web analytics

Chaquetas de todos los colores

Me gusta a mi esto del carnaval en el que cada uno se coloca la máscara que más le apetece y se lanza a la calle… a mirar, que somos segovianos y eso de “a ver que dirá el vecino” lo llevamos interiorizado hasta en los festejos en los que, por definición, hay que soltarse la melena. “Hombre, el sábado salí hasta la 1.30”. ¡Despiporre!

Este año se elegía entre el vulgo a la pareja de Rey y Reina aunque claro, es difícil que nadie se apunte si el Ayuntamiento no hace campaña —hay que gastar en publicidad, amigos, quizá detrayéndolo de tanto folleto en papel satinado, y caro, que nadie utiliza— y comunica ¡dos días antes del concurso! la gran idea. Pues eso, concursaron dos despistados y el cetro lo portan dos de la comparsa Vacceos. El mismo éxito que tuvo la segunda gran idea de los de Cultura que era conseguir que las comparsas motivaran sus disfraces en torno a Machado aunque las agrupaciones —este año hay cinco y eso que les han dado 250 eurillos para gastos— les dijeron que van mejor a su aire, que el poeta comienza a saturar y acabamos de empezar el año de los fastos en honor a la llegada a Segovia de aquel profesor de francés que los fines de semana salía escapado a Madrid.

Hombre, estarían liados “reabriendo” el Memorial Democrático de la cárcel vieja, ese que se inauguró a bombo y platillo pero que si se quería visitar la semana pasada se lo encontraba uno cerrado y el edificio, todo él, vacío de personal al que preguntar por horarios o siquiera pedir fuego. Yo me marqué una visita autoguiada por la vieja cárcel. No vi el memorial, pero anduve por donde quise…

Titulaba yo por las chaquetas y ahí me salen las de los policías municipales que al parecer siguen igual que hace un año —sin chalecos ni radios, con coches prehistóricos y tan contaminantes que si pillan a Sánchez inspirado se los prohíbe, con el cuartel hecho un asco y cobrando menos que cualquier otro de la región— pero encima con 12 efectivos menos. Caramba, y eso mediando movilizaciones, protestas en el pleno y la dimisión de un concejal nervioso y amenazador. Dice la alcaldesa que poco a poco lo arregla todo —ya se ve otros ocho años en la silla— y los sindicalistas que ya está bien…

Por si acaso, el Ayuntamiento ya ha presentado a los miembros de la Agrupación Local de Protección Civil. Estos llevan la chaqueta de otro color y al final son quince, a los que pusieron de tiros largos y con coche nuevecito para la foto del bautizo público, que siempre queda muy vistosa, más en tiempos de elecciones. ¿No eran estos los que el concejal Muñoz Torrero dijo en un pleno que no eran una prioridad? Pues ahora son “un logro”. ¡Qué cosas, chico!

Igea, rival de Clemente en primarias.

Lo que parece que sí va a ser trabajado es que Silvia Clemente encabece la lista de Ciudadanos para la Presidencia de las Cortes, que hay sectores en el partido liberal, como el que encabeza Francisco Igea, que no están muy contentos con la incorporación de la eterna rival —menudas cositas ha dicho de ellos la expopular, cuatro lustros de alto cargo regional— a sus filas “renovadoras”. Verá, no es que yo no me crea lo de las primarias de los partidos pero también sé —por lo que he leído por ahí de esta candidata— que Clemente es de las que opina que “ir ‘pa na’ es tontería. Más bien ando expectante en la participación que tendrá en la lista de las municipales en la capital que dicen que también tiene ideas y algunos nombres para eso. Creo que en el PP se miran de reojo “a ver si va a ser que tu también…” Y Pablo Pérez con la mosca tras la oreja que ya está bastante complicado de por sí hacer una lista de 25 como para que te hurguen a los de casa. En unos días salimos de dudas.

Caramba, y de repente me vienen a la cabeza los circos. Había uno en la Lastrilla contra el que se hizo una campaña de protesta porque lleva animales y claro, eso no puede ser. Las llamas, en Perú, y las gacelas y tigres, en el Serengueti haciendo documentales. Un millar de firmas recogieron en internet aunque claro, siguiendo la máxima, el espectáculo continuó y el circo hizo sus funciones.

Dicen las encuestas del CIS —tómense con la precaución necesaria que la cocina últimamente pasa los datos varias veces por harina y huevo— que los animalistas están subiendo en intención de voto en toda España aunque aquí no sé cómo les irá que están los cazadores que trinan con eso de las prohibiciones —¿O no lo son? ¿Valen los permisos de antes y los de después no? ¿Se pronunciará la Junta con claridad?— a la práctica cinegética, que por otra parte es un importante motor económico por estas tierras… A ver cómo acaba esto.

El que acaba soy yo que tengo que ir a ver qué queda en la tomatera esa de la zanja de Ezequiel González que dicen que van a arreglar ya ese trozo de calle y no quiero desperdiciar los frutos criados allí durante décadas. Esto se aprobó hace ya casi un año pero, mire que casualidad, se va reparar antes de las elecciones. Me encantan los años electorales: arreglan calles, ponen autobuses, atienden a los colectivos, brota el dinero público, se dictan decretos de cosas imposibles…

Son buena gente estos de la política.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *