web analytics

Cuando las cosas se hacen con prisa

Vale. Me sumo a la corriente de la semana y hoy escribiré con prisas advirtiéndole de que no nos volveremos a ver hasta septiembre que ahora mi nuera se ha inventado que no habría nada más bonito que hacer en este estío que irnos todos juntos a las Hurdes a pasar lo que queda del mes de agosto. Le digo yo que esa mujer está en las Batuecas.

Y mire que se me queda pendiente el paseo largo y sosegado por la superficie quemada de la sierra, quizá guiado por el recorrido que nos invitaba a realizar don Juan Pedro Velasco de camino al Reventón por zonas que no todos los que estos días lloraban la superficie arrasada de “su jardín” conocían del todo. Nunca es tarde. Por donde no voy a pasear es por la Boca del Asno o los Asientos, que desde el día 24 entra en vigor el PRUG y la prohibición de pisar siquiera el río. Tengo que preguntar si aún se puede poner a enfriar la sandia dentro del agua o también eso entra en la protección del Parque de Guadarrama, que puedo aguantarme con los pies calientes pero la fruta si no está fresquita…

Bueno, se venció con rapidez al fuego que ha copado el interés informativo esta semana y afortunadamente lo quemado ha sido mucho menos de lo que pudo haber sido gracias al trabajo del despliegue masivo de fuerzas de extinción nunca visto hasta ahora por estas tierras en las que se llevaba décadas sin ver llamas en la sierra segoviana. Ahora toca trabajar allí para recuperar la zona lo antes posible —la cosa va a ser larga y tardaremos muchos años en que todo sea igual que ahora— y esto se logrará, en buena parte, gracias al trabajo de los voluntarios que, ahora si, no cuando el fuego era “profesional”, según definición del delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar, podrán subir a aquellas tierras. Hay 500 apuntados lo que demuestra, una vez más, que en estos lares el personal es, sobre todo, solidario.

Si, me gusta ver al personal formando piña y causa común, también en las “fiestas mayores de agosto en Segovia”, conocidas como fiestas de San Lorenzo que casi vacían la ciudad para concentrar a sus habitantes en el arrabal, todo un fenómeno social cultivado año tras año por vecinos y hosteleros. Hala. Otras felicitaciones. Estas para “los del barrio” y en especial para los peñistas, implicados hasta las cejas en los días de honra al santo y en lograr una celebración sana y casi ausente de conflictos.

Otra fiesta buena, esta deportiva, la que monta cada año el exciclista —¿se deja de ser ciclista alguna vez cuando se ha sido profesional?— Pedro Delgado con la marcha cicloturista anual con miles de participantes y un homenaje a las mujeres que formaron la vanguardia de las deportistas. Fiesta de bicicletas y calles sin coches ni autobuses en la apacible mañana del domingo.

De los urbanos precisamente ha hecho pública una encuesta de esas “de parte” (ríase usted de las de Tezanos) que hace la propia empresa concesionaria, Avanza, para contrastar el grado de satisfacción de los usuarios así que no sorprende que la nota media lograda para el servicio sea de 7,9 y que ni así se pudiera evitar la evidencia de que los horarios, las frecuencias y la información en las paradas (lo que se busca de un servicio de autobús, vamos) es lo que menos gusta a los viajeros. Tras los datos, el Ayuntamiento dice que se reunirá con la empresa para estudiar mejoras a realizar. Caramba, las mismas reuniones y mejoras que se prometieron como inmediatas en abril, justo antes de las elecciones. Venga, ahí va mi apuesta de un euro del día a que nos comeremos las uvas sin una sola modificación. Tengo un pálpito.

Corre prisa también renovar el contrato de la ORA, que ya tiene 15 años de antigüedad como ha recordado el Grupo del PP aunque mire, eso tiene que ir unido a la decisión firme de reducción de aparcamientos de rotación en el casco antiguo, un estudio riguroso de necesidades, vincularlo a la vigilancia de los accesos al casco antiguo, un pliego de condiciones nuevecito y poner en marcha el proceso de adjudicación… ¿Otro euro o me estoy poniendo manirroto? Por cierto, el concurso de limpieza diaria y basuras que iba «tan bien» ¿Dónde andará?

Me dirá usted que soy un desconfiado pero es que en esta vuelta al trabajo en el Ayuntamiento tras la renovación electoral parece como si no se hubieran producido cambios y las cosas sigan marchando igual de lentas que siempre… Mire el caso del “jefe de estación de autobuses”, una figura que aparece en las obligaciones del Reglamento de la infraestructura y que resulta que va a contratar mediante un programa de fomento de empleo a mayores de 55 años y por un plazo —inicialmente improrrogable por la propia naturaleza del programa— de seis meses. Después “ya veremos” dicen las autoridades municipales. Estupendo.

Más cosas que parecen de ida y vuelta. En Ciudadanos de Segovia se producen periódicamente “asonadas” de militantes contra las decisiones de la dirección del partido. Si ya vimos aquella que se produjo contra las decisiones —el primero de los tres pactos con el Gobierno socialista— que tomaba, entre otras, la entonces portavoz municipal, María José García, cuando 15 afiliados rompieron su carné, ahora es ella misma la que encabeza a un grupo de unas 20 personas que critica con dureza a los actuales dirigentes por la concentración de cargos —y buen sueldo— en manos de la diputada provincial y concejala, Noemí Otero y el beneficio paralelo que se lleva su compañero, Alfonso Martín, que a falta de cargo público se ha convertido en asesor de alto nivel de la misma política.

“Los de la protesta” claman por la transparencia en un partido que tiene en eso precisamente su principal mensaje y se dirigen, claro, al consejero de Transparencia y vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, para que aplique la norma en el propio partido. Ya de paso, preguntan que fue del “caso Clemente” aquel intento de pucherazo frustrado en favor de la expresidenta de las Cortes cerrado por el aparato del partido a base de silencio impuesto en pleno periodo preelectoral. Se anuncia lío naranja.

Y como yo no quiero jaleos en mi época vacacional, aquí le dejo con la confianza de encontrármelo todo resuelto y como una balsa de aceite a mi regreso. A ver si es posible.

 

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *