web analytics

Confrontación irresponsable

En estos tiempos la política se ha convertido en una mera pelea emocional. También antes, pero con menos descaro y algo más de mesura. A algunos, entre los que me encuentro, nos resulta difícil admitir que la acción política consiste en ver cómo le rompes el brazo al contrario para hacerte con el poder. Por esa razón nunca entendí el “aquí vale todo”, que en su momento espetó quien después sería futuro presidente del Gobierno en la década de los 90; o el “no es no”, más reciente. La política es ante todo la búsqueda de soluciones a los problemas de los ciudadanos mediante la convergencia en acuerdos cuando se carece de mayoría, pero también el respeto hacia ellos.

El panorama político actual se caracteriza por la confrontación irresponsable. Se busca la pelea y se desprecia al contrario. Lo estamos viendo estos días con la posición de la nueva dirección del PP. Ellos, que apenas hace dos meses abogaban por el entendimiento y la búsqueda de puntos de encuentro, ahora sin ningún escrúpulo van a la ruptura. Hay que entender que su herida sigue sangrando fuertemente, pero fueron ellos quienes la provocaron con sus prácticas corruptas. Aun así, me temo que el problema es otro. Se trata de un enfoque de cultura política que sin temor a equivocarse es posible que se extienda a todos los grupos políticos cuando se encuentran en la oposición, y que cuenta con el apoyo de los medios de comunicación por la rentabilidad que tiene la explotación del mensaje emocional, y posiblemente el rechazo de una gran mayoría silente de la población. El ciudadano para el PP ha pasado a ser una cuestión secundaria. Da lo mismo que los recursos para la sanidad, la educación o pensiones disminuyan, como hemos podido comprobar en su rechazo a las facilidades que nos ha dado Europa estos días con la flexibilidad de los objetivos de estabilidad presupuestaria, lo importante para ellos es recuperar el poder. El ‘no es no’ es su premisa de acción, lo que no les impedirá bombardearnos día a día con su mensaje de responsabilidad y de centralidad política. Todo ello orientado a ganar votos.

Otras formaciones políticas no están muy lejos. No deja de ser paradójica la agresividad que destila el que mayoritariamente hace de portavoz de Cs en el Congreso. La ruptura de sus expectativas electorales les ha trastocado. Han radicalizado su mensaje y hoy para un espectador externo ya no sólo no compiten por lo que los denominaban la moderación y el centro político, sino que por la forma especialmente, pero a veces también por el contenido en temas de patriotismo, se sitúan al mismo nivel que VOX. Han abandonado la moderación y antes o después los españoles percibirán que también el centro-derecha, lo que sin duda deja un hueco muy grande al PP. Se han quedado sin rumbo y, de seguir así las cosas, tiene pinta de que progresivamente irán retrocediendo.

Podemos se encuentra a la expectativa. La maternidad/paternidad de sus líderes les está permitiendo ganar tiempo para ver cómo respira el Gobierno y plantear su futuro posicionamiento mediático. De momento, son los únicos junto con el PNV que están acogiéndose a la tregua de cortesía de los 100 días. La aprobación de la senda del déficit y su posicionamiento ante el proyecto de presupuesto para 2019, que parece ser que va a presentar el Gobierno, determinará su posición. El crecimiento del límite de gasto público por encima del crecimiento del PIB nominal, como ellos pedían, les pone las cosas muy difíciles para articular un discurso consistente. No obstante, tienen recursos suficientes para presentarse como la auténtica izquierda, y además ortodoxa. El debate monarquía/república, con la que está cayendo, o la reivindicación permanente del crecimiento del gasto y de una sociedad más subsidiada e intervenida les deja mucho margen para demonizar al PSOE y al Gobierno.

De los otros grupos, lo esperado. EL PNV, dada la consistencia de sus estructuras y cuadros, seguirá explotando la política española optimizando sus resultados y gestionado los hilos de los partidos nacionalistas y minoritarios, sin que se note, pero sin romper el equilibrio. Son dignos de estudio y análisis. Mientras que otros irán como pájaros sin cabeza. El PDeCAT ha dilapidado a los pocos activos parlamentarios que tenía. No se puede esperar mucho de la obsesión berlinesa y de quien está ahora al frente del su grupo parlamentario, más preocupado por dejarse ver por el hemiciclo en momentos de máxima atención que por hacer propuestas de interés. Este es el problema de la burguesía catalana conservadora sobrevenida a la acción revolucionaria independentista, y con el pecado original de verse superiores a los demás.

El PSOE estará subordinado a la acción del Gobierno, como todo partido que ha gobernado. De seguir las cosas como están y ante la huida mayoritaria de los otros grupos políticos de la articulación de políticas orientadas al ciudadano, lo puede tener relativamente fácil. Es cuestión de actuar con sensatez y realismo. Se ha de buscar la centralidad política y el acuerdo con las otras fuerzas, y huir del exotismo. Y si con estas lides no es posible gobernar, disolver las cámaras. El resto, a lo que aspiran todos, caerá por su propio peso. Será el coste de oportunidad de una oposición de confrontación e irresponsable con los españoles.

Autor: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Compartir en

4 Comentarios

  1. Señor Gordo, no existe dinero público, es dinero de los contribuyentes, por el que Vs. se pelean en su manejo y a lo que los españolitos de a pie no podemos renunciar, aun pensando que dilapidan millones y millones, aumentando la deuda; para que?
    Quien pagara la deuda?, los mismos que aportamos siempre.
    Mientras reparten subvenciones para, que nos acostumbremos a no trabajar.

    Editar respuesta
  2. Señor Gordo, el último párrafo del artículo es un claro ejemplo de los políticos que tenemos en este País: discurso totalmente abstracto, lleno de obviedades, donde no se dice nada concreto, es decir, un dircurso vacío.

    Los políticos, de TODOS LOS PARTIDOS, sólo se dedican a sus propios ideales y gustan recursos donde les parece, los ciudadanos que les votan “se la traen al pairo” y poco les escuchan o les hacen oidos sordos.

    Puede sonar muy radical esto último que relato, pero es la triste realidad. El día que un político llegue al poder (porque eso es lo que quieren todos ellos, poder, no nos engañemos) y lo primero que haga, sea quitar las pagas vitalícias (es decir, tirar piedras contra su propio tejado), volveré a tener esperanzas en la política de este País.

    Editar respuesta
  3. Que nos quiere decir con este artículo, que pretende, salvar la cara dura de todos, todos los politicos, del partido que sean y de la indole que sean, son todos iguales, terminan acomodados y no les importa nada ni nadie para conseguir sus pagas vitalicias, terminan templando las témporas y colocando a sus afines en puestos, que ni se merecen, ni tienen conocimientos ni capacidad para gestionar la cosa publica.
    Vd mismo dice “actuar con sensatez y realismo, huir del exotismo”, transmítaselo a su jefecito, que parece que vive completamente fuera de la realidad. Como osa Vd. citar a PNV y PDCAT, estos inmorales traidores han sido siempre contrarios al orden establecido (Compayns) y siempre mirando al resto de los españoles por encima del hombro (Arzallus), para sacar su rédido económico que es lo único que les importa,le recuerdo que de ellos se ha valido su partido para gobernar en minoria, y a las primeras de cambio les dejan tirados (confrontación irresponsable según Vd.) con estos mimbres estos cestos, ya estan dilapidando Vds. el erario publico con el pretexto de recuperar los derechos sociales. Que Dios reparta suerte

    Editar respuesta
  4. Es Usted un autentico cachondo, Sr. Gordo. Ja, ja, ja,…. No va y nos dice que, “a algunos, entre los que me encuentro, nos resulta difícil admitir que la acción política consiste en ver cómo le rompes el brazo al contrario para hacerte con el poder”, ja, ja, jaaaaaa, ja. ¿Pero acaso no sabe Usted como han conseguido Ustedes “el poder”?
    Nos toma Usted por tontos, Sr. Gordo.
    Y esta es buenísima,… “Se ha de buscar la centralidad política y el acuerdo con las otras fuerzas, y huir del exotismo”,.. ja, ja, ja,… ¿”centralidad política”?, ¿uir del “exotismo”?,… ja, ja, ja,… ¿no sabe Usted que están ustedes ahí, gracias a golpistas-independentistas, proetarras, peseteropeneuvistas, y podemitas?
    Ja, ja, ja,…¿Pero quien le escribe a Usted los artículos Sr. Gordo? ¿Leo Harlem?

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *