web analytics

Cuando el caballo viene de Bonanza

El Juzgado, en un día de declaraciones.

Ya solo los de IU —que se van al Constitucional y si no a Estrasburgo, que hay moda— creen que se puede juzgar penalmente el asunto de la hipoteca del Torreón de Lozoya sobre el que la Audiencia provincial ha ratificado que si el fiscal y la perjudicada, la Fundación Caja Segovia, se dan por satisfechos tras el acuerdo con Bankia por el que la entidad se cobra el crédito en especias, en patrimonio inmobiliario —quizá pensaba que un banco perdería algo alguna vez— pues que seguir la vía penal no merece la pena. Me he cruzado esta semana con varios exconsejeros y, chico, me parecía que andaban ligeros, como el del chiste aquel cuando tiraba el yunque y corría más deprisa. Como el caballo que viene de Bonanza.

Antes y después de la casa.

Pero no hay por qué preocuparse, que los juzgados siguen dando juego. Mire el asunto del archivo del expediente sancionador al otrora superconcejal, Juan Aragoneses, que hizo unas “obritas” de nada en un chamizo que tenía en una huerta protegida constitutivas de falta grave, pero que se quedarán sin demoler una piedra de los construido. En Urbanismo están tan, tan liados —creo que en lo del Peahis ya han llegado, a limpio, a la página 37 ó 38 (dato sin confirmar)— que se les pasaron los plazos para comunicar el expediente de reposición de legalidad, vamos, la orden de derribar el pufo. En el PP, que son muy suspicaces, dicen que es mucha casualidad y en el PSOE les recuerdan a los de la oposición que “anda, que lo de los miniapartamentos ¿qué?”. Pues que aquello si se castigó, que el expediente se comunicó a toda velocidad y que Luquero se subió a una grúa como justiciera de la legalidad urbanística. ¿Cómo se le queda el fistro?

Conos distribuidos en la plaza Oriental en una jornada de pruebas.

Bueno, dejemos a la regidora concentrada con lo de la ordenación del tráfico en la plaza Oriental que la he oído decir en la Cope que “seguramente” estará hecha la obra antes de fin de año… Pues ya sabe, para febrero. Menos mal que se trata de adelantar unos bolardos e inventarse una parada de taxis pasando por encima de una acera y en otra zona peatonal que si no nos toca esperar hasta mucho después de los dolores.

Una expresión de amor al monumento, según el Gobierno.

¡Ah! No se pierda la propuesta de los Amigos del Patrimonio para la Ordenanza de protección del Acueducto que además de la original idea de evitar que se celebren en la zona conciertos y espectáculos apuestan por crear un nuevo puesto de trabajo para nombrar un vigilante del Acueducto. Estupendo, mientras no se le permita vestirse de romano de plastiqullo —no me diga que lo de la puerta del Alcázar no es para mirárselo bien— para que se saque su jornal… Me sigue pareciendo que así no vamos bien y claro, así, no puedor, no puedor.

 

Hablando de apuestas, lo mismo me he quedado corto porfiando (dos eurazos puse sobre la mesa, acuérdese) por que en el mes de junio será la inauguración de los nuevos autobuses. Verá, después de año y medio redactando el pliego del concurso antes de aprobarlo, a la media hora de coger el papelote las empresas han detectado decenas de errores en los anexos del documento que obligan a volver a aprobar las normas del concurso, dice Luquero que por culpa del Excel —ese diabólico programa informático que sólo usa un puñado de personas en el mundo y que ningún técnico municipal o contratado a cojón de mico tiene por qué saber utilizar— pero que no hay problema, que así “se blindan jurídicamente frente a los recursos legales”. Oiga, que no es tomadura de pelo, que si lo mira bien, el humor absurdo acaba siendo gracioso. Déjese llevar, por la gloria de mi madre.

Espere, que le cuento lo del Palacio de Enrique IV, de donde se han llevado 13 vigas de madera, originales, para ver si así, al menos, están a cubierto en un almacén del Museo de Segovia y no se estropean más de lo que están. Pues nada, como de lo de la casa del Trastámara ya no queda mucho, a ver si alguien toma una decisión ya sobre la carcasa en cuestión situada enfrente de otro muerto vacío, la antigua sede el INSS… Y no digo más sobre el particular que luego me dicen que sólo pienso en hacer guarreridas españolas.

Me viene bien lo del Patrimonio porque así hablo del club de las ciudades españolas con distinción de la Unesco en el que los socios han aprobado el presupuesto del año que viene, vendido como los comerciantes sus productos. No diga un millón, diga 990.000 euros que tienen menos cifras. Pues me parece una pasta y como cada vez que veo una foto “de trabajo” les veo en grupos bien grandes y con cara de haber comido bien… ¡Jaarl!

Los alcaldes de las Ciudades Patrimonio.

Otra reunión de las gordas ha sido la de alcaldes que se ha celebrado en la Diputación provincial con cientos de ideas para el “alcaldismo” del siglo XXI. En las redacciones se han enterado bien de lo que pasaba allí, que los servicios de comunicación contratada para la ocasión mandaban cada nota de prensa ¡siete veces! Hubo una pregunta sobre el coste de estos servicios en un pleno de la Diputación porque la cifra de ese contrato parecía bien gorda ¿No? De verdad, no me acuerdo, no es porque sea un ¡cobarde!

A ver, capítulo de alegrías rápidas: La Segoviana ha ganado su primer partido de liga en casa y dicen los expertos que eso certifica el buen camino del equipo aunque sigue nadando en el fondo de la tabla. A ver si pillan racha. También siento especial satisfacción al comprobar que insultar en redes sociales no sale gratis. 7.000 euros pagará la concejala valenciana que no respetó la muerte de un hombre, torero de profesión. ¿Una condena convierte a alguien en pecadora de la pradera?

Un bombero trabajando en el edificio quemado, junto al arco de la Claustra.

En la parte triste, el fallecimiento del exalcalde de Santa María la Real de Nieva, Eusebio García, cuya impronta, profunda, durará y también la proliferación de sucesos con víctimas mortales en carreteras, accidentes laborales y causas naturales que este periódico —se me van a enfadar los jefes— tenía ratos que parecía El Caso. Por cierto, eso del incendio junto a la puerta de la Claustra, qué raro ¿No? Bah, seguro que en dos días va el Ayuntamiento y nos cuenta el resultado de la investigación de los bomberos. ¡Será por transparencia informativa!

Y ya está. Hasta luego… ¿Usted no se llamaba Lucas, no?

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

1 Comment

  1. Sí, raro incendio, comentaban los ‘papeles y otros medios’ que fue en un lugar donde están construyendo apartamentos… ¿alguien sabe cuánto tiempo (años) llevan construyendo? Lo mismo es por algún problema legal 😉

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *