web analytics

Cartelera Segovia: Tres anuncios en las afueras

Pues, pues… Tres anuncios en las afueras, de Martin McDonagh, se presenta como la gran esperanza blanca en un año en que el cine más de autor apenas se ha comido un rosco. Así parecía confirmarlo su éxito en los Globos de Oro, así que al cine me fui. ¿Y que quieren que les diga? Me pareció una película un tanto anodina, con un guión tirando a malo, que vive única y exclusivamente de diálogos lapidarios en boca de un elenco actoral asombroso y alguna que otra surrealista situación.

En un pueblo de la América profunda una mujer de 50 años, la gran Frances McDormand, vive reconcomida por la violación y asesinato de su hija. Harta de la falta de resultados policiales, alquila tres vallas para publicitar su pobre opinión del sherif, otro grande, Woody Harrelson. La película se desliza entonces hacia una tragicomedia costumbrista, donde cobran relevancia las extravagancias locales, un policía medio tonto, la propia madre, su agente de publicidad, un amigo enano, su ex-marido y la boba de su nueva mujer. Algo así como el cine de los hermanos Cohen pero con mucho menos talento y el director-guionista poniendo demasiado celo en frases contundentes, paradójicas, e intentando -infructuosamente en mi opinión- largar un discurso sobre que las cosas no son ni blancas ni negras sino de un extraño gris…. Lo de siempre.

Con todo, a golpe de personaje extravagante, la película se hace entretenida, la narración es fluida a pesar de los planos metódicos y largos que dejan a los actores lucirse en un verdadero festival interpretativo. La pena es el guión, que no voy a desentrañar por no dar spoilers, pero que contiene o lagunas o sobrentendidos que no acierto a sobreentender, especialmente al final, en la resolución del caso criminal.

Lo dicho, raro será que a Frances McDormand, no la vuelvan a dar un Oscar por su interpretación, aunque todo hay que decirlo, a esta mujer le pasa lo que a Alfredo Landa haciendo de españolito sesentero, que metida en la piel de americana profunda, ya sea en Fargo o Tierra Prometida, simplemente se sale, pero hasta ahí. Otro que apunta a Oscar Secundario es Sam Rockwell en funciones de poli oligofrénico. Lo borda, de manera tal que en su vecindario estamos seguros que el hombre ha perdido muchos puntos.

Película que se puede ver pero que a este servidor le ha defraudado bastante. En fin, nos queda el último Spielberg, que promete. Veremos.

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *