web analytics

Cien años de Universidad Popular, los comienzos

Hace cien años, el 21 de noviembre de 1919, un grupo de estudiosos segovianos -docentes, burgueses con aficiones intelectuales, políticos, artistas- que gustaban reunirse en tertulias literarias, creaban la Universidad Popular Segoviana, un proyecto 100% regeneracionista que pretendía difundir la enseñanza y extender el progreso a través de la cultura a las clases trabajadoras. Eran Segundo Gila, José Rodao, Antonio Machado, Agustín Moreno, Mariano Quintanilla, entre otros. De su bolsillo adquirieron y rehabilitaron la vieja iglesia de San Quirce y con el trabajo voluntario de sus miembros organizaban clases de lunes a viernes e impartían conferencias con personalidades como Unamuno, Ortega, Pérez de Áyala. En los años 50 la entidad cambió de nombre y recibió un nuevo impulso ya como Academia de San Quirce.

Es un periodo de renacimiento cultural para España, que de la mano de la estabilidad económica, y tras el trauma de la pérdida del imperio en Cuba, realiza un primer acercamiento a las vanguardias europeas. Surgen infinidad de diarios, intelectuales, movimientos artísticos… También en Segovia, donde los nuevos tiempos traen a la dormida ciudad el Teatro Juan Bravo, las primeras estatuas (el monumento a Daoíz y Velarde), el surgimiento de la Sociedad Filarmónica, de la Asociación de la Prensa, y como guinda a esa ebulllición, la Universidad Popular, cuya labor aún continúa de la mano de su heredera, la Academia de San Quirce. «Es la edad de plata de Segovia», en palabras de Rafael Cantalejo,  secretario de la Fundación Rodera y Robles y cuyo museo inauguraba el 14 de marzo una exposición, enmarcada en el centenario de la universidad- que revise material gráfico en plafones explicativos de algunos de los hitos de aquel periodo, truncado por la Guerra Civil. Segovia, edad de plata (1901-1936)

Con montaje a cargo de Juan José Bueno MarotoJuan Ignacio Davia y el colaborador de Acueducto2.com, Juan Pedro Velasco Sayago, la muestra se nutre de material gráfico extraído de la prensa de la época, libros, documentos, objetos,  y ha contado con el patrocinio de la empresa Octaviano Palomo.

Permite ver instantáneas tan curiosos como un paseo del presidente Canalejas por Segovia, a un mes de morir asesinado, el derrumbe del campanario de San Esteban o la inauguración del monumento a Daoíz y Velarde o a Juan Bravo, la primera ubicación del monumento a Zuloaga.

La muestra permanecerá abierta hasta final de año.

Juan Luis García Hourcade, Pedro Palomo y Rafa Cantalejo en la presentación de la exposición.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

1 Comment

  1. Es curioso que de las personas que citas, amigo Pedro, he conocido a las siguientes:
    A don Agustín Moreno que fue profesor mío de Ciencias Naturales en el Instituto de Enseñanza Media.
    A Mariano Quintanilla en una visita que hice a su casa que vivía en la Plaza de Franco (hoy Mayor)
    A Juan José Bueno Maroto que fue discipulo mío y su padre Tacho íntimo amigo con el cual hice teatro y los domingos del verano nos íbamos a bañar por encima de «Las Arenas».
    Otro intímo amigo fue Octaviano Palomo que los días feriados jugaba con él al tute.
    A Rafael Cantalejo que me precio ser amigo de él. También fui amigo de su padre Pablo que coincidimos ambos en las Congregasciones Marianas e hicimos teatro juntos. A sus abuelos Pablo y Esposa y a Benito el Bollero. Enohorabuena por la exposición. Un abrazo de José Luis.

    Post a Reply

Responder a José Luis Salcedo Luengo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *