web analytics

Caza y pesca: Y llegó el día…

ManifapescaComo toda crónica de una muerte anunciada, llegó el día de la publicación en BOE de la sentencia del Tribunal Supremo que regula la vida y la muerte de las especies piscicolas y cinegéticas en territorio español.

Y en esas estamos. Mientras que la cruzada anticangrejos y otros bichos extranjeros traídos en los ultimos años para satisfacción de masas y/o pescadores alóctonos se ha visto respaldada, por el camino se ha condenado a muerte a otras especies que, siendo posiblemente importadas, llevan más años aquí que mis antepasados. Por ejemplo la carpa. Mucho antes que alguno de mis antecesores pisara tierra española ya estaba asentada y aposentada la carpa en nuestros cursos de agua invitada por los romanos.

El revuelo es grande. La Junta, según mis noticias, ha dejado de repoblar, como marca la ley, los cotos de pesca intensiva, con truchas arcoiris, el problema es que hay temporada hasta octubre… así, conflicto a la vista…

En cuanto el sector pescador…pues cada uno a la suya. Algunos encantados. Van a matar a saco. Otros desesperados, ya que tendrán que mirar a todos los lados antes de soltar una pieza, algo así como si robaran.

Y otros, entre los que me encuentro, pues un poco de todo. Utilizando la lógica. Lo menos malo era lo que teníamos. Sin lugar a dudas. Las arcoiris, en su sitio y muriendo por docenas cada semana. Las carpas, basses y demás peces competitivos… a dejarlos vivir, que producen más dinero que algunas empresas contaminantes. Y lucios, lucioperca, pezgato y demás depredadores claramente dañinos, leña hasta en el cielo de paladar.

Hace unos días hubo una gran manifestación en Madrid contra la sentencia. Miles de persona se reunieron para defender su afición según la entendían. A mi se me invitó a ir. Hasta el autobús estaba pagado. Y cuando pregunté «¿y contra qué nos manifestaremos?», la cara del invitante me indicó que entre nosotros mismos las cosas no estaban claras.

Así que me quedé en casa. Reflexionando. Y colocando monedas. Va a ser la única afición que me quede.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *