web analytics

Cartelera Segovia: Rogue one

rogueone-1Veamos. Hace ya muchos, muchos años, tras salir del cine absolutamente hechizado de ver por primera la Guerra de las Galaxias, la primera, o sea la cuarta, o sea A new hope, efectúe la siguiente incómoda pregunta a mi progenitor: ¿Cómo es que la estrella de la muerte se desintegra de un solo cañonazo? ¿Es normal? “No lo sé -dijo papá (al que nunca le gustaron estas cosas)-, me duele la cabeza”.

Hoy, por fin, sé la respuesta: Sabotaje.

Al hilo de la trascendental cuestión, que ha motivado implacables debates entre los frikis, se articula Rogue One, feliz precuela de SWIV, y segunda producción de Lucasfilm desde que fuera adquirida por Disney.

Hay que decir que la mano de Disney ha sentado bien a la franquicia. Tras el desastre en todos los sentidos que fueron la Amenaza Fantasma y subsiguientes, y con Disney al mando y J.J. Abrams en la cocina, The force awaken, de 2015, ya supuso una reconducción de la saga por derroteros sensatos. Menos desparrame, más “realismo” y lógica interna (dentro del universo Star Wars, claro) y vuelta al sentido de la maravilla que marcaron las dos míticas iniciales.

Rogue One supone todo un espaldarazo a esta nueva visión de la fuerza. Tiene sus defectillos, pero en líneas generales es una correcta película bélica, con espectaculares momentos, impecable producción, menos colorines, tremendo ritmo, perfectamente incardinada en las premisas de la saga, y en consecuencia, producto de visionado obligatorio no ya solo para los Jedis en proceso, sino para todo aquel que quiera pasar un buen rato.

Ciertamente, si la Disney quiere hacer del universo SW una franquicia de peso como ha hecho con la Marvel (para 2017 hay una séptima entrega en proceso, al tiempo que habrá spin-off de las aventuras de Han Solo), deberá currarse algo más los guiones. Sobre todo evitar el desparrame, como el cura cegato de Rogue One, o Forest Whitaker haciendo de villano afterpunk en el peor papel que se le recuerda. Debe olvidarse de Leia, Darth Vader  y Skywalker y ahondar en nuevas tramas más sorprendentes, buscar protagonistas actualizados sobre los que sustentar las historias (que parece la gran dificultad de las secuelas) y matar al padre, o sea a Lucas. De algún modo, y como escribe Sergio Mars, empezar a rentabilizar la rica mitología del universo Star Wars, y sobre todo, empezar a contar algo nuevo.

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *