían ahora a Nuria Fernández, lo que, de cara a las municipales esboza un cuadro donde el PP sería primera fuerza pero con escaso margen de votos respecto al PSOE. La expectativa de partida de los populares es conseguir 5 concejales, frente a 7 que obtuvieron en 2015. Sacar seis sería un exitazo.

Los socialistas, por su parte, mantienen una notable estabilidad de voto en las municipales desde 2007, sobre 1.200 votos. En las pasadas generales obtuvieron 1.600 votos, lo que indica que este sería su techo, sobre cuatro concejales (que son los que tienen actualmente) con posibilidad de ir a cinco.

IU tiene en Cuéllar un buen cartel. La formación no ha parado de subir en las elecciones municipales desde 2007, cuando obtuvo 686 votos por 921 en 2015. En las pasadas generales unos 300 votos de la formación fueron al PSOE pero de cara a las municipales todo indica que podría recuperar una parte de ese «voto desertor» con un concejal garantizado y perspectivas de revalidar el segundo.

Así que la incógnita está en la distribución de los dos concejales «perdidos» por el PP y el segundo en discusión de IU. Territorio en el que además de los tres partidos pescan Ciudadanos y Centrados. ¿Quién se llevará el gato al agua?

Extrapolando los resultados de las pasadas generales estos tres ediles deberían ser para la lista liderada por De las Heras pero las dinámicas en las locales, además de la presencia de Centrados, obligan a ir con pies de plomo. Es cierto que los naranjas de Cuéllar han tenido problemas de confección de la lista, con escisiones de última hora, pero los pulsos por ver quién va primero son lo habitual en Cuéllar y en el PP y el PSOE tampoco han faltado turbulencias. Añadan a ello factores reputacionales del candidato, tirón familiar y popular de los integrantes de la lista…

Cuestión importante en Cuéllar es  la representatividad en la lista de las pedanías de la Villa, Arroyo, Campo, Chatún…  En general es territorio PP, con alcaldes pedáneos conservadores desde hace lustros. Suele haber una cierta fragmentación del voto (no siempre se repite la papeleta de alcalde pedáneo y alcalde de la Villa) pero en principio esa es una baza a favor del centro-derecha y en detrimento de los partidos emergentes, con menos representatividad de las pedanías en la lista.

El pronóstico  de los expertos consultados (políticos del PP y del PSOE provincial)  nos arroja así  a un contexto abierto de PP: 5; PSOE: 4/5; C’s: 2; IU: 1; y Centrados: 0/1. Distribución que apunta a una más fácil mayoría de gobierno de la derecha, sin olvidar la más plausible, el gobierno en solitario de la fuerza más votada. Así las cosas Nuria Fernández es la gran favorita, pues sólo una compleja alianza a tres bandas o la conjunción de los más óptimos resultados de PSOE e IU podrían dar la sorpresa y arrebatar al PP uno de sus feudos.

Programas similares

Respecto a la campaña pocas diferencias hay entre los grandes partidos. Tanto Fernández Mañueco como Luis Tudanca o Francisco Igea no han dejado de visitar la Villa. Hay coincidencia en los grandes equipamientos, el centro de salud o el auditorio, sin faltar las apelaciones a la «reactivación industrial».

En realidad, y comparado con otros pueblos segovianos, Cuéllar vive un buen momento. El auge del porcino y de las transformadoras de hortalizas hacen que el paro sea inexistente y que, al menos en 2018, hasta se haya asistido a un repunte demográfico. Sin embargo, el declive de las industrias del mueble y del comercio de proximidad, proyectan un cierto pesimismo sobre una localidad que siempre ha tenido un respetable sector industrial y de servicios: hay empleo, sí, pero de escaso valor añadido y muy vinculado a las temporadas.

Visto desde fuera, sin embargo, y además de la sempiterna lucha contra la despoblación, la regeneración urbana y ambiental se antojan problemas acuciantes y asumibles desde el poder local. Rehabilitar la muralla, regenerar la senda de los pescadores y El Espadañal, implantar una potente política de rehabilitación se prefiguran las asignaturas pendientes del próximo mandato.

 

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *