web analytics

Cataluña, una vez más

El vicario de Puigdemont nos ha vuelto a deleitar esta última semana con una de las suyas. El pasado 1 de octubre, en el primer aniversario de aquel nefasto día en el que el Gobierno de la Generalitat hizo pública su locura ante el resto del mundo con su referéndum fallido, animó a los Comités de Defensa de la República a seguir apretando. O, lo que es lo mismo, a proseguir con los actos de rebelión y vandalismo ciudadano. Unas horas más tarde, los mismos a los que animaba a profundizar en la subversión a la salida del Parlamento catalán le abucheaban y le increpaban. El presidente de la Generalitat, ante este escenario, no encontró mejor defensa que amenazar al Gobierno de España con retirarle el apoyo parlamentario si no convocaba un referéndum de autodeterminación en el plazo de un mes.

Cataluña, una vez más, vuelve a estar en el centro del huracán. Algunos pensamos y constatamos cómo algunos dirigentes independentistas catalanes están enfermos. Su obsesión les lleva a una paranoia, y nos preguntamos si una gran parte de la sociedad catalana ha perdido el “seny” del que siempre hicieron gala, y que hoy más que nunca demuestran que no son capaces de encontrarlo. Lo que ha quedado claro es que el Gobierno de la Generalitat no sabe ni dónde está ni a dónde quiere ir. Están perdidos. ERC ha puesto pie en pared y el enfrentamiento con sus socios de Gobierno de Junts per Sí es ya abierto. ERC ha dejado claro esta semana que no se va a salir de la legalidad y está pidiendo a voces un acuerdo con el Gobierno de España. De hecho, esta última semana, con la suspensión del pleno del Parlament catalán, les ha ganado el pulso a los pupilos del de Waterloo. Pero en el Congreso sus diputados apuestan claramente por la distensión y búsqueda de acuerdos con el Gobierno. Como también lo están al menos cuatro de los ocho integrantes del PDeCAT. No así la embajadora parlamentaria designada por Puigdemont en el Congreso y a la vez portavoz testimonial de su grupo, y a la que, todo sea dicho, la política en mayúsculas la viene grande. Sin duda es la mejor representación de la burguesía catalana en su versión pija.

Si ya es grave que Cataluña en el último año y medio haya perdido su confianza ante los inversores, como revela la caída progresiva del crecimiento del PIB, que lo sitúa a la cola de las diferentes Comunidades Autónomas, y la pérdida de depósitos de ahorro por valor de 30.000 millones de euros, no deja de ser menos grave la falta de respeto del propio presidente de la Generalitat hacía la institución que dirige y hacia los intereses del propio pueblo catalán. Los catalanes acabarán penalizando esta actitud y los independentistas seguirán el mismo camino que sus correligionarios de Quebec en Canadá. Es una cuestión de no mucho tiempo. Su división interna será aún mayor con la sentencia que recaiga sobre los que en el momento actual están en la cárcel y el descrédito de los exiliados, y su insolidaridad sobre los anteriores. Por suerte para los catalanes la globalización económica ha impedido que su economía se caiga drásticamente, pero acabará empeorando; y en ese momento, cuando la calle note sus perversos efectos, el independentismo se disolverá como un azucarillo en agua.

Para catalizar el proceso anterior sería conveniente una acción conjunta y consistente de los partidos constitucionalistas. No está ocurriendo así. Sorprende comprobar cómo la única petición del PP y Cs es la puesta en marcha del 155 y la convocatoria de elecciones. Como muy bien les ha recordado la ministra portavoz del Gobierno, no se han dado las circunstancias para su aplicación hasta el momento. En ningún momento ha existido un desacato formal de la Constitución. Pero si existiese, el Gobierno ha dejado claro que no dudará en aplicar las medidas constitucionales a su alcance, como es el artículo reseñado de la Constitución.

El PP siempre lo ha tenido claro: su posicionamiento político en Cataluña siempre ha buscado una inversión electoral en el resto de España. Unos días antes de celebrarse las elecciones de Cataluña de 2015 le pregunté a un alto dirigente del Gobierno del PP que a qué se debía la apatía de su partido ante ese proceso electoral, y su respuesta me dejó atónito. Me contestó que “sólo les interesaba lo importante”, o sea las generales para conseguir el Gobierno de España, por si no ha quedado claro. De aquellos polvos vienen estos lodos. C’s va por el mismo camino. Cataluña les encumbró y les situó como alternativa de Gobierno en un determinado momento, y Cataluña les puede quitar gran parte de su aceptación popular si no rectifican. La instrumentalización de la bandera española en la tribuna del Parlament esta última semana resultó patética. Una vez más se piensa más en términos de partido que de interés general, y está visto que todo vale. Podemos está fuera de juego, y la verdad es que, sin querer, gana. Al menos no reclaman la celebración del referéndum esperpéntico como hacían antaño. Maduran poco a poco.

 

Autor: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Compartir en

1 Comentario

  1. Sigue siendo Usted patético, Sr. Gordo.
    Tiene la jeta de afirmar que “el Gobierno de la Generalitat no sabe ni dónde está ni a dónde quiere ir. Están perdidos”.
    ¿De que guindo se ha caído Usted, Sr. Gordo?
    El “gobierno” de la Generalidad, sabe perfectamente donde está, gracias a Ustedes los del Psoe, Sr. Gordo. Son sus socios, y hacen lo que hacen, porque Ustedes se lo permiten.
    No hay nada mejor para la Generalidad, que el “doctor” en el “gobierno”. Todo lo demás son faroles. Y usted lo sabe perfectamente, por lo que me parece que nos toma por tontos.
    No tenga ninguna duda, que todos sus “socios”, bolivarianos-podemitas golpistas-independentistas y proetarras, les aprobarán sus presupuestos. Cuanto más tiempo estén Ustedes en el “gobierno”, mayor interés para toda esa calaña. Esta visto, que todo les vale.
    Son Ustedes completamente tóxicos para los intereses de España. Unos auténticos traidores.
    Al menos en algo tiene Usted razón,…. “Podemos está fuera de juego, y la verdad es que, sin querer, gana”. Son Ustedes los que han “Validado” a los zarrapastrosos podemitas, al admitirles como “socios” después de ponerlos “a parir”, y espero que en las próximas elecciones, el revolcón sea de los que hacen historia.
    Aunque dada la cantidad de tontos existente en España, y el dominio totalitario de los medios de comunicación, tengamos de nuevo a “los picapiedra” mandando en esta “Nación de Naciones”, como dice el “doctor” Falconeti.

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *