web analytics

Cierra el Segovia Futsal: un fracaso colectivo

La vieja cancha del pabellón.

El 27 de junio vence el plazo para abonar a la Liga Nacional de Fútbol Sala los anticipos y reservas para la inscripción de equipos en la Segunda División, la que le tocaría competir al Segovia Futsal, en teoría, porque finalmente, y materializándose el peor de los escenarios posibles, el club cesa su actividad. No habrá fútbol sala de élite en Segovia la próxima temporada.

Lo avanzaba El Adelantado de Segovia, tras llegar a un acuerdo con los proveedores y jugadores y tras la infructuosa búsqueda de patrocinadores, el Segovia Futsal renuncia a la categoría. Nada que hacer. Aunque todavía no es oficial y en la LNS negaban tener la renuncia tácita, la mala noticia -para los segovianos- se expandió como la pólvora por el mundillo. En Talavera, el Soliss FS Talavera, celebraba la salvación del descenso a Segunda B por la renuncia de los segovianos.

Se pone fin así a 6 años en que, contra viento y marea, una directiva intentó lo imposible, asumir el rol de Caja Segovia y devolver a la élite a un club heredero de la fundación de la propia LNS, tricampeón de copa, campeón de liga, de Europa y de la Intercontinental. Tiempos gloriosos de Venancio, Amado y Daniel aquellos de finales de los 90 primeros del XXI en los que temporada tras temporada el millón de euros largo de Caja Segovia, que tenía en el equipo su mejor aliado de markéting, garantizaban la competitividad del club. Ya en los años aciagos, el club, aún como Caja Segovia, se mantuvo arriba mal que bien hasta 2013, en que tuvo que renunciar a la División de Honor para empezar una nueva vida como Segovia Futsal. Tras cuatro años, en 2017 se obraba, en palabras del presidente de la LNFS, Javier Lozano, el milagro no ya del ascenso sino de mantener la categoría oro con 300.000€ de presupuesto, de largo, el más bajo de la liga.  Ya en la 2018/19 «no pudo ser». Sin cobrar, en medio de una crisis institucional tremenda, los jugadores pelearon hasta el último minuto. Hasta que el Valdepeñas clavó el último clavo de un atáud del que se veía difícil salida desde que en diciembre la directiva optara por una extraña -y letal- dimisión en diferido. Se iban pero no…

Tampoco es cosa de buscar culpables. Lo que no es, no es. Desde el voluntarismo, sin cobrar, metiendo horas y más horas, no se puede montar un club de élite si falta lo esencial, dinero. Y esto es lo que ha fallado en esta segunda etapa, acierto para encontrarlo. Lo cual habla también de la anemia empresarial de Segovia, en seis años no habido modo de encontrar un pilar económico, fuera del heróico Naturpellet. El cierre del Segovia Futsal es, pues, un fracaso colectivo.

Lástima porque en el fútbol sala Segovia parecía haber encontrado un nicho en la élite deportiva. El Pedro Delgado, la catedral del fútbol sala, con su tarima consumida por los triunfos, era un lugar mítico en el mundillo. El éxito del equipo convirtió a la provincia en una cantera de la que salían internacionales, técnicos, cracks… La Gimnástica Segovia hereda ahora lo que quede de esa escuela de salistas. Una pena.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. Lástima y pena, es lo que siento después de mas de media vida en el «perico». He visto jugar con la camiseta de mi ciudad a Daniel, Amado, Adeva, Cidado… o incluso al hombre que metía goles y regalba camisetas como Elias.
    Han pasado grandes jugadores que han recalado, y hoy también, en equipos grandes.
    Sólo decir que se piense muy bien cómo se ha gestionado todo, desde el principio hasta el fin.
    Ha salido en periodicos empresas que mas facturan por provincia y aparece en Segovia, Abertis. A nadie se le puede obligar a dar dinero, pero esas grandes empresas podían pensar un poco, él cómo y dónde están haciendo fortuna.
    Sólo decir que no olvidaré todos los momentos que he pasado en ese pabellón y con todos los equipos que han pasado. Que no se olviden los grandes jugadores de donde se dieron a conocer.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *