web analytics

Coge el cartel y corre

Menudo malestar arrastran los hosteleros tras la entrada en vigor de la reglamentación de la cartelería en el casco antiguo y aledaños —en el resto de la ciudad, no se preocupe, Jauja sigue— por la que se sienten damnificados además de “poco escuchados por el Ayuntamiento”… Suena raro el entrecomillado en esta ciudad ¿No?

Un furgón junto a la Casa de los Picos.

Toda la semana se han pasado los policías locales explicando la normativa a los empresarios de la zona, algo parecido a lo que se hizo en su momento con la de carga y descarga… Luego se pasa. Por cierto, el aparcamiento junto a la Casa de los Picos vuelve a ser habitual cada mañana. Será que los que ponen los conos disuasorios están de vacaciones.

Bueno, la cosa va de señales que en el Ayuntamiento se ha aplicado en tiempo récord la moción que presentara IU para poner pasos de peatones en la calle del Doctor Velasco tras el incremento de coches en la zona. Hombre, no todo podía ser perfecto, que la reluciente señal vertical del paso peatonal tapa la visión del espejo que permitía ver los coches que bajan de Yza Gidelli… No se puede estar en todo, más cuando en el departamento de Obras están concentrados en arreglar el emborrillado de la puerta de Santiago, que no dio tiempo a planificarlo antes de las obras en la cuesta de San Juan. Ojo, que la cosa acaba echando una “enlechada”, que lo pone en una nota.

Mucho, muchísimo más planificado está el plan de asfaltado y renovación de conducciones en la ciudad, que esta semana ha tocado el recordatorio periódico de la regidora Luquero anunciando que está previsto hacerlas en muchas calles con una inversión total de 1,2 millones aunque, eso sí, cuando la aplicación de la demoniaca ley de Contratos y los periodos de licitación lo permitan, que son procesos muy, muy complicados que apenas se hacen en la administración. Tranquilos todos, tengo el pálpito de que antes de mayo están hechas.

Hay otras administraciones que promueven obras y dan el mismo miedito. Mire el edificio de los juzgados donde, por enésima vez, se han recogido los trastos de construir a la espera de “aclarar la situación” de las empresas a partir de septiembre, que ahora es verano y encima en el Ministerio hay mucho nuevo. Bueno, esto es Segovia y las infraestructuras nunca se construyen del tirón. Ante todo las tradiciones.

Bueno, algunas cambian que llevábamos décadas con la misma empresa de autobuses a Madrid y mire por donde esta semana hemos cambiado a la concesión de Avanza… Si, se ha empezado a la segoviana: con algunas colas, sin tener clara la dársena de turno y con otros despistes. Pese a todo parece que hay sensación de satisfacción general que siempre da gustito subir en coches nuevos, más si están llenos de cacharritos.

Ya puestos, la misma empresa, que también gestiona los urbanos, ha puesto en marcha un nuevo microbús para reforzar al que se usaba hasta ahora por el que ya andan preguntando los de La Torre . Y esta vez lo han pintado de azul y todo para mimetizrlo con el resto de la flota que el rojo que había hasta ahora parecía el patito feo. Lo mismo así se anima el personal a usarlo un poquito más que hasta ahora. El vehículo ha comenzado a funcionar sin anuncios ni avisos previos. Será que es agosto. ¿No?

A ver, capítulo de fiestas y festejos. Pues, con permiso de media provincia y sus magníficas fiestas patronales, destaco las de San Lorenzo que se celebran en varios pueblos de y también en el barrio segoviano del mismo nombre, de nuevo con el cartel de “lleno” en sus calles y respuesta masiva del personal a los reclamos musicales de las verbenas, que lo de “la Pikante” comienza a ser un fenómeno de masas que parece que ningún adolescente (y no tanto) se quiere perder. ¡Qué cosas, chico!

Con la única nota negativa de esas fiestas, la denuncia por agresión presentada por un joven de 18 años que fue apaleado en la plaza del barrio abro el capítulo de sucesos donde me sale el episodio del pirómano local que dedicó la tarde a los contenedores del entorno de la Universidad y hasta el toldo de un bar. No, si el exceso de sol del verano sin gorro no puede ser bueno. La policía sospechó que el autor era “un viejo conocido” pero chico, hasta ahora no hay resultados conocidos de las pesquisas. Cierro el capítulo lamentando el accidente mortal ocurrido en Torrecaballeros y grabado en un vídeo que ha abierto largos debates en redes sociales. Impactante documento.

Oiga, que pasan cosas más divertidas, que yo lo he pasado de maravilla la mañana de este domingo con la maratón de Berlín donde Javier Guerra hizo que sacara otra vez mis banderas —mi patriotismo se amplifica con los éxitos deportivos— para pegarme a la tele a animar al segoviano. Cuartaplaza, como hace cuatro años y con el bronce que casi, casi. Felicitaciones.

Y mire, que ya no escribo más que estoy pensando hace rato en las vacaciones, que mi nuera si me lleva este año a las vacaciones familiares —algo querrá que antes no me quería llevar nunca— y tengo por delante dos semanas de relax playero en los que, como el de la canción (versión libre), permaneceré sentado en el muelle y cuando atardezca seguiré ahí mirando los barquitos.

Y en septiembre, ya veremos. Disfrute.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *